La joven cocinera María Luisa Muñoz y las recetas de su hermano Felipe son el centro de este lugar son se pueden probar delicias como un Crudo de Guanaco.
Publicado el 05.05.2017
Comparte:

Apenas una veintena de puestos para una cocina refinada, bien ejecutada por la joven cocinera María Luisa Muñoz y las recetas de su hermano Felipe, también cocinero quien ahora se encarga de la sala, de los maridajes y explicar cada vericueto o ingrediente de todos sus platos. Cambian constantemente. Trabajan como la ética culinaria que la moda exige. A saber, productos estacionales y pequeños productores. Fuerzan la renovación de platos cada seis semanas. Así, con ese vértigo y sus logradas recetas, este comedor justifica visitas constantes.

Sorpresas desde el amuse-boche. Al poco estar ya llega un aperitivo de cortesía que consistió en crostas de zucchini con salsa de espinaca y arvejas, tomates cherry  orgánicos, queso azul con reducción de frutos rojos y “migas” de nueces (en la foto arriba a la izquierda).

Luego, un entrante que tiene pinta de sobrevivir los cambios de carta es el Crudo de Guanaco cortado a cuchillo, en el momento. Pequeños, sabrosos y bien emulsionados trozos, aliñados con dos tipos de mostazas, alcaparras y pimienta. Bocados intensos y frescos.

De los fondos advertimos un buen trabajo con pastas y productos del mar además de acertadas recetas con pescado. En este ítem, sobresale una Cojinoba marinada en sauvignon blanc y ajo, con arroz “apaellado”. Sabor que lo protagoniza el fumet, la presencia del azafrán y los langostinos. Un plato lleno de recovecos de sabor, con una impecable cocción del pescado y el uso acertado de la salsa de maracuyá que en el papel parecía un pie forzado, pero el uso de este ingrediente se fue reforzando y justificando bocado a bocado.

Para el postre, una casera Pavlova de papaya que descansaba sobre un nido crocante de merengue que en boca es menos dulce de lo que luce al ojo. En general una cocina para tener en cuenta, sobre todo por el viaje que tienen por delante las talentosas manos que componen esta propuesta. Con el tiempo sólo pueden mejorar.

Casa Luisa.  Almirante Montt 533, Cerro Alegre. Valparaíso (ver mapa). Tel. (32) 342 6990 y (9) 5129 7686. De martes a jueves de 19.30 a 23.00. Viernes sábado, domingo y festivos de  13.00 a 16.00 y de 19.30 a 23.00 horas. Precio promedio por persona $35.000. www.casaluisa.cl