El drama producido por Argos, compañía mexicana creadora de las series “Dos Lunas” y “Capadocia”, tendrá su salida al aire este 24 de Marzo en Netflix. Un estreno con muchas controversias por la vinculación de su protagonista con el narcotraficante— tristemente célebre — “Chapo” Guzmán.
Publicado el 23.03.2017
Comparte:

Muchas elucubraciones se hicieron en las redes sociales por el spot publicitario lanzado por Netflix hace dos meses. Todo por la vinculación de la protagonista, Kate del Castillo, con el narcotraficante y líder del cartel de Sinaloa, Joaquín “Chapo” Guzmán. Dicha fórmula sería la clave que utilizaría la plataforma para llevar a la palestra una de sus más recientes producciones: “Ingobernable”.

El drama de política y suspenso de quince capítulos de 45 minutos—de los que pudimos ver tres antes de su estreno— , se basa en la fracasada vida matrimonial de la primera dama mexicana Emilia Urquiza, quién parece sacada de una telenovela  (encarnada por del Castillo) y Diego Nava, presidente de México en el seriado ficcional, interpretado por el actor Erick Hayser (“Los miserables”), quienes deciden en una tormentosa noche poner fin a su infeliz enlace nupcial.

El conflicto estalla cuando el mandatario se opone, de una forma violenta y tajante. Esto desencadena una secuencia de eventos que mantendrán la tensión en el espectador hasta un fatal desenlace en el que Urquiza estaría vinculada a la presunta muerte de su esposo, dato que había sido escondido por la producción hasta unas semanas antes del estreno de la serie.

Netflix decidió sacar a la luz dicha historia justo en una etapa en la que se ha cuestionado mucho la vida personal del actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, por lo que se hacen algunas alusiones en los diálogos a la crisis política que atraviesa actualmente el país.

Para dejar ver al espectador ciertas referencias de esa misma realidad social y política, la productora incluyó muchas localidades emblemáticas de México como el monumento a la Revolución, varias calles del distrito federal, tapizadas por protestas que recrean el descontento actual hacia las políticas públicas del gobierno y la localidad de Tepito, uno de los barrios más peligrosos del país vinculados al narcotráfico.

En líneas generales la actuación de Kate del Castillo nos recuerda un poco a su papel interpretando a Teresa Mendoza (“La reina del sur”), por ser una figura de poder antagónica que derrocha glamour. Su versatilidad nos traslada a ver el conflicto que representa ser la principal sospechosa de magnicidio en un clima políticamente removido, lo que convertirá a nuestra protagonista en una prófuga de la justicia.

Aunque el drama ficcional tenga tintes de realidad — del Castillo sería sometida a investigación por el gobierno mexicano desde el año 2015 por presuntas vinculaciones al “Chapo” — también existen algunas secuencias que pueden resultar poco verosímiles durante la fuga de la primera dama, como la rapidez con la que llega a ciertas localidades de la ciudad teniendo en cuenta que va vestida con un traje ceñido al cuerpo y tacones.  Otro de los elementos increíbles es la rudeza y agilidad que podría tener la misma para entrar en un enfrentamiento, mano a mano, con varios guardias de seguridad, argumento que se sustenta en algo poco creíble como decir que fue ex líder de la división de inteligencia policíaca.

Si bien el primero de los tres capítulos puede estar lleno de algunos clichés visuales, no es sino a partir del segundo, dónde podremos estar más cercanos a la trama que se va desenvolviendo con la persecución policíaca y los flashbacks, que remitirán al origen del conflicto inicial y la introducción de personajes que tienen material por desarrollar. Entre los más destacados están: el Secretario de Gobernación (presidente por mandato constitucional luego de la muerte de Nava), la asistente del secretario, la hija lesbiana de la primera dama, la nana de la familia Urquiza, el señor Urquiza (Fernando Luján, padre de Emilia) y un misterioso exconvicto, hijo de la nana, que le ayudará a la primera dama a desenvolverse por las barriadas mexicanas.

“Ingobernable”, la segunda producción mexicana que hace Netflix, sin duda se perfila a ser un pasaporte a conectar con algunos vestigios de la realidad política mexicana, aunque la historia sea enteramente en la ficción y haga muy buen uso de aquella frase: “Una verdadera mujer corre en tacos”.

César Leonardo Márquez, periodista y diseñador gráfico catedrático en guión cinematográfico.

FOTO: Ken Jacques/Netflix

“Ingobernable”

Temporadas: 1

Capítulos: 15

Creador: Epigmenio Ibarra, Verónica Velasco y Natasha Ybarra-Klor

Dónde verla: Netflix.

Tráiler: