El pintor chileno expone en la galería La Sala obras que reinterpretan los poemas que el español Rafael Alberti dedicó en 1948 a la pintura y los grandes maestros. Como es característico de su estilo, mezcla lo figurativo con grandes manchas de color, pinceladas, espatulazos y transparencias.
Publicado el 05.04.2018
Comparte:

Quince pinturas al óleo componen la muestra “A la pintura, a Rafael Alberti”, que el artista chileno Felipe Achondo expone hasta fin de mes en la galería La Sala. El trabajo nace de la lectura del libro “A la pintura –poema del color y la línea” que escribió el español Rafael Alberti en 1948, y con quien Achondo comparte una obsesión por la pintura en sí misma. “Al leer este pequeño libro sentí una conexión tanto emocional como intelectual con él, sobre todo con el prólogo, donde Alberti relata lo que él sintió al entrar al Museo Del Prado por primera vez, algo muy similar a lo que me paso a mí”, explica a El Líbero. “Los poemas, al leerlos, dan cuenta de una persona que sabe mucho de pintura y que tiene un fuerte sentimiento por ella… cosa que me pasa… soy un enamorado de la pintura como expresión artística. Todo lo que la rodea me apasiona, y así fue cómo decidí pintar el libro”.

Las obras incluidas en esta exhibición hacen alusión a los temas que tocan los poemas: por una parte, aspectos relacionados a la pintura, como los colores, los instrumentos, las temáticas; y por otra, a las obras de los grandes maestros de la pintura. “Con estos últimos el trabajo se tornó aún más interesante, ya no era un diálogo entre el libro y yo, sino que éramos tres conversando: el maestro, el poeta y yo”. De los 15 poemas elegidos, siete son dedicados a pintores como Tiziano, Delacroix y Goya”.

Para algunos se trata del trabajo más personal del artista, lo que él confirma: “Estas reinterpretaciones de los grandes maestros tienen mucho de mí, de lo que pienso y lo que quiero sensibilizar y comunicar a través de ellos”.

Felipe Achondo se caracteriza por pertenecer al llamado “realismo abstracto”. Un concepto que él mismo ha llamado contradictorio ya que mientras la abstracción usa líneas, formas, colores y texturas para crear un ritmo o dar una impresión sensorial, el realismo usa imágenes reconocibles.

Hasta el 30 de abril en La Sala, Francisco de Aguirre 3720, Vitacura (ver mapa). Tel. 2246 7207. www.galerialasala.cl Entrada gratuita.