Una camada que crece y crece. Se trata de una verdadera revolución en el ambiente donde las aperturas de espacios pomposos o grandes espacios parece estar en retirada o son bastante esporádicos.
Publicado el 27.04.2017
Comparte:

Vamos a constatar una tendencia. El de los comedores 4B: Bistrós, Buenos, Bonitos y Baratos (o con un precio accesible). Una verdadera revolución en el ambiente donde las aperturas de espacios pomposos o grandes espacios parece estar en retirada o son bastante esporádicos. ¿Bistronomía, confort food, bistronomies? Llámela como quiera. Es la alta cocina que se trasplanta al escenario del menú de almuerzo, en espacios más cálidos, acogedores. Apuestas de grandes cocineros para todo público.

Ya en capitales como París o Buenos Aires son una tendencia consolidada. No, no tiene que ver con la crisis. Tal vez sí. Pero una comida perfecta con buena cristalería no debe ser necesariamente en un comedor opulento. No es necesario que cuenten con vajilla importada ni servilletas de hilo. Puede que haya ausencia de dotes coreográficas en el servicio. Es simplemente, alta cocina llevada al plato. No es nada sencillo, ni cualquiera puede hacerlo: es un esfuerzo de cocineros brillantes que con poco y nada arman un impecable menú. Hacen una cocina honesta, sabrosa y nada onerosa. Hay -eso sí- preocupación en los montajes. Sin la obligación de tanta cabriola o bucle entreverado. Conjugan sin mucho esfuerzo la calidez de un bistró con una cocina de excepción que sólo cocineros de fuste logran echando mano de todo su ingenio y talento.

La tendencia nace en la década de los 90’s en Francia. Los primeros comedores de grandes cocineros que se instalan en barrios periféricos para montar comedores acotados, a escala humana, más informales pero cuidadosos en su propuesta.  Tratan directamente con sus proveedores y trabajan una cocina de mercado.

Algunos requisitos y puntos que tener en cuenta para detectar un verdadero bistro local: La cocina es el alma del recinto. Muchas veces  a la vista. Mantel de hule, buena señal, pero el sabor y las presentaciones mandan. La pizarra es también una buena señal, vajilla vintage, fierro enlozado. Bebidas de la casa (té, ginger beer  o limonada). Y quizás el factor más relevante para muchos:No se paga de más. Los menúes de tres tiempos que incluyen bebestibles a menos de $10.000. En la decoración de los comedores hay siempre más ingenio que interiorismo. Generalmente apelan a la rusticidad, la simpleza y el reciclaje. Aplaudimos que se están transformando en legión.

Una camada que crece y crece

99 Restaurante. Andrés de Fuenzalida 99, Providencia (ver mapa). Tel: 22335 3327. Asegure una reserva al mail [email protected].

Bistró Merci. Quinta 5, Viña del Mar (ver mapa). Tel. (32) 268 0276.

Café San Juan Santiago. Avda. Bilbao 765, Providencia (ver mapa). Tel. 2 3265 7816.

Casa Alma. Antonia López de Bello 191 (ver mapa) Atiende de martes a domingo de 13:00 a 15:30. Instagram @casa_alma191

Híbrido. Merced 346, patio interior, Santiago (ver mapa).

La Concesión. Estado 215, piso 12. Santiago Centro (ver mapa), Tel. 2 2742 8925

La Cuisine. General Flores 218, Providencia (ver mapa). 2 2952 6420. www.restaurant-la-cuisine.cl

Le Filou de Montpellier (Valparaíso) Almirante Montt 382, cerro Alegre (ver mapa). Tel. (32) 222 4663.

La Jardínera. Condell 1701, Barrio Italia (ver mapa). Tel. 2 2904 7068. www.lajardinera.cl

Salvador Cocina y Café. Bombero Ossa 1059, Santiago (ver mapa). Tel: 2 2673 0619. De lunes a viernes de 8.00 a 20 horas.

San Miguel. Maipú 360, Santiago (ver mapa) Tel. 6569 3094.

Silvestre. Caupolicán 511, Ñuñoa (ver mapa). Tel: 2706 5854.

Republica Nikkei. Merced 571, Santiago Centro (ver mapa). Tel. 8294 6441.

White Rabbit. Antonia López de Bello 118, Providencia (ver mapa). Tel. 22503 4246.