Chile es el país que toma y produce más pisco en el mundo, según cifras del 2016. Y hay quienes vieron ahí la oportunidad: El Caminante y Sierra del Medio de Tatul son dos nuevas marcas que provienen de la zona de Huasco. Las versiones de 35° son perfectas para involucrarse en coctelería y los de mayor octanaje privilegian su consumo a secas, a la manera de un brandy.
Publicado el 15.03.2018
Comparte:

Ya en 2016, la Asociación Gremial de Productores de Pisco Chile revelaba cifras comparativas entre el mercado del pisco entre chilenos y peruanos, siendo los primeros quienes más cantidades del producto consumen y los segundos quienes más exportan. En la oportunidad, el gerente de la asociación pisquera Claudio Escobar declaró a El Mercurio que “los chilenos producen (históricamente) para consumo masivo, siendo el país que más toma y produce pisco en el mundo”. Dato duro que avizora oportunidades para los pequeños productores y destiladores independientes. Es un gran momento para comercializar una marca nueva, sobre todo si el perfil que se busca es el de un consumidor de destilados del segmento premium, que con un marketing de redes sociales, activaciones en bares o mediante los tan de moda bartenders-influenciadores, permite el nacimiento de marcas como las que les presentamos ahora.

Se trata de los piscos El Caminante y Sierra del Medio de Tatul. Ambos en presentaciones de 35° y 40°, atreviéndose el segundo en un envase “magnum” de dos  litros. El equivalente -según cifras reveladas por la industria- al promedio de consumo anual de los chilenos.

Ninguno proviene del Limarí ni de Elqui, sino de la zona de Huasco, que tiene su cénit pisquera en San Félix, desde donde provienen bebidas de renombre como el reconocido Horcón Quemado (más detalles de esta marca acá) o el pisco Mulet (del mismo destilador de Horcón). Además de otras etiquetas del valle con menor presencia en góndolas, pero de gran calidad como Kakán y Armidita.

Fruta madurada bajo el sol que sin cortapisas brilla en uno de los cielos más prístinos del mundo y en la variedad de moscateles revelan un perfil aromático muy singular. Las versiones de 35° son perfectas para involucrarse en coctelería y los de mayor octanaje privilegian su consumo a secas, a la manera de un brandy. En nariz emergen notas comunes de fruta blanca y madura, un perfil ligeramente cremoso y que adelanta que al paladar el alcohol se presenta aterciopelado, sin aristas pungentes, calor que queda revoloteando en el paladar por un momento y permite asimilar un retrogusto ligeramente nogado.

Disponibles en tiendas especializadas como BB Vinos (www.bbvinos.cl ) y La Vinoteca (www.lavinoteca.cl).