Visitamos el Institute of Contemporary Art (ICA) de Miami, inaugurado en diciembre del año pasado. Ubicado en el Distrito del Diseño, donde están las tiendas de lujo y hay una activa vida cultural, se ha convertido en un destino de calidad para turistas. Actualmente tiene una interesante muestra del artista estadounidense Donald Judd, gran referente del minimalismo.
Publicado el 17.05.2018
Comparte:

Es viernes, las puertas del ICA Miami se abren a las 11 am, y afuera hay gente esperando hace al menos media hora. La mayoría aprovecha de hacer las selfies de rigor frente a la imponente fachada de aluminio, diseño de los españoles Aranguren & Gallegos, mientras otros cruzan a tomar un café. Inaugurado en diciembre del año pasado, el museo no puede estar mejor ubicado: en medio del Distrito del Diseño, al lado de tiendas de lujo, restoranes de moda, galerías de arte y una movida actividad social y cultural.

Pero el museo se ha transformado en paseo obligado de turistas y residentes no sólo por eso, sino sobre todo por su apuesta amigable y abierta a la comunidad. Además de ser gratuito, ofrece tours guiados todos los días a  la 1 pm y tiene un enfoque familiar y educativo que se refleja en las variadas actividades que acompañan cada exposición. Artísticamente hablando, al ICA Miami le interesa la conexión entre el arte de post guerra y el contemporáneo, y en mostrar talentos emergentes o subvalorados.

Impecablemente montado, dan ganas de quedarse todo el día en este edificio de tres pisos por cuyos ventanales entra toda la luz, alegría y calidez de Miami. El jardín invita simplemente a sentarse a observar las esculturas que forman parte de su colección.

Actualmente, y hasta el 15 de julio, están expuestas pinturas muy poco conocidas de Donald Judd, uno de los artistas norteamericanos más importantes del siglo XX. Famoso por sus obras tridimensionales –esculturas que él se negó a llamar así, porque no eran realmente “esculpidas”-, Judd fue el gran referente del minimalismo; los 14 cuadros exhibidos son de 1959 a 1961, cuando el artista estaba recién desarrollando sus ideas sobre el color, el espacio, y explorando los límites que suponían las dos dimensiones. De ahí en adelante, su trabajo cambió y pasó a ser dominado por objetos específicos de materiales industriales -metal, acero, plástico y hormigón- que eran a menudo repetidos con la intención de explorar el espacio y su uso. Obras que parecen impersonales, pero que reflejan un fuerte rechazo del artista a los ideales europeos clásicos.

Donald Judd: Paintings, en el ICA Miami. Hasta el 15 de julio. www.icamiami.org

FOTO: PIA ORELLANA