Dos restaurantes y una viña en la costa del Maule

Publicado el 15.02.2018
Comparte:

El café de Tierra y Sabores

Junto al memorial de Pablo de Rokha, cercano a Licantén, el titán de la poesía maulina tiene una recatada presencia. Allí mismo se puede cruzar mediante un puente colgante el lecho del río Mataquito. Esta es la panorámica que ofrece Tierra y Sabores, una suerte de parador-gelatería con excelente café (no es tarea sencilla encontrar un ristretto o un frapuccino por estos lares) y una tienda de artesanos y productores locales. Tienen de un puñado de sánguches de mechada con pan “amasado” y una generosa vocación vertical. En el capítulo de los helados, trabajan una decena de sabores de manera artesanal. Ideal para ir en familia, porque tienen paciencia oriental con los niños y aceptan mascotas para los animalistas que pasean con sus regalones. Los que no perdonan una cuota diaria de cafeína servida con esmero y decoro agradecerán este dato, en una zona ajena a los motes del café de especialidad y donde los baristas no son moneda común.

Tierra y Sabores. Plaza Pablo de Rokha, a un costado del puente colgante Los Escalones, Licantén (ver mapa). Tel. 7763 7822.

Vinos campesinos de cepas ancestrales

A cargo está Miguel Richards, productor de la zona de Curepto, quien vinifica fruta del campo aledaño (de secano) en una casona restaurada que perteneció a la familia del sumo sacerdote de la ciencia ficción nacional, el escritor Hugo Correa. Aquí se pueden experimentar de manera vívida los paisajes descritos en novelas como Los Ojos del Diablo o Quién Merodea en la Lluvia. En esta bodega nos sorprende un trabajo enológico con cepas muy antiguas como la de uva Cristal (internada en los campos por los jesuitas), el Torontel también blanco con una agradable acidez y vinificaciones disponibles de Carménère, fresco, muy especial, también con la fruta vibrando en el paladar. Este productor no escatima secretos de su producción artesanal, sin sulfitos y de un trabajo biodinámico sin necesidad de colgar las certificaciones en las etiquetas. Vinos muy distintos, con ese saber hacer campesino. El entorno denota una relación natural entre el mundo animal, mineral y lo vegetal. En la vinificación no se usan elementos ajenos al mosto (levaduras nativas) y en las labores se usa tracción animal. Precio de referencia por botella: $ 6.000.

Viñedos Richards. La Quinta N°5, Curepto (ver mapa). Cel. +569 6 235 7872

Gilberto, el original

Esta es la casa matriz de los locales -que quizás ya conoce- afincados en Chicureo, en la carretera San Martín, en el sector de Los Ingleses y en el sector de la laguna de Piedra Roja. De acá nace el emprendimiento de Gilberto padre, que de pescador comienza a transformarse en empresario, vendiendo productos del mar, y de sus emprendimientos de caleta, saltó al rubro gastronómico. Hoy es un hito turístico y gastronómico que vale la pena el desvío o el paseo.

Acá el acento está en el producto fresco. No se desvíen con salmones o reinetas. Denle espacio a choritos, pejerreyes y otros productos frescos de la pesca local. El comedor con vista al mar y su incesante oleaje es el marco perfecto para Jardines de mariscos o tentarse con unos Erizos al matico. En Duao no hay parada más deleitosa que la que propone esta curva anunciada con figuras talladas en madera. Acá está la mejor postal del Maule costero que combina exquisitamente lo agrícola y lo pesquero. Precio promedio por persona: $15.000.

Donde Gilberto. Camino principal Duao, S/N (ver mapa). Tel: (75) 198 3768 y (9) 93097449. Más información en www.dondegilberto.cl.