Mega, está bien que estemos en verano, que los jóvenes están de vacaciones y que la tele en verano se puede dar el lujo de entregar programas light sin contenido. Pero no tienen que aprovecharse de todo eso y además de la parrilla caliente, que pongan lo que pongan van a liderar el rating. En vez de un reality con festival de siliconas y calugas hubiera preferido un programa con más contenido.
Publicado el 19.01.2017
Comparte:

El lunes tras la siempre ganadora Sres. Papis, Mega la hizo nuevamente. Sí, pues puso en parrilla -esa que arde hace dos años y que no tiene competencia que aguante– su nuevo reality “Doble Tentación”. En el debut, la nueva apuesta promedió 23,1 puntos, con peak de 25. En la misma franja siguieron TVN con 8,6; canal 13 con 8,0 y Chilevisión con 5,2.

El nuevo show es realizado por el mismo equipo que sus antecesores, “Amor a Prueba” y “Volverías con tu ex”, liderado por Ignacio Corvalán, el productor ejecutivo del programa. Esta vez la trama también está conformada por parejas que, encerradas en la misma casa de Calera de Tango que su antecesor (por si no lo sabe, Volverías con tu ex), deberán enfrentar la seducción no tan sólo de un tercero o de un ex, si no que de dos “tentaciones”.

Según Mega, esta nueva versión de la denominada tele-realidad es más innovadora, tiene llamativos y nuevos elementos. La que –según leí-  está dado por estos dos agentes de “tentación”, ya sea un ex o un soltero o soltera irresistible. Buscan lograr una verdadera teleserie o novela con parejas reales donde veremos si “el amor triunfa”.

La verdad, concuerdo con algunas cosas. La primera, que es una teleserie, pero no sé si es tan innovadora. Me explico: el canal del Grupo Bethia toma para cada uno de sus realities a participantes, que además son unos personajes archi probados, pues no me dirán que un José Luis “Joche” Bibbó o una Oriana Marzoli son novedosos o que no saben qué hacer dentro de este tipo de programas. No digo que esto sea malo, si justo por esta experiencia es que el canal es líder.

El equipo de producción sabe cómo, dónde, cuándo y hasta dónde, ya que explota la fórmula hasta que siente que dará buenos frutos. Ha pasado con esta área, pero también con las teleseries: partieron el área con una exitosísima “Pituca sin Lucas” y luego se reutilizó la fórmula con “Pobre Gallo” (mismo elenco y misma tónica). Para luego pasar a tener en el horario de las 15 horas, teleserie  como “Te doy la vida” o “Amanda” que tienen un marcado tinte de thriller melodramático y con un éxito extraordinario.

La programación de Mega hoy tiene su propia “tele realidad”. Sí, pues hace y deshace, ya que no tiene competencia. Ya decía en esta misma tribuna hace algunas semanas (en mis deseos de fin de año a la TV local) que ojalá que no caiga en la soberbia que da ser “el mejor alumno de la clase” y no tener rivales dignos. Pues cae en el casting fácil que juega con la belleza de los participantes, pone a los mismos mostrando harta caluga o escote (según sea el caso). Personajes “conflictivos” como Oriana Marozoli, quien sin tapujos le dice a la prensa que “su vida es un reality, así que viene a continuar su historia en Chile” y entra con su pareja, Luis Mateucci (la que, obviamente, conoció en uno de estos show).

O exporta productos de otros realitys, tales como la argentina Melina Figueroa, ex “Mundos Opuestos” de Canal 13 o el chileno Sebastián Ramírez quien hizo de las suyas en “Pareja Perfecta”.

Hay un punto destacable y es que el montaje permite que haya historias por doquier, presencia masiva en los medios hablando de Angie Jibaja o Dj Méndez (quien pasa las penas políticas en el encierro y afirmó que así seguiría haciendo “servicio social”). Y por ende, redes sociales, donde los jóvenes y estudiantes, quienes están de vacaciones, se la pasan comentando lo que pasa en la “casa estudio”.  Son pan de cada día los “chascarros” o “peleas”.

Para cerrar una reflexión: Mega, está bien que estemos en verano, que los jóvenes están de vacaciones y que la tele en verano se puede dar el lujo de entregar programas light sin contenido. Pero no tienen que aprovecharse de todo eso y además de la parrilla caliente, que pongan lo que pongan van a liderar el rating. En vez de un reality con festival de siliconas y calugas hubiera preferido un programa con más contenido. La pelota la tiene Mega y ellos juegan el partido que quieren. Ya está.

 

Vasco Moulian, académico UDD