Más que adictiva, como suelen ser las series actuales, es envolvente y captura inevitablemente al público con estilo, elegancia, sutileza y aroma a tabaco, chocolate, flores y especias.
Publicado el 06.10.2015
Comparte:

En una temporada única de 17 episodios, puntada a puntada, “El tiempo entre costuras” nos transporta a la Guerra Civil Española, desplegando su trama de romance envuelto en el misterioso y envolvente mundo del espionaje.

La protagonista Sira Quiroga huye -enamorada y aventurera- de Madrid para llegar al exótico y embriagador ambiente marroquí, junto a su amante; y así comienza a desencadenarse una interesante historia humana de amor y desengaño, que la cruda realidad de la guerra se encarga de surcar para ir modelando la nueva vida de una mujer fuerte y decidida a cambiar su destino.

Sira se instala, con la ayuda de algunas buenas almas que ven en ella a una joven desamparada, en Tetuán, capital del Protectorado español en el Marruecos de aquella época, con su primer taller de costura, después de caer en la cuenta que lo único que sabe hacer en esta vida es coser. Sin embargo, junto a su amigo artista y vecino, Félix, develarán, entre copas de algún licor añejo, a una nueva Sira sofisticada y refinada en su gustos, que deja atrás a la muchacha de un barrio de Madrid para llegar a ser amiga, confidente y modista de mujeres de mundo. Así es como Sira conoce a Rosalinda Fox; con palabras en inglés y palabras en español entablan una estrecha amistad basada en el cariño y lealtad profunda, dos almas semejantes, a pesar de provenir de mundos muy diferentes. Rosalinda, Félix y Sira conformarán un trío adorable.

El fin de la guerra civil y los augurios de la II Guerra Mundial siguen su curso y van marcando sus destinos, mientras Sira sigue causando sensación entre sus clientas; hasta que en un giro la historia la devuelve sola a Madrid para ayudar a su país, con la misión de cooperar para evitar que entren en la nueva guerra que su patria no resistirá. En ese momento su madre la despedirá diciéndole: hija me siento orgullosa de ti.

En códigos escritos sobre patrones de costura, Sira enviará información a los ingleses acerca de los movimientos que planean los alemanes, la que obtiene de sus clientas, las mujeres de los más altos mandos alemanes; a quienes atiende en el elegante taller de costura que le instalan para llevar a cabo sus operaciones, y desde donde dicta la moda a mujeres aburridas de la falta de novedad y opciones a causa de la guerra.

Aris Agoriuq, su nueva identidad que en realidad es su nombre al revés, es una mujer enigmática con pasado nebuloso, que se mueve en los más altos círculos del poder y enamora con su halo de misterio. Aris, la espía, una mujer profesional que sufre de soledad en un mundo de lujos y estrictos secretos que le impiden incluso hablar con sus amigos más queridos, como la misma Rosalinda Fox; se irá transformando en la actriz perfecta de cada papel que le toca desempeñar. Ella persevera  apalancada en el recuerdo de su madre, a quien le tocó sufrir sola los embates de la guerra civil cuando Sira la deja al huir con su amante.

En estos exclusivos círculos Aris se reencuentra con su padre al que nunca conoció y también con el periodista inglés Marcus Logan, al cual la une un invisible lazo desde su primer encuentro en Tetuán, y a quien debe el haber podido rescatar a su madre de las angustiosas garras de la guerra, trasladándola en secreto desde Madrid a su nuevo hogar en Tetuán.

Esta miniserie, basada en la exitosa novela de María Dueñas que fue traducida a 25 idiomas, es una producción española que estrenó Antena 3 en 2013 y fue la gran triunfadora de los Premios Iris 2014, llevándose siete galardones entre los que estaban Mejor Actriz y Mejor Dirección.

La ambientación de época es excelente, la música le proporciona una ambiente que nos lleva a los ritmos y modales de antaño, está muy bien logrado el atractivo vestuario de época y son muy cuidados los detalles, desplegando sombreros, guantes, pieles, joyas y turbantes en medio de espacios amplios y lujosos, lo mismo que en calles estrechas que evocan aromas especiados. Los ambientes son el fuerte de la producción y cada personaje, a su manera, se da a querer. España se luce con gusto, elegancia y la gracia de la gente de sus barrios. La historia cuenta con un buen guión y los diálogos son más sugerentes que explícitos.

El tiempo entre costuras más que adictiva, como suelen ser las series actuales, es envolvente y captura inevitablemente al público con estilo, elegancia, sutileza y aroma a tabaco, chocolate, flores y especias.

Lo único que puedo lamentar es que contemos tan solo con esta temporada única de una miniserie que encanta.

 

Mónica Reyes R., máster en Historia y Gestión del Patrimonio Cultural

 

El tiempo entre costuras

Temporadas: 1
Capítulos: 17
Escritor: Basada en la novela “El tiempo entre costuras” de María Dueñas
Dónde verla: Netflix
Calificación en IMDb: 8,4
Trailer: