Este periodista y senador, que en la primera vuelta sacó un escueto 22,6%, estas semanas está echando mano a todo tipo de piruetas para sumar adeptos y, así, poder ganarle al candidato de Chile Vamos. Fuimos testigos de cómo en una entrevista defendió el CAE y, horas más tarde, ni se arrugó para destruirlo. ¡Con razón tiene confundidos a los niños de FA! Como éste, podría dar un sin número de ejemplos y contradicciones que huelen a “tollo”, esa popular expresión chilena, parecida a “carril”, y que se traduce en no hablar con la verdad y exagerarla.
Publicado el 30.11.2017
Comparte:

 

 

mecha corta ok

@politicaycocina

Caldillo de Tollo

(Para los 6 del comando)

1 tollo entero (2,5 kilos aprox.)

2 cebollas

3 tomates frescos pelados

2 limones

1 vaso de vino blanco

6 papas medianas

1 zanahoria

Cilantro fresco

1 ramo de verduras surtidas

Sal de Cáhuil

Pimienta

Orégano

Este domingo se cumplen dos semanas desde la primera vuelta y, a partir de ese día, serán también dos las semanas para el segundo round. En este punto, instalados justo al medio, aún sigue todo hirviendo y es que desde aquel inesperado resultado, tenemos material de sobra para que el ambiente se mantenga al rojo vivo y, de paso, se continúen ninguneando las encuestas.

Candente está el ambiente en la Democracia Cristiana. Partiendo por la reacción de  algunos camaradas a raíz de la foto que se tomó Ricardo Rincón con el candidato Guillier, la que incluso sacó chispas en la chica comunista, Karol Cariola. Las declaraciones de la Soledad Alvear, producto del desmedido entusiasmo de la diputada Provoste por participar en el comando del oficialista, sólo avivaron el fuego. Seamos francos: la Yasna nunca mostró esa actitud con la derrotada Carolina Goic. Como si fuera poco, el reemplazo de la ex candidata por parte del menor de los Walker al frente del partido duró bien poco y, para más remate, el choclo en la decé se comenzó a desgranar. Sin ir más lejos, esta semana, después de 30 años de militancia, renunció al partido el ex ministro de Hacienda de Frei Ruiz-Tagle, Eduardo Aninat. Una lástima. Todo, adornado con sentidas y numerosas cartas publicadas en los diarios de partidarios de la falange que declaran que votarán por Piñera. Amigos DC, para ordenar la casa, primero hay que definir hacia qué lado flamean las banderas.

Los que han estado más inflados que globo de cumpleaños, son los niños del Frente Amplio. Muchos de ellos pasaron de ser uno desconocidos a estelares participantes de programas de televisión y de radio. Eso sí, la confusión interna es evidente y cada vez mayor frente a la inminente segunda vuelta: unos apoyan a Guillier y otros aseguran que no le entienden ni lo que habla. Incluso el futuro senador por Valparaíso, Juan Ignacio Latorre, declaró: “No veo mucho entusiasmo y esfuerzo de Guillier por ganarle a Piñera”. Puedes tener algo de razón, chiquillo.  Recuerda que este hombre surgió de un par de encuestas –actualmente bastante desprestigiadas­– y es un férreo defensor de la siesta.

Este periodista y senador, que en la primera vuelta sacó un escueto 22,6%, estas semanas está echando mano a todo tipo de piruetas para sumar adeptos y, así, poder ganarle al candidato de Chile Vamos. Fuimos testigos de cómo en una entrevista defendió el CAE y, horas más tarde, ni se arrugó para destruirlo. ¡Con razón tiene confundidos a los niños de FA! Como éste, podría dar un sin número de ejemplos y contradicciones que huelen a “tollo”, esa popular expresión chilena, parecida a “carril”, y que se traduce en no hablar con la verdad y exagerarla. Un recurso muy utilizado por este candidato, quien no se ahorra argumentos populistas para presentar sus ofertones.

Se me vino a la cabeza el tollo, ese pescado que traían los pescadores de las arenosas playas de Antofagasta, tierras de Guillier. Ese que tiene la pinta de tiburón pero que se queda en eso, en la pura pinta. Y qué mejor que preparar para esta semana un reconfortante caldillo de tollo. Quizás con este plato el candidato se mantenga alerta, despierto y definido. No queremos más confusiones entre sus atormentados seguidores.

Vamos a la cocina senador, e invite a los nuevos participantes de su comando. Que pase Álvaro Elizalde y se haga cargo de cortarle la cabeza y la cola al tollo (es bueno para eso, si no, pregúntele a Ricardo Lagos y a Sergio Bitar). Que las ponga a cocer en una olla con un litro de agua y le agregue zanahoria cortada en rodajas, sal, pimienta, orégano a gusto, el ramo de verduras surtidas y el limón cortado en rodajas. Déjenlo hervir por 30 minutos y luego lo cuelan y reservan.

Que siga la Yasna Provoste. Que en una olla fría por 10 minutos las cebollas cortadas en pluma y los tomates picados; luego, que le agregue el vino blanco y el caldo reservado. Yasna, sube el fuego y cuando la mezcla hierva, agregas las papas cortadas en cuatro. Ahora, como la Karol Cariola se quedó fuera de la cocina, que pase la tía del Frente Amplio: la ex rectora Roxana Pey. Roxana, toma los medallones del tollo previamente cortados por Osvaldo Correa, remójalos en jugo de limón, alíñalos con la sal de Cáhuil y añádelos al caldillo para dejarlo cocinar por 15 minutos.

Mientras tanto, que la diputada del Partido Radical, Marcela Hernando, y la senadora electa por el Partido Socialista, Ximena Órdenes, pongan la mesa sin meter mucho ruido para no despertar al candidato. Sean cuidadosas y que no se les pase ningún detalle porque, según entiendo, tienen invitados ilustres: los hijos del candidato Piñera, una gran oportunidad de darles la bienvenida a la centroizquierda. Sirvan los platos muy calientes y no se olviden del cilantro. Elijan bien el vino para que puedan vender bien la pomada que en esta mesa todos los comensales son de centroizquierda… Otro tollo más, porque todos sabemos que son de izquierda izquierda. Y un último consejo para usted candidato: no le ponga sal a la receta, que con tanto descuido le puede salir muy “salado” al país.