La cultura cafetera se ha renovado y ha conquistado la ciudad. Por eso ahora no basta con tener una máquina profesional, porque nuevos y viejos accesorios han llegado para filtrar el café y descubrirle otros sabores. Aquí algunos de los instrumentos que ahora están de moda.
Publicado el 19.08.2016
Comparte:

Hay una pléyade de nuevos adminículos relacionados con esta renovada cultura cafetera que se ha tomado la ciudad. Ya no sólo basta con tener una máquina profesional, aunque sea una Marzocco -el “Ferrari” de las cafeteras- o marcas más tradicionales como Rancilio. Aunque es la base de las preparaciones, el espresso, el cortado o el capuccino con crema chantilly ya no van más. Pero sí la nueva nomenclatura que usa el conoisseur de cafés, la tríada: ristretto-latte-capuccino.

Aeropress

Este gadget puede desarrollar diversas recetas de preparación y la portabilidad que ofrece es sin duda una ventaja. La técnica del Aeropress es un método de extracción que prepara un café menos amargo y de menor acidez. Además en la taza no deja rastros del molido. Es rápido, limpio y delicado. Su mecánica es como una bomba de vacío con un filtro. El gesto de preparación es similar al de la prensa francesa. En Chile lo distribuye Dach.

Chemex
Creada en 1941 por Peter Schlumbohm, es una de las variedades más populares para infusionar un café (en la foto Café Chemex_MG_7347derecha). Este proceso entrega una bebida más ligera y sutil. Es bonita, funcional y una solución que no usa electricidad, para los cafeteros caseros. Mantiene intacto su diseño de una sólo pieza de vidrio, usa filtros que se limpian con oxígeno, tiene pinta de decantador y entrega una bebida que potencia el terroir de cada variedad de café. Si quiere comprar una, visite www.manometro.cl (desde $34.900).

Café en sifón_MG_7499Sifón
Llamativo artefacto que parece sacado de un laboratorio científico (en la foto). Funciona con una suerte de mechero que va calentando el líquido y permite apreciar cómo este  pequeño alambique de cristal va preparando la bebida. Es como si el café desafiara la gravedad y por el paso de burbujas parece que el café hierve. El proceso tarda cerca de cinco a siete minutos y adquiere una expresión única.

La Marzocco
Su presencia es casi una condición sine qua non de que hay alguien que sabe –y mucho- del oficio de hacer café. Si ve alguna en una cafetería, pida al barista un ristretto doble. Dos cargas en la misma cantidad de agua. Un brebaje oleoso y atrevido que emana de esta hermosa máquina, casi el “Ferrari” del universo de la cafeteras. ¿Por qué? Porque está hecha a mano en Florencia e incorpora una tecnología de doble caldera, una concentrada en el agua caliente, mientras que la otra se centra exclusivamente en el vapor.

Dripper_MG_6848Dripper
Gota a gota. Es otro método de elaborar un café filtrado diferente. El método controla el agua caliente sobre el café molido en filtro húmedo y limpio que cae a una taza. A través de los conos y las nervaduras de su diseño hace que el líquido fluya lentamente y se preserven mejor los aromas y el sabor de un buen grano. El modelo V60 es uno de los más reputados y recomendados por los baristas. El dripper puede ser de acero, cerámica, plástico o metal (en la foto izquierda).

Cafés en cápsula
Tenemos al decano, Nespresso, líder en el mercado del café en cápsulas. Disponen de una veintena de opciones que emulan distintas variedades con gran éxito en el paladar. Lo cierto es que es la forma más sencilla de ahorrarse el trabajo de preparar una taza y las cápsulas, de igual manera, protegen la porción de café molido del aire para que éste se conserve fresco.

Sus consumidores apelan a la comodidad sobre todo en ambientes (oficinas, instituciones, reuniones, etc.) donde no4-packs hay un barista a la mano. El último arribo al mercado local es Señor K, (en la foto derecha) disponible en cuatro variedades provenientes de fincas colombianas específicas de distintas alturas. El morado es de una intensidad de tueste profunda, muy al estilo italiano; y la cápsula verde tiene aromas de perfil más dulce y agradables notas ácidas. Además hay una opción más ligera y delicada (cápsula amarilla) y tienen una versión descafeinada. Es una alternativa de gran calidad, a un tercio del valor de su consolidada competencia (precio de referencia: $2.990 las 10 cápsulas).