Un restaurante con nombre británico con código gastronómico chileno. Trío de preparaciones de locos: Chupe de locos gratinado al horno, Locos en lonjas con palta sobre papas nativas y Triturado de Locos con quínoa en salsa verde, están entre las preparaciones estrellas de este lugar.
Publicado el 26.08.2016
Comparte:

Curioso que un restaurante con nombre británico ocupe sus fuegos para perpetrar una cocina anclada en nuestro acervo culinario. El brazo firme es el de Axel Manríquez que trabaja sin temores este código gastronómico y utiliza con acierto los ingredientes y sabores de nuestro país.

Bristol Trilogía de locosManríquez ha sabido llevar los sabores del terruño a la alta cocina y en la aparente simpleza de su oficio hay una cuota alta de sofisticación. Su cocina al paladar, se aprecia reconocible, con ese artificio cercano al déjà-vu. Su sazón está emparentada a aliños tradicionales, los cítricos para ensaladas y mársicos, los vericuetos del pebre, algo de comino, anís, hinojo, ají color y por supuesto merkén. Los productos son casi una justificación para dar con esa nota reconocible y que deleita recordar. Así lo revelan, por ejemplo, el ya clásico trío de preparaciones de locos (en la foto): Chupe de locos gratinado al horno, Locos en lonjas con palta sobre papas nativas y Triturado de Locos con quínoa en salsa verde. De los potajes, no puede saltarse la estación que propone el Ajiaco de novillo con perejil y huevo pochado. Si desea algo más invernal y robusto: Crema de betarragas con ravioles de pato, acompañado con queso Roquefort.

Entre los pescados destaca la Cabrilla dorada a la plancha con alga pelillo frita sobre arroz caldúo de camarones y choritos en caldo de mariscos. Y una detención obligada: El Estofado de jabalí en jugo de su cocción, acompañado de milhojas de papas a la vainilla y puré de manzana-limón asado. Además del ya clásico Chuletón de chancho asado al horno acompañado de salsa de porotos con rienda, cebolla en escabeche marinada y hojas de cilantro fresco.  Ojo con los postres que son otro deleite. Así, se va hilvanando un catálogo de productos, condimentos e insumos que son baluartes culinarios de nuestra tierra. Sabores que están anclados en nuestro ADN.

Bristol. Hotel Plaza San Francisco. Alameda 816, Santiago Centro (ver mapa)
Tel. 22 639 3832
Consumo promedio: $35.000
Abre de lunes a domingo de 13:00 a 15:30 y de 19:30 a 23:00 horas
Más información: www.plazasanfrancisco.cl