Seamos francos, nada más sabroso que una pelea, y esta semana tuvimos varias que vigorizaron la agenda nacional. Eso sí, la película se la robó el ministro de Educación, destacado abogado y gran columnista, Gerardo Varela, quien al declarar que sus hijos son “unos campeones” en materia sexual, hizo explotar las redes sociales.
Publicado el 19.04.2018
Comparte:

 

 

@politicaycocina

Tortilla de Erizos

(Para 4 campeones)

20 lenguas de erizos frescos

6 huevos de campo

2 tazas de zanahorias ralladas

2 cucharas de cebolla picada fina

2 cucharadas de perejil

3 limones partidos en cuartos

2 cucharas de aceite

Sal de Cáhuil

Pimienta de color

El ex presidenciable de cabellera plateada, Marco Enríquez-Ominami, volvió al ruedo esta semana, pero esta vez no anunció su próxima candidatura, sino que se defendió como gato ante la querella por delitos tributarios presentada por el S.I.I. Hablando en castellano, MEO es acusado de facilitar 36 facturas falsas a SQM, empresa que en su momento controlaba el yerno de Pinochet y de la cual el PS es accionista. Y todo porque el gerente estrella de la minera se fue de lengua y le contó al fiscal con lujo de detalles el sinnúmero de reuniones sostenidas con MEO, todas con la finalidad de entregarle fondos para su candidatura y el PRO, su partido. Es más, remató diciendo: “Marco sabía el mecanismo”, tal como la serie de Netflix. Atento Marco, capacito que te llamen para la próxima temporada de la zaga brasileña, que relata el caso “Lava Jato”. Ojalá esto te sirva como una lección de humildad y no nos sigas intoxicando con tus tuits ni disparando con ventilador contra todos para defenderte.

Que bien hizo su tarea el ex gobierno de la Nueva Mayoría promoviendo nuestro país en el extranjero. Y lo digo por las interminables filas de ciudadanos haitianos y venezolanos ante la oficina de extranjería para regular su situación ahora que las cosas cambiaron. Me cuesta entender que no se hayan anticipado al problema. Evidentemente de turistas tenían bien poco y está claro que se les había perdido el cascabel para ponérselo al gato. Espero no tener que dedicarles un plato en un futuro y que el tema se resuelva bien y pronto.

Seamos francos, nada más sabroso que una pelea, y esta semana tuvimos varias que vigorizaron la agenda nacional. Primer round, Pinilla y Beausejour; luego el enfrentamiento entre la hinchada caturra y Carabineros en el partido de Santiago Wanderers y Coquimbo Unido; para rematar, la acusación por narcotráfico contra la boxeadora nacional, Carolina “Krespita” Rodríguez, (buena para los combos la mujer); y finalizamos con un knock out técnico contra el ex ministro Rodrigo Peñailillo, quien sin siquiera estar presente, fue tachado de “machista y porfiado” por la ex mujer de confianza de Bachelet, Paula Walker.

Eso sí, la película se la robó el ministro de Educación, destacado abogado y gran columnista, Gerardo Varela, quien al declarar que sus hijos son “unos campeones” en materia sexual, hizo explotar las redes sociales. Poniendo el tema en contexto, en una entrevista radial Varela aseguró no estar de acuerdo en colocar dispensadores con preservativos en los colegios, sin embargo, aseguró que personalmente se los compraba a sus hijos en la farmacia de la esquina. Esto le valió ser tildado de sexista, machista y otros apelativos poco cariñosos.

Ministro, le dedico una deliciosa tortilla de erizos, la que, por sus fantásticas características afrodisíacas, resultará un gran plato para compartir con sus “campeones”. Pero antes lo invito a la cocina, para que tenga tiempo y reflexione acerca de las audiencias: hay que ser muy cuidadoso con lo que se dice, más aún, en un cargo público y tan sensible como el suyo.

Que sus campeones pongan aceite en un sartén bien caliente; cuando comience a humear, que hagan el sofrito con la cebolla picada fina, la zanahoria rallada y el perejil. Que luego agreguen sal, pimienta y cocinen por dos minutos. Una vez listo, reservar y dejar enfriar hasta alcanzar temperatura ambiente. Entonces, que añadan las lenguas de erizo y mezclen todo.

Usted encárguese ahora de batir las 6 yemas, separadas previamente de las claras y, una vez listas, agréguelas a la mezcla de erizos. En un sartén, caliente un poco de aceite y vierta la preparación anterior. Deje cocinar por alrededor de 15 minutos, preocupándose de que la tortilla no se pegue y, cuando los huevos hayan cuajado, tape el sartén con un plato y dela vuelta. Manténgala en el fuego hasta que se dore.

Estamos listos. Pase a la mesa, invite a sus campeones y aproveche esta instancia para explicarles bien lo que quiso decir para que no se crean la muerte. Es importante que a nadie se le suban los humos a la cabeza, menos a usted, ministro, que por delante tiene una ardua tarea. Sea prudente, cuide sus dichos, sobre todo considerando que hay un grupo muy atento esperando a que meta la pata para pegarle un fuerte garrotazo. Lo fundamental por ahora es sacar adelante el proyecto educativo de este gobierno, así que harto ánimo y cómase, al menos, la mitad de la tortilla, seguro que en la casa se lo van a agradecer.

Y una última cosa, ministro: nunca hay que descuidar la lengua, tanto las de los erizos como la que uno administra en su propia boca. Esto de “soltar la lengua” tanto, o de hablar “en lenguas” puede terminar siendo contraproducente.