Rachel Bloom es la mujer creadora y protagonista de esta producción de The CW que recientemente estrenó su primera temporada en Netflix. Ahí interpreta a Rebecca Bunch, quien se muestra sin vergüenza con todas sus duda y locuras, y lo hace con canciones al mejor estilo de teatro musical. Carcajadas y críticas seguras, aunque no parezcan.
Publicado el 19.01.2017
Comparte:

En la mayoría de las comedias románticas hechas en Hollywood, todo es perfecto a pesar de las vicisitudes por las que tengan que pasar los personajes. Sin contar con que todos son guapos. Ellos con sonrisas perfectas y músculos en su justa medida; y ellas con cabello y maquillaje siempre intacto y sin un pizca de estrías o celulitis. Y donde las cosas funciona bajo los códigos del romanticismo de cartón, donde un par de palabras bonitas, unas rosas y un reencuentro inesperado siempre hacen la gran historia.  Pero nada es así en la comedia “Crazy Ex-Girlfriend”, por eso se agradece su llegada a Netflix este 2017.

La protagonista es Rachel Bloom, quien debuta como creadora y protagonista en una serie con el personaje de Rebecca Bunch, una ex novia loca -tal como lo señala el título- que tiene un soñado, y muy bien pagado, trabajo como abogada en Nueva York, pero tras un una conversación de no más de cinco minutos en la calle con una ex-pareja de su adolescencia, se muda a West Covina, un pueblo californiano de no más de 108.000 habitantes, donde le pagan muchísimo menos que en la Gran Manzana. Pero lo importante: está Josh Felix Chan, el causante de sus locuras.

Bloom como creadora se burla de todo y se muestra, tal como es. Con sus torpezas, sus estrías, su celulitis, sus brazos sin ejercitar, su gusto por comerse una buena dona, un burrito con todo y un bagel con queso crema en las noches. Se ríe de sus senos grandes, de los kilos de más, de sus torpezas en materia amorosa y su incapacidad para enfrentar los problemas. También de todas sus obsesiones, que se las alimenta su amiga Paula, interpretada por Donna Lynne Champlin.

Mientras se muestra la historia de Rebecca, siempre hay partes contadas al mejor estilo de teatro musical, que son las de las carcajadas seguras en esta producción que ya tiene dos temporadas (y una tercera confirmada). La primera con sus 18 capítulos es la que se encuentra en Netflix, ya que es una producción original de The CW.

Una de sus mejores canciones y en la que más ironiza es con “The sexy getting ready song” (la canción sexy para alistarse), donde muestra todo el trabajo que le toma a una mujer arreglarse para una cita. Sacarse los pelos por todos lados, esconder la panza con faja, depilarse, maquillarse y suavizar la piel. Bloom baila alegremente hasta que aparece un rapero que empieza a cantar cosas obscenas y para al ver una tira con cera, pelos y sangre. Todo se detiene y éste se arrepiente por cómo ha tratado a otras mujeres de sus videos y hasta hace un listado para empezar a llamar y disculparse, por ser tan inconsciente con ellas.

Con temas tan variados (muchas veces pésimamente compuestos, de forma adrede) y situaciones, Bloom no hace más que burlarse constantemente del romance perfecto. También juega con una serie de códigos para representar muy bien a las mujeres cerca de los 30 años que empiezan dudar sobre su futuro laboral, amoroso, los asuntos familiares sin resolver y la nueva fórmula para encontrar compañía: Tinder.

Una advertencia: de a ratos, y especialmente en los últimos capítulos de la primera temporada, la serie se puede tornar en exceso melosa. Pero el as bajo la manga que tiene la producción para nunca aburrir, es que absolutamente todos los personajes son raros e impredecibles. Desde un jefe que parecía tener una vida perfecta en matrimonio que ahora prueba con ser bisexual hasta una enigmática estudiante que todo lo ve y lo analiza.

Los sinsentido de la serie era algo que se podía vislumbrar si ya se había visto antes el canal de Youtube de Bloom (pinche aquí), donde publicaba títulos de canciones como “Yo robo mascotas” y “Yo era una sirena y ahora soy una estrella pop”. Locuras que ya han convertido a Bloom en ganadora de un Globo de Oro en 2016 y la confirmación de más temporadas. Porque la comedia sin perfección es una forma de cambiar la televisión. Aunque Rebecca no haga más que soñar con el romance al mejor estilo de cuentos de hadas.

Lorena Tasca, periodista. 

Temporadas: 2

Capítulos: 31

Creador: Rachel Bloom

Dónde verla: Netflix (donde se puede ver la primera temporada)

Calificación Imbd: 7,6.

Tráiler: