Se trata cervecería binacional y nómade a cargo del danés Jeppe Jarnit-Bjergsø, quien elabora cervezas profundas, licorosas y poderosas, imaginativas, inusuales y rupturistas.
Publicado el 09.02.2017
Comparte:

Hace unos años, tres amigos amantes de la cerveza se contactan por Twitter (tras la cata seria de varias etiquetas) con un maestro cervecero al que admiran y consiguen casi al instante su representación en Chile. Algo como para seguir celebrando, porque tras probar casi íntegramente el portafolio de Evil Twin nos quedamos con  la idea de que es una de las grandes inspiradoras del movimiento cervecero más radical dentro y fuera del país y que ha influenciado notoriamente (junto a las casas Rogue y Mikkeller) a casas cerveceras nacionales como Jester, Rothammer, Kross, entre otras.

Es una cervecería binacional y nómade a cargo del danés Jeppe Jarnit-Bjergsø, quien elabora cervezas profundas, licorosas y poderosas, imaginativas, inusuales y rupturistas.

Comulgamos con gran parte de su filosofía. “Stay thirsty… stay foolish”. Porque el beerhunter está siempre sediento e insatisfecho en la búsqueda de bebidas que vuelen la cabeza. Con el segundo o tercer sorbo uno se pone sociólogo y hasta busca explicar tanto fanatismo como una respuesta a tantos años de hegemonía de las lagers y ahora, casi como recuperando el tiempo perdido, el iniciado se vuelca hacia amargores insensatos o bebidas que parecen petróleo. Sea como sea, los adeptos se multiplican en todo el orbe por culpa de variedades como la Yin Imperial Stout 10% con una espuma que parece un capuccino. Aromas que recuerdan al cacao, notas de frutos secos y espresso. O la Yang Imperial IPA 10% de color anaranjado, con una espuma ocre, cenicienta, y con un sabor con resabios de caramelo y un amargo persistente.

Lil’B Imperial Porter 11,5% es una porter oscura, licorosa, con notas de  cacao, higos secos, café. Compleja y poderosa en amargor, 11,5º de graduación alcohólica. Una que pelea con cualquier vino es el Molotov Cocktail 13%de un color ámbar profundo que recuerda a algunas mieles más líquidas y manda al cerebro mensajes olfativos cercanos al pomelo o a la confitura de éste, además de notas lupuladas. En la boca se muestra primeramente dulce, luego se desata el amargor como napalm sobre las papilas. También considera experiencias menos ampulosas como su Hipster Ale 5,5%, una sorprendente, sabrosa y refrescante American Pale Ale ideal para apagar la sed. Jarnit-Bjergsø visitó Chile el año pasado para producir junto a la casa cervecera Kross, la cerveza colaborativa Huesillo Saison una mezcla experimental de 6,5° de alcohol, que tiene una boca más frutal que lupulada. Madurada en barricas de vino Chardonnay del Valle de Casablanca, donadas por la viña Concha y Toro y que nos habla que esta casa cervecera casi no conoce límites.

Evil Twin está disponible en bares y en tiendas como Beervana. Para contacto con los importadores e información adicional visite la web www.kraftbeer.cl