Esta serie merece ser vista porque administra la tensión de modo magnífico, pero dotándola de un contenido político específico, donde afloran diversos aspectos de la trastienda del poder.
Publicado el 08.01.2016
Comparte:

Si se trata de series que versen sobre política, Homeland es de las piezas que vale la pena considerar. Situada en el contexto de la lucha contra el terrorismo, la trama se desarrolla a partir del rescate de un marine que fue prisionero de Al Qaeda desde 2003, que es recibido con honores por parte de las Fuerzas Militares estadounidenses, perfilándose de este modo como un verdadero héroe y símbolo de fortaleza del patriotismo americano.

Sin embargo, de modo paralelo, la agente de la Central de Inteligencia (CIA), Carrie Mathison (Claire Danes), sospecha, sobre la base de algunos antecedentes, de que más que un héroe, se trataría de un converso al terrorismo que estaría operando para células de Al Qaeda desde su nueva posición de héroe nacional.

La principal fortaleza de Homeland es que a lo largo de sus distintos episodios y cinco temporadas logra abordar un tema complejo como el de la seguridad nacional, sin la necesidad de caer en caricaturas ni eslóganes. A diferencia de otras series de política que hiperbolizan las intrigas a niveles francamente inverosímiles -como la popular House of Cards-, ésta logra articular una trama donde la fragilidad de una superpotencia como Estados Unidos frente a la amenaza terrorista en ningún momento parece una situación de ficción. Por momentos, los capítulos logran generar una atmósfera de tensión al acercar al espectador a las lógicas del mundo terrorista, de modo similar al filme “La noche más oscura” que relata la captura y muerte de Osama Bin Laden.

Por medio de notables actuaciones, los protagonistas de Homeland se ven enfrentados a una serie de dilemas éticos e intrigas donde el poder político, el interés nacional y la inteligencia se entrelazan en torno a los roles protagónicos del sargento Nicholas Brody (marine rescatado) y de la agente Carrie. Personajes, que dicho sea de paso, también son mostrados en los vaivenes de otros ámbitos de la dimensión humana.

Homeland merece ser vista porque administra la tensión de modo magnífico, pero dotándola de un contenido político específico, donde afloran diversos aspectos de la trastienda del poder tales como las lealtades, el sentido de oportunismo y el ego. No por nada ha sido galardonada con Globos de Oro como la mejor serie, reconocida por un amplio espectro de críticos, y aunque parezca anecdótico, es también una de las series favoritas del Presidente de EE.UU., Barack Obama.

 

Jorge Ramírez, cientista político.

 

Homeland

Temporadas: 5
Capítulos: 60
Creadores: Howard Gordon y Alex Gansa
Dónde verla: Netflix
Calificación en IMDb: 8,4
Trailer: