Con una risa característica y un estilo cercano, quizás propio de alguien que es de región (es oriundo de Curicó), logra contar historias de chilenos y animar en los más variados matinales.
Publicado el 03.03.2017
Comparte:

De panelista de un programa de farándula a conductor ancla de Canal 13, una carrera de menos a más.

Dicha declaración parece evidente al momento de hablar de Francisco “Pancho” Saavedra, quien tiene cerca de 20 años vinculado a la televisión. Comunicador audiovisual de profesión, trabajó tras las cámaras de programas como “El Futuro de Chile” y “Panoramix” (CHV), luego con una productora (de la cual era socio) comenzó a vender diferentes programas a TVN y a Canal 13.

Pero fue como panelista del extinto programa “Alfombra Roja” donde comenzó su historia frente a la cámara, firmó por primera vez un contrato como figura de la estación de Inés Matte Urrejola en 2013, mientras acaparaba comentarios gracias a su participación en la novela “Las Vegas”, donde hizo una breve aparición como notero de farándula.

De eso ha pasado harta agua bajo el puente, pues al día de hoy vemos a Pancho como animador junto a Diana Bolocco en la “Movida del Festival”, reemplazando a Martín Cárcamo en “Bienvenidos”, de invitado en programas como “MCC” (Morandé con Compañía), “Algo Personal” de UCV, y animando festivales, entre un sinfín de actividades. A esto sumamos que el sábado 4 de marzo estrena una nueva temporada de “Lugares que hablan”. El programa que, bien podríamos decir, lo puso en un lugar central en el canal y en el corazón de la audiencia.Programa que por casualidad llegó al horario prime, pues en pleno Mundial de Fútbol 2014, Canal 13 lo reprogramó para las 22 horas del sábado, para cumplir los requisitos impuestos por el Consejo Nacional de Televisión respecto a la programación cultural.

Parece una historia de sueños. Pero la verdad es que, sin conocerlo en profundidad, creo que el actual estatus de Francisco “Pancho” Saavedra en televisión no es casualidad, tiene simpatía y logra sintonizar de forma simple (honesta) con la gente.

Con una risa característica y un estilo cercano, quizás propio de alguien que es de región (es oriundo de Curicó), logra contar historias de chilenos residentes en los lugares más variados de nuestro país. La audiencia lo premia -promedia 7.9 puntos de rating-, un sábado en la noche con un pograma que se emite 22:30 hrs.

La lograda imitación de Stefan Kramer a Saavedra en la pasada Teletón es una muestra clara de la importancia que ha tomado el programa y que ha permitido al conductor tener más que ganado un lugar en la televisión. Un honor si pensamos que, en el horario, normalmente compite de igual a igual con “Morandé con Compañía” y “Maldita Moda”, producciones enfocadas en la entretención.

Debo reconocer que mientras revisaba material para esta columna descubrí bastante más de Pancho, vamos por el dato curioso: se operó “las pechugas, la guata y la grasa de las piernas”. Así tal cual lo confesó en “Bienvenidos”, trasparentando las cirugías estéticas que se ha realizado. Además, es un fiel usuario de redes sociales donde acumula varios miles de seguidores.

Pero hubo un punto que me gustó, pues como rostro influye en los televidentes y su historia, probablemente, ayude a más de alguno. En una entrevista con el Pollo Valdivia en UCV contó que estuvo metido algunos meses en el consumo de cocaína.

Pancho Saavedra es un buen tipo, es ameno y al parecer tiene los pies bien puestos en la tierra, usa la tribuna que tiene para ayudar en momentos difíciles. Tal como lo hizo en los incendios que ocurrieron en varias regiones del país, donde en solitario fue en ayuda de la gente de su Curicó querido. La TV chilena puede estar tranquila que tiene a un rostro potente, joven, buena persona y de una inmensa calidad profesional. Le quedan años de circo y eso sólo lo hará seguir creciendo profesionalmente. Grande Panchito, eres un crack.