La cadena Starz estrenó una adaptación de la novela homónima de Neil Gaiman, trabajo supervisado por el productor de “Hannibal”. Una serie desafiante y llena de referencia mitológicas que ya ha sido renovada para una segunda temporada.
Publicado el 25.05.2017
Comparte:

Los antiguos dioses son reales, viven como norteamericanos de clase media y están por iniciar una guerra contra la cultura de masas. Así de ambiciosa es la propuesta de American Gods”, la última apuesta de la cadena Starz producida por Michael Green (“Heroes”, “Smallville”) y Bryan Fuller, la mente detrás de “Hanniba”l y “Dead Like Me”. La serie, que ya confirmó segunda temporada,  se emite cada domingo a las 21:00 horas y sus primeros cuatros capítulos ofrecen una trama intrigante con múltiples guiños a la mitología.

La idea no es nueva, sino una adaptación del texto homónimo del británico Neil Gaiman (“The Sandman”, “Coraline”), obra galardonada en 2002 como “Mejor Novela” con los premios Nébula y Hugo. La historia narra las andanzas de Shadow Moon (Ricky Whittley), un ex convicto contratado como guardaespaldas de Mr. Wednesday (Ian McShane), un sinvergüenza que necesita protección para recorrer Estados Unidos en busca de viejos conocidos. Pero muy ´pronto el protagonista se da cuenta que su empleador lo sumergió en un conflicto secreto:  una guerra entre dioses antiguos y nuevos.

Tanto el libro como la serie son en realidad una reflexión sobre la psiquis misma de la cultura norteamericana, que entiende las viejas creencias como producto de una cultura de inmigrantes que hoy están sumidos en nuevos objetos de reverencia, tales como el dinero, la tecnología y los medios (todos ellos convertidos en una suerte de panteón posmoderno). American Gods” pone cara a este dilema a través de sus actores en una road story, quienes representan a deidades venidas a menos en una búsqueda desesperada por sobrevivir al olvido en un mundo contemporáneo.

Pero no todo está narrado de forma tan explícita. Brian Fuller coloca al espectador en la misma posición de Shadow Moon, un humano común y corriente que no entiende cómo se desenvuelve este mundo oculto para Norteamérica. Debido a esto, tanto el televidente como el personaje verán desafiada su paciencia ante una serie de cabos sueltos que deben amarra por su cuenta para armar un panorama general del conflicto (proceso que puede tomar varios capítulos).

Disfrutar la serie también requiere una cuota no menor de cultura general. Rara vez las deidades son presentadas con sus aspectos icónicos, sino mediante nombres claves y guiños sutiles a culturas extranjeras. Así, por ejemplo, cuando un tal Czernobog (Peter Stormare) comenta que desea jugar damas usando las piezas negras, lo que en realidad está haciendo es identificarse como el dios oscuro de la cultura eslava, cuyo papel mitológico se oponía a su contraparte blanca, Belebog. Un diálogo bastante capcioso.

Lo anterior provoca queAmerican Gods” sea una serie inteligente, desafiante, pero exigente hasta el punto de ser difícil de digerir. Muy pocos tendrían paciencia si no fuera por su montaje y ritmo, marca personal de Fuller, quien intercala momentos de suma elegancia con brutalidad, sangre y sexo explícito narrado en clave de fantasía. ¿El resultado? Escenas crípticas sumamente confusas para el televidente, pero visualmente interesantes y capaces de mantenerlo atento a futuras explicaciones.

Quienes hayan leído previamente el texto de Gaiman notarán un tremendo respeto por la novela original, pero también hay nuevas adiciones que buscan facilitar y contextualizar la relación entre Estados Unidos y estas “deidades importadas”. Para esto se han introducido secuencias tituladas como “Coming to America” y “Somewhere to America”, escenas que explican cómo los dioses llegaron hasta las cosas americanas y en qué condiciones viven hoy en día (material que perfectamente podría ser cortometrajes anexos a la serie).

Los “Coming to América” también son destacables por su tono, que va desde la acción hasta la crítica social. Uno de ellos presenta un barco con esclavos afroamericanos, quienes escuchan como Anansi -un personaje del folklore africano encarnado por Orlando Jones- predice el cruel destino que “la tierra de las oportunidades” tiene preparado para ellos desde 1697 hasta nuestros días. Un monólogo tan elegante y bien actuado que vuelve imposible no rendirse ante el personaje.

En resumen, es realmente difícil no recomendar una serie como esta. Efectivamente es críptica, requiere paciencia y demasiada investigación previa por parte de quien la observa, ¿pero es un defecto no subestimar la capacidad de los espectadores? En un periodo donde abundan las series de televisión facilistas con acción barata y argumentos cliché es bueno encontrar adaptaciones como American Gods, trabajos capaces de estimular la imaginación y curiosidad de su público. Denle una oportunidad.

Felipe Contreras Reyes, licenciado en Letras Hispánicas y Magíster en Periodismo Escrito

Temporadas: 1 (Segunda confirmada)

Capítulos: 8 (cuatro emitidos)

Creador: Neil Gaiman, Brian Fuller y Michael Green

Calificación IMDB: 8.5

Tráiler