Se trata de un gran serie de intriga, que siga a cinco personajes acusados del secuestro de un ministro iraní. Ha sido catalogada como una de las mejores producciones televisivas que ha realizado Israel, por ende ser convirtió en la primera de lengua no inglesa que compra FOX y que se puede ver en la App del canal desde el pasado 15 de junio.
Publicado el 22.06.2017
Comparte:

En la Berlinale de 2015 se estrenó “False Flag”, la miniserie de espionaje del momento y con un dato que no es menor, no se trata de una producción europea ni norteamericana, sino israelí. La trama central es sencilla: una mañana, cinco personas que no se conocen entre sí amanecen encabezando los canales de noticias de Israel, al ser identificadas por haber secuestrado al ministro de defensa de Irán en Moscú el 15 de abril de 2015. Se muestran sus pasaportes, sus datos completos y las imágenes de un video un tanto confuso.  El grupo se ve heterogéneo y a primera vista completamente inocente a pesar de que todos tienen doble nacionalidad y estuvieron en el país el día del secuestro.

Un químico, una contadora, una cuidadora de guardería, una profesora particular de inglés y un hippie conforman el grupo que irá, episodio tras episodio (que son ocho, de no más de 45 minutos), llevando al espectador en una montaña rusa que, quizá, sea de a momentos confusa. Pero es un juego totalmente intencional y el ni siquiera poder vislumbrar lo que puede pasar, es parte de lo que ha hecho que esta serie se haya convertido en el producto de Keshet International (canal israelí) de mayor éxito y lograr que “Flase Flag” sea catalogada como una de las mejores producciones televisiva que ha realizado dicho país, por ende ser convirtió en la primera de lengua no inglesa que compra FOX y que se puede ver en la App del canal desde el pasado 15 de junio.

La historia, que termina siendo una mezcla de conspiraciones, chivos expiatorios y lucha de poder, es muy inteligente y hasta se da la libertad de burlarse varias veces de Estados Unidos. Uno de los encargados de investigar el caso y quien trata de averiguar si tras el secuestro estuvo el Mosad (una de las agencias de inteligencia de Israel) recibe como respuesta de unos de sus compañeros: “No fueron los norteamericanos, eso seguro. Fue un gran secuestro, eso no lo logran los norteamericanos”. Además, la conflictiva agenda internacional de Medio Oriente está presente y es otro punto en la audacia de “False flag”, porque la política israelí e internacional  se mezcla con las historias más pequeñas gracias a la importancia geopolítica estratégica de este país, que no es menor y que lo mantiene siempre en alerta.

El título de “False Flag” (que se traduce como bandera falsa), hace alusión a las operaciones militares o de inteligencia llevadas a cabo con el objetivo de que le sean adjudicadas a una entidad que no la cometió. Y aunque se trate de ficción, la producción se basa libremente en la operación que se llevó a cabo en 2010 en un hotel de Dubai contra el comandante militar de Hamas, Mahmoud al Mabhouh, donde el Mosad fue señalado como responsable de su muerte. Sus creadores, tiene experiencia en el tema: Amit Cohen, fue corresponsal de asuntos árabes para varios medios y María Feldman, fue parte del equipo de producción de algunos capítulos de la reconocida “Homeland” y “Fauda”, un thriller político que también tiene el reconocimiento de ser un gran producto de Israel.

No hay nada más que agregar, porque “False Flag” es una grata sorpresa que maneja los tiempos narrativos con soltura y da una interesante mirada de la sociedad israelí.

Temporadas: 1
Capítulos: 8
Creadores: Amit Cohen y María Feldman
Dónde verla: App de FOX

Tráiler