Una pieza a cargo de la productora Cultura Capital que se estrena el 14 de octubre y se encarga de mostrar entre canciones, una de las épocas más importantes del polifacético músico británico: cuando nació su alter ego Ziggy Stardust. El protagonista está a cargo de Gabriel Urzúa, quien está acompañado por su amigo de tablas y teleseries Gabriel Cañas (Lou Reed), entre otros personajes como Angela Barnett (Carmen Zabala).
Publicado el 13.10.2016
Comparte:

Una cama redonda, una mesa, dos taburetes, una pequeña mesa bar y una escalera dorada de cinco peldaños. Al fondo una tarima y al frente mucha ropa desordenada entre el piso y la cama. En ese espacio y con esos objetos que ambientan una supuesta habitación de hotel, se desarrolla “Bowie, el musical”, una pieza de teatro que se mostrará entre 14 y el 30 de octubre en el Teatro Municipal de Las Condes y que pone la lupa en el momento que nace uno de los alter egos más recordados de David Bowie: Ziggy Stardust.

Es 1969 y el camaleónico David Bowie lanza el sencillo “Space Oddity”. Está en busca de algo nuevo y su primera esposa Angela Barnett (Carmen Zabala) lo ayuda en ese proceso de transformación que lo llevó a crear una serie de trabajos discográficos y conceptuales que lo llevaron a “The rise and fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars”. En ese espacio, Gabriel Urzúa -quien tiene  la complicada labor de interpretar al músico- interactúa y muestra esa fase en el que la fama y Ziggy Stardust consumieron a Bowie y lo transformaron para siempre. Al menos eso es parte de lo que se puso en una pequeña muestra de un ensayo, en el que El Líbero tuvo acceso.

Como parte de la historia, también se encuentra Lou Reed (Gabriel Cañas), quien fue una pieza importante en la historia de Bowie. Mención y aparición interesante porque la dupla Reed-Bowie tienen, hasta cierto punto, una relación similar a la de Urzúa-Cañas que ya han trabajado juntos en 17 obras. “Hay muchos mitos sexuales alrededor de esta historia. Pero con Gabriel nos pasa que también tenemos años de relación y ambos empezamos a investigar la relación laboral que tenían, principalmente. Nos interesó el momento en que Bowie deja las drogas y Lou Reed lo acompaña. Ahí fue que dijimos que estos dos eran amigos y lo que hicimos fue mirarnos las caras porque tenemos una relación muy parecida. Este fue un proceso cruel, de mirarnos a nosotros mismos”, explica Cañas.

El formato de la pieza es igual al de “Cerati-Nada Personal”, otras de las piezas de Cultura Capital, productora que está detrás de esta pieza y ha sido la responsable de otros musicales como “Mercury, La Leyenda” y “Pau&John”. Una habitación como escenario central y varias canciones que se interpretan entre escenas, tanto del Camaleón como de Reed son la guía del discurso de este montaje. Uno de los temas, que se mostrará del ex Velvelt Underground en esta pieza será “Perfect Day“, uno de los tantos que contó con Bowie como productor.

En “Bowie, el musical” también se da espacio para personajes un tanto desconocidos hasta su muerte el pasado 10 de enero, como por ejemplo Corinne ‘Coco’ Schwab (Daniela Castillo). La mujer que fue su secretaria, su mánager y supuesta amante durante 43 años. Un nombre que salió a relucir después de que el músico decidiera en su testamento dejarle dos millones. Fue, además, la mujer que lo salvó de los serios problemas que tuvo con la cocaína mientras su fama aumentaba durante los setenta y su primer hijo, Duncan, sufría las consecuencias.

Una selección interesante ante una trayectoria tan variada y extensa, como bien lo dice la escritora y creadora de la obra, Emlilia Noguera: “Lo más difícil fue seleccionar sólo una etapa de su vida. Fue un dolor de cabeza. Fue una extensa investigación y hasta tuvimos un mail para mandarnos todo lo que encontráramos interesante de Bowie”. El proyecto que empezó a cocinarse en marzo, se extendió por dos meses para su proceso de investigación y escritura. Y la razón de hacer esta producción a pocos meses de su muerte, asegura Noguera, “fue una casualidad”. Según ella el proyecto fue parte de los planes de Francisco Olavarría -director de Cultura Capital- desde que se empezaron a gestar las primeras piezas de teatro musical, que son el sello de la también llamada gestora cultural. “Es imposible no hacer algo de Bowie si se quiere mostrar la historia de la música”, considera Noguera.

Y bajo una primera mirada, esta obra de 90 minutos sin intermedio cumple, entretiene. Hay buena escenografía, buen vestuario, en líneas generales una buena actuación, pero las interpretaciones no son el fuerte de esta pieza al menos en un par de temas como “The man who sold the world”. Bien lo advierte Urzúa: “El verdadero reto fue interpretarlo y no imitarlo. Y es un desafío porque yo no soy músico. Pero me gusta esta etapa de Bowie porque es muy visual. Ha sido, sin duda, complicado en el sentido vocal. Pero me centré en entender su búsqueda”, cuenta.

Teatro Municipal Las Condes. Av. Apoquindo 3300. Las Condes. (ver mapa)

Funciones: Del 14 al 30 de octubre. Jueves, viernes y sábado a las 20:30 horas. Domingos a las 18:00 horas.

Entradas: desde $13.000 hasta $24.000, a la venta www.tmlascondes.cl y boleterías del Teatro Municipal de Las Condes.

FOTO: GENTILEZA DEL TEATRO MUNICIPAL LAS CONDES.