Se trata de un invento nace al alero de viña Ventisquero, es una lager malteada con un trabajo de lúpulos de la variedad Saaz bastante delicado. Cerveza que se mezcla en proporciones iguales con un sauvignon blanc del valle de Casablanca.
Publicado el 16.02.2017
Comparte:

Ni cerveza, ni vino. El invento que nace al alero de viña Ventisquero es una lager malteada, con un trabajo de lúpulos de la variedad Saaz bastante delicado. Cerveza que se mezcla en proporciones iguales con un sauvignon blanc del valle de Casablanca. El resultado: una novedosa experiencia líquida. “El nombre de Ilegal nace porque, cuando empezamos a sondear la idea de un Malted Wine entre cerveceros y viñateros nos dijeron que sería “ilegal” e impensable mezclar esos productos”, cuenta Paolo Garbarini, motor tras esta innovadora y refrescante herejía.

Muestra un color miel, opaco, sin filtrar, con una espuma color hueso. Despliega aromas que recuerdan notas de sauvignon blanc  y tal vez algo de chardonnay por el perfil más dulce de las maltas. También recuerda a las por estos días populares cervezas ácidas o las sour ales, en incluso se podría emparentar con una cerveza lámbica sin filtrar. Presenta una agradable acidez que queda bien con un tiradito, cocina mexicana, india, con mariscos, pescados y pastas.

Una bebida inusual, anómala que ya se exporta a destinos como China, Holanda, Alemania, Dinamarca y Canadá. La temperatura ideal de servicio es entre 5° y 7°c. Se puede encontrar en Jumbo y con despacho a domicilio a través de Viña Ventisquero. Precio de referencia: $1.500. Para ventas e información complementaria,  visiten la web www.maltedwine.com