La miniserie –que consiguió un Emmy en 2012– logró conquistar al gigante del entretenimiento online Netflix y regresó con una tercera temporada que promete ser la sucesora de "The Twilight Zone" y sorprender al espectador con reconocidos actores. Una serie para ver y analizar, aunque en algunos episodios llegue a ser perturbadora.
Publicado el 10.11.2016
Comparte:

Vivimos conectados, dependemos de la tecnología y a todos nos agarra un colapso nervioso cuando nos quedamos sin conexión a internet. Mientras nos relajamos frente a un Smart TV, revisamos el celular, Facebook, Whatssapp, Instagram, Snapchat, el computador, levantamos la mirada, seguimos con la programación y así. Charlie Brooker –el creador de la antología inglesa Black Mirror– lo sabe y juega con eso. Con nuestra adicción, con nuestra dependencia.

La serie inglesa Black Mirror” se re-estrenó en Netflix con una tercera temporada -antes los derechos eran del canal Endemol-  de seis episodios que juegan con la misma base de las primeras entregas. Si bien los capítulos no tienen relación entre sí, comparten la misma tesis: la influencia de la tecnología en la deshumanización de la sociedad. Se trata de una producción que juega con el morbo, la ironía y el drama. Que saca a relucir el lado más oscuro de los avances de la ciencia y hace que analices el entorno que cada día se transforma. Buenas historias y planteamientos muy cercanos, hacen que esta sea una serie para seguir, a pesar de lo perturbador que pueda ser cada final. 

Resumirla sin arruinarla resulta imposible. Su creador explora en cada capítulo un tema distinto y lo lleva al extremo. La serie en la nueva temporada atraviesa cuestiones tan diversas como la realidad virtual, la eutanasia, la violación de la privacidad, las estafas virtuales, los miedos no resueltos, la necesidad patológica de aceptación en una red social, la privación del libre albedrío, la eugenesia, la perversión del hombre por la pérdida de su individualidad, la vida eterna, drones, implantes cerebrales, la falta de vínculos reales, las consecuencias de un click y la responsabilidad de su autor.

Esta última temporada cuenta con la presencia de actores reconocidos como Bryce Dallas Howard (conocida por su roles en “The Help” y “Jurassic World”), Jerome Flynn (quien interpreta a Bronn en “Game of Thrones”) y Michael Kelly (recordado como Doug Stamper en “House of Cards”).

Para resumir mejor las razones para ver esta serie, les dejamos los episodios destacados de cada temporada: 

-“The National Anthem” (temporada 1). Fue la carta de presentación de la serie y apenas una muestra mínima de todo lo que se mostraría en los venideros episodios. La historia se resume en una princesa secuestrada y un primer ministro que debe tener relaciones sexuales en televisión abierta con un animal, para que ésta sea liberada. Una crítica ruda al morbo y al espectáculo.

– “White Christmas” (temporada 2). Con la actuación estelar de Jon Hamm (conocido por su rol como Don Draper en Mad Men), White Christmas fue uno de los capítulos más aclamados por la crítica. La historia se desarrolla con dos protagonistas que viven aislados en un refugio en medio de una tormenta de nieve. Con la Navidad como excusa, los personajes que no han cruzado palabras en los cinco años que llevan viviendo allí, comienzan a dialogar y a recordar momentos de sus vidas. Por lo que dentro de la misma historia se desarrollan micro relatos que resaltan la maestría de la narración de Charlie Brooker. Un futuro en el que la vida en sociedad resulta impensada, al punto de poder “bloquear” a aquel que se encuentra en frente a nosotros.

-“San Junipero” (temporada 3). Este capítulo que ha logrado convertirse en uno de los favoritos, se caracteriza por un giro inesperado del guión pesimista y dramático propio de esta antología. San Junipero es una bocanada de aire fresco tras dos capítulos que lo dejan a uno temblando. Ambientado en los años 80 y 90, con una banda sonora que apela a la nostalgia del televidente, es el único capítulo que muestra una lado más optimista. Sólo apto para mentes abiertas.

Violenta, bizarra, chocante, cruda y definitivamente no apta para toda la familia, pero enviciante. Tras la primera temporada (de tres capítulos), “Black Mirror” no sólo consiguió un Premio Emmy en 2012 en la categoría de mejor miniserie, sino que logró convertirse en una serie de culto. Motivo por el cual la reciente adquisición por parte de Netflix ha sido muy criticada por sus fanáticos, quienes temieron que con la llegada de los capitales americanos la serie perdiera su sello original. La valoración de esto, es muy personal y podría ser una larguísima discusión. Pero, ya hay cuarta entrega confirmada para 2017 para continuar con la reflexión de la sociedad actual y sus avances tecnológicos. 

Jimena Travieso, periodista y abogada argentina.

Black Mirror

Temporadas: 3

Capítulos: 13

Creador: Charlie Brooker

Dónde verla: Todas las temporadas en Netflix

Calificación en IMDb: 8,9