El mítico local que nació en calle Bandera, ahora abrió sus puertas en Isidora Goyenechea.
Publicado el 28.02.2018
Comparte:

Con la extensión de la jornada laboral a mediados de los años 50´s en nuestro país, comenzaron a proliferar las fuentes de soda en el centro y no es casual que ese sea el punto de partida de recintos emblemáticos como el Bar Nacional o el Dominó, que ya está repartido por toda la ciudad (incluso por regiones). En los albores de la época de los 60’s, esta marca registrada llamada Ciro’s abre sus puertas y al poco andar se gana una respetable fama que trasciende las décadas y las generaciones. Como reporta el cronista Álvaro Peralta (“Don Tinto) “sus propietarios actuales son la familia Bouzo, quienes lo compraron en 1999 al italiano Luigi de Virgilis, quien a su vez ya se lo había comprado (…) a otro inmigrante italiano que había partido con el negocio”, detalla.

Claves del éxito: Precios asequibles y porciones abundantes. Cocina tradicional para los innumerables paseantes que desean bocadillos de toda la vida pero tienen poco tiempo. En su casa matriz, el capítulo de los caldos tiene un considerable respeto.

Sus emblemas: El trabajo con las piernas de cerdo, algo que se percibe en sus sánguches en marraqueta, o con los perniles de chancho o con el pavo. Los chacareros complementan esta tríada dorada de preparaciones que llegan con presteza a la mesa. Estos sabores ahora se trasladan a un nuevo centro, ubicado más al oriente, en una ciudad que en 50 años ha mudado su geografía, los centros de negocios, usos, costumbres y sabores, que puede hayan bajado intensidades de picor, pero mantienen su esencia primigenia. Eso explica la presencia de esta sucursal del tradicional bar en Isidora Goyenechea, en un formato diner mucho más contemporáneo y con una propuesta adecuada a los tiempos y a los viandantes del sector. Siguen presentes las pichangas y los sánguches que les han reportado comensales fervientes, pero también disponen de platos exclusivos (canapés de loco, crudo al plato, ensaladas, brunches) de esta nueva plaza que al poco andar ya parece como si hubiera sido parte del paisaje desde hace por lo menos un lustro.

¿Para beber? Mantienen este tradicional hábito que anuncian en el Centro: “Cola de Mono Heladito, todo el año”. Ponche (nuestro Bailey’s) que resiste la estacionalidad aún en el Santiago donde hay comedores cercanos con un sommelier, los estándares del café los regula un barista y la barra la preside un mixólogo.

Es un parador para considerar, por su horario continuado, de lunes a domingo. Hay una incipiente propuesta de coctelería, y cervezas y copas de vino ayudan a complementar su respetable propuesta comestible. Precio promedio por persona: $15.000

Ciro’s. Isidora Goyenechea 2971, Las Condes (ver mapa). Tel. 63243 2376. Más información en www.cirosbar.cl.