Se llama Carneros y es el primer proyecto del también empresario lejos de la onda peruana. Deja de lado su culinaria natal y da un ejemplo de humildad para cerrar el recinto que llevaba su nombre para instalar este rico sitio de carnes.
Publicado el 05.08.2016
Comparte:

Se trata del primer proyecto de Emilio Peschiera fuera de la órbita peruana. Deja de lado su culinaria natal y da un ejemplo de humildad para cerrar el recinto que llevaba su nombre para instalar Carneros. Igual hay platillos que encajarían en una triple e irreal frontera entre la Patagonia (Argentina-Chile) y Perú. Tiradito de ostiones, elaborado a partir de los ostiones magallánicos que resultan más firmes de textura. En la mesa, conviven sin dilemas fronterizos un chimichuirri y un pebre, igual que un fresco Chilcano de Calafate que podría postular a ser el trago de la casa. De la carta, destaca la presencia de Centolla que se puede pedir fresca, al natural y faenada en la mesa (desde $65.000). Hay también pastas rellenas con ragut de cordero o rellenas de centolla y, para compartir, unos ricos pejerreyes fritos al estilo fish and chips o empanadas de chupe de centolla. Mandan también los cortes de carne  y pescados del sur. De estas proteínas hay un capítulo con achuras a la parrilla y, por supuesto, cordero. Les recomendamos la Media Paletilla de cordero al vino tinto (en la foto).

Carneros. Av. San José María Escrivá de Balaguer 5970 (donde antes estaba el Emilio), Vitacura (ver mapa)

Tel. 22 2183773

Atiende de lunes a domingo de 13:00 a 16:00 y de 20:00 a 23:30 horas (viernes y sábado hasta la 1:00) Precio promedio por persona: $25.000

Más información: www.carneros.cl