Toda la iconografía, el colorido y la riqueza de los textiles de este país están presentes en la muestra “Guatemala, color y tradición” que estará hasta el 29 de junio en la Fundación Cultural de Providencia.
Publicado el 07.06.2018
Comparte:

La furiosa erupción del volcán de Fuego en Guatemala ha puesto los ojos en ese intenso país centroamericano y, coincidentemente, nuestro Santiago, en la Fundación Cultural de Providencia, acoge esa intensidad pero a través de sus tejidos y celebraciones populares. Se trata de dos exposiciones en una: “Textiles de una cultura viva”, que contará con 24 huipiles de diferentes regiones, y “Arte efímero, tradiciones y herencia histórica de la Semana Santa en Guatemala”, con 26 fotografías de los artistas Vera Cancinos y Janusz Leszcynski que grafican las festivas procesiones por calles empedradas, venerando a Jesús o a Maximón (el Jesús maya en Santiago Atitlán).

Y es que la riqueza de este verde y fecundo territorio –Guatemala significa “lugar de muchos árboles”– incluye más de 30 volcanes, de los cuales el Pacaya, el de Oro y el de Fuego son los protagonistas. Este último es el que ha dejado decenas de muertos y más de un millón de damnificados, a sólo 34 kilómetros de la capital.

Más de 9 mil especies de plantas y animales, gran diversidad ecológica y variada geografía con acceso a los océanos Pacífico y Atlántico, hacen que esta parte de Mesoamérica, cuna de la cultura maya (se hablan 22 lenguas mayas), nos conquiste por todos lados. Partiendo por sus textiles, con la base de algodón blanco que tiñen con hierbas en infinidad de colores, o el algodón color caramelo, con los que hacen maravillas en telares de pie o de cintura (literalmente se lo amarran a la cintura) y van tejiendo cortes con los que luego arman alfombras, manteles, vestidos, servilletas, y un sinfin.

Quizás el más famoso es el huipil, la blusa bordada que distingue a las indígenas guatemaltecas, combinada con su corte (falda) que sujetan con una faja y sobre la que cruzan un perraje (bolsa en la que transportan sus guaguas), indumentaria que algunas coronan con un tocayal (un largo cinto tejido que enrollan en su cabeza). Lo bonito es que no son tenidas de museo, son el vestuario diario en la mayoría de las zonas del país.

Los huipiles y los trajes típicos de la exposición en Providencia pertenecen a colecciones privadas de Alejandra Pallamar, Circe Matute, Alejandra Ojeda y Cecilia Cifuentes. Como muchos, ellas han sucumbido al colorido maya que tiñe toda su cosmovisión, como se puede apreciar hasta en el cromático cementerio de Chichicastenango, cerca de uno de sus cerros sagrados, el de Pascual Abaj. De hecho, en un convento del lugar es donde se encontró el famoso Popul Vug, la biblia maya, que por ironías de la vida hoy se encuentra en la biblioteca Newberry, en Chicago, Estados Unidos.

Ni hablar de la presencia maya en Tikal –“ciudad de los espíritus”- y sus monumentales pirámides, para cuya restauración fueron necesarios 14 años y 800 arqueólogos. Una espesa y gigantesca vegetación, poblada de monos arañas y tucanes, va develando sus impresionantes templos y colinas de musgo que esconden otros tantos. Aquí también crece el chicozapote, árbol que produce la resina con que se fabrican los chicles.

Es toda esta iconografía, marcada por la figura de su pájaro símbolo, el quetzal y su verde cola de un metro, la que se refleja en esta exposición de la Embajada de Guatemala y el INGUAT (Instituto Guatemalteco de Turismo) en la Fundación Cultural de Providencia. La guinda de la torta será una alfombra de 2 x 3 metros, elaborada con aserrín teñido con anilinas de distintos colores, evocando las que se hacen a ritmo de marimba en las calles de la romántica Antigua (entre las top ten como las ciudades más escogidas en el mundo para pasar la luna de miel). De esta zona también es el café y el cardamomo, exótica semilla que perfuma su gastronomía y de la cual Guatemala es el mayor exportador mundial.

Guatemala, Color y Tradición, desde el 7 al 29 de junio en la Fundación Cultural de Providencia, Av. Nueva Providencia 1995, Providencia (ver mapa).