Los buenos actores Damian Lewis y Paul Giamatti son los personajes centrales de esta historia repleta de mucha jerga de Wall Street, pero que entretiene por la astucia de ambos personajes, y sus múltiples facetas. Una producción de Showtime que ahora se puede ver en Netflix.
Publicado el 27.04.2017
Comparte:

Una serie que no es de Netflix, pero que desde que llegó siempre se encuentra entre las principales recomendaciones. Se trata de “Billions”, una producción de Showtime que en su primera temporada cuenta con 12 capítulos de casi 60 minutos que muestran la batalla entre la corrupción y la justicia.

Por un lado está  Bobby Axelrod —interpretado por Damian Lewis, ganador de un Emmy por la fantástica interpretación de un sargento terrorista en”Homeland”— , un multimillonario que fue el único superviviente de un fondo de inversión durante el 11 de septiembre, al ser el único que no estaba en las Torres Gemelas ese día. Un supuesto ciudadano ejemplar que dirige con carisma su compañía Axe Capital, una poderosa empresa encargada de financiar, comprar y vender empresas en la Bolsa. En la otra vereda, su contrincante y quien le da gran peso a la serie cuando se enfrentan cara a cara, el fiscal del Distrito Sur de Nueva York, Charles “Chuck” Rhoades Jr (Paul Giamatti) que sospecha que todos sus movimientos están plagados de tráficos de influencias y otras fechorías.

Hay que advertirlo, “Billions” es un thriller económico y si es de los que no sabe mucho sobre economía, quizá se pierda algunas veces con la jerga de Wall Street. Pero los personajes y la trama hacen que poco a poco todo se esclarezca y la atención termine centrada en la pelea de egos. Desde un Lewis que tiene algo del general Brody en este papel, al ser el galán con tantas aristas como persona. Aquí, es un experto financiero que no cumple horarios, tan fanático de Metallica que usa casi siempre poleras de la banda —que hasta aparece el grupo liderado por James Hetfield en un capítulo— y muy, pero muy, astuto rodeado de varios abogados a los que les paga US $1.000 la hora de trabajo. Un tiburón, como lo describen en la misma serie.

Giamatti también tiene experiencia en esto de jugar con los poderes públicos, al meterse en 2008 en la piel de John Adams, uno de los padres fundadores de Norteamérica, en una miniserie sobre el personaje. Por esa interpretación ganó un Globo de Oro y ahora regresa como el fiscal correcto a ultranza, que no se deja sobornar ni por su propio padre y hasta es capaz que un ciudadano recoja con sus propias manos las heces de su perro para que cumpla con las normas de la “convivencia ciudadana”. Pero como todos, con algunos secretos, como su gusto por el sadomasoquismo.

Una de las piezas fundamentales en la construcción de esta trama es la esposa de Rhoades , quien ha trabajado para Axelrod desde que construyó su imperio. Se trata de la actriz Maggie Siff en el papel de Wendy, la psiquiatra de la empresa, la que conoce las fortalezas y las debilidades de su jefe y de todos sus empleados. La que está en medio de esta pelea de poderes.

También está la otra esposa: Lara, una mujer astuta siempre dispuesta a amenazar en nombre de su marido. Es la representación de la esposa rica que no quiere tener presente su pasado, porque era de clase baja. Lo suyo es dedicarse a sus hijos, su esposo, el restaurante de su hermana y mover todas las piezas para que el camino siempre sea más sencillo para las aspiraciones de Axelrod. La interpreta Malin Akerman, quien recientemente estuvo en un episodio de “Easy” de Netflix.

Lo único, hasta ahora, criticable de la serie que ya tiene hasta tercera temporada confirmada, es que no se entiende el fondo, desde qué perspectiva debe ser vista. Porque es una mezcla entre un ataque a los multimillonarios, a un sistema de justicia que a veces es muy burocrático, también puede ser burla a los valores norteamericanos o posiblemente, nada de lo mencionado. Eso, porque en varios momentos, ver “Billions” se siente como disfrutar de una larguísima película cuyo único objetivo es mostrar una y otra vez la astucia de los personajes centrales.

Quizá gran parte de esa sensación, la de ver una cinta de larga duración, es que el dúo Brian Koppelman y David Levien —que trabajaron juntos en cintas como “Ocean’s Thirteen” y “The Girlfriend Experience”, entre otras—  han estado en el mundo del cine finales de los años noventa. Lo que se agradece, porque cumple con entretener y con que invadan esas ganas de ver un episodio tras otro.

Billions

Temporadas: 2
Capítulos: 24
Creador: Brian Koppelman y David Levie
Dónde verla: Netflix
Calificación en IMDb: 8,4

Tráiler