“Cuentos bipolares”, de Rosario Moreno

Publicado el 24.08.2017
Comparte:

Bernarda pesa más de 140 kilos y un día decide suicidarse. Aburrida de la vergüenza que sienten sus hijos por ella cuando los deja en el colegio, y golpeada por la separación de su marido que, al momento de partir, le confiesa que odiaba verla salir de la ducha “con las carnes colgando”, esta mujer relata en primera persona los pormenores de lo que será su suicidio saltando desde la azotea del Costanera Center, historia que tendrá un desenlace inesperado. Pero en “Gorda post-mortem”, el primer cuento del libro “Cuentos Bipolares”, no sólo reina el drama. Y es que al igual que en los otros 21 relatos que trae el texto en sus 193 páginas, la periodista chilena Rosario Moreno nos regala varios pasajes de humor.

En otros cuentos, por ejemplo, un médico le inyecta botox a la Gioconda de Leonardo para rejuvenecer su rosto, un par de periodistas entrevistan a un enano que denuncia que lo dejaron fuera del Ejército por tener problemas auditivos, y un joven de Osorno deja su hogar entre vacas y caballos para partir a Nueva York en busca de su “sueño americano”.

Cuentos de lectura rápida, con pluma ágil y al hueso. Tanto así, que en uno de ellos un personaje le dice al otro: “más le conviene que coopere, ¡y rápido!, porque los lectores siempre andan apurados y no tienen tiempo para mayores detalles”.