Comparte:

Las coordenadas para mapear tu tiempo libre: del 21 al 28 de septiembre

Fueron demasiados días. Después de esos asados de proporciones homéricas y los varios litros de cerveza-chicha-terremoto-vino-destilado, los invitamos a darle una pausa a las proteínas animales y por ello les proponemos este especial detox. En este código, les presentamos la propuesta de un novel comedor con oferta de menús de almuerzo en una línea comfort food. Se trata de Boa, una azotea verde, con preparaciones frescas, sabrosas y ligeras. Además, adjuntamos una invitación a descubrir la cocina que desarrolla el equipo comandado por el joven chef Roberto Luque, que desde su food truck en Maitencillo ahora llega a un local en Avenida Italia. Su Verde Sazón despacha platillos sobrecogedores hasta para los carnívoros más recalcitrantes. También les proponemos razones para sumarse a la tendencia de los jugos de extracción en frío y las combinaciones de un menú líquido: refrescantes, nutritivos y funcionales. Revisamos los beneficios de tener el gadgetde moda y entregamos un par de combinaciones para no “dar jugo” en la vuelta a la rutina.

SABORES

Una azotea verde y sabrosa

Un respiro, una pausa en medio del ajetreado sector que rodea a la torre del Costanera Center. Acá la oferta se concentra en almuerzos, pero ya pronto (octubre) planean abrir los fines de semana y enfocarse en despachar un servicio de brunch.

La cocina se surte de influjos culinarios de todas las latitudes. Por lo mismo no es raro encontrar unos tacos o un homenaje a las samosas (empanadillas triangulares) en unas bolitas de lentejas acompañadas de lactonesa aromatizada al curry. El espacio tiene ese juego de piernas y la elasticidad como para operar como un café de especialidad y un comedor (todavía centrado en un horario diurno) que dispone de platos vegetarianos y una cocina fresca y saludable que cabe dentro de la idea fuerza: “Real Food“.

Disponen de jugos prensados en frío. Una tendencia al alza en el universo de los soft drinks locales y una suerte de oleada por beber algo funcional más allá del mero deleite o la necesidad de hidratarse. Anoten estas combinaciones que podrán replicar en casa: Manzana roja, betarraga, limón y jengibre o manzana verde, pepino, espinaca y limón.

Como abren temprano, también disponen del servicio de desayuno. Hay unas tostadas impecables y pan de campo (hay una variedad sin gluten) sobre el cual descansan láminas de palta y un huevo pochado, de esos que si le hacen un video y lo cuelgan en redes sociales, se llenarán de pulgares al cielo y corazones.

Acá rescatan las tradicionales y variopintas combinaciones que admiten los Buddha Bowls, que como reza la tradición zen, son una suerte de salpicón que se iba armando con las donaciones que recibían los monjes para armar sus meriendas. En este caso, las combinaciones no son aleatorias ni de casquería, sino más bien todo lo contrario. Atrévanse con el de salmón a la plancha, palta, apio, repollo morado, cebollín, sésamo y dressing de soya con miso. Otro, llamado Medio Oriente, contempla un salteado de arroz basmati y hongos, huevo de campo cocinado a baja temperatura, garbanzos al masala, pepino fresco, maní y un dressing de yogurt y menta.

Todos los días figura en carta un pescado del día y si buscan insistir con las proteínas, también hay una opción de carne. No desdeñen en todo caso sus Noodles de arroz salteados con vegetales, salsa de maní y encurtidos de ají que se pueden solicitar con pollo (free range) o tofu. Para los días de semana disponen de almuerzos ($8.900) y su carta se modifica con las estaciones. Platos frescos, con vistosos montajes y una propuesta sólida, honesta, apreciable en su simpleza y satisfactoria al paladar.

BoaTajamar 287, Las Condes (ver mapa). Tel. 72 253 0177. Más información: www.boasantiago.cl

Barrio Italia y una nueva propuesta vegetariana

La apuesta es potenciar una cocina sin proteínas animales y mucho sabor. Para algunos (cada vez menos) es casi inconcebible asociar conceptos como “sabroso” con el ala vegetariana de la alimentación. Para los que piensan que sin  proteínas no hay paraíso gourmet, les invitamos a derrumbar mitos y prejuicios adentrándose en estas paredes o, ahora que el tiempo acompaña, en la terraza de este brote verde y sabroso que acaba de emerger.

A cargo del equipo de cocina se encuentra el joven Roberto Luque, quien tras consolidar un food truck en Maitencillo decidió estacionar su propuesta en Providencia en el cada vez más inquieto y sorprendente Barrio Italia. Los montajes son estéticos y las combinaciones osadas y que desafían las papilas. Prueba de ello es una especie de emblema del novísimo recinto: su Palta asada rellena con queso de cabra y quínoa (en la foto), el mejor ejemplo de que hay  platillos sublimes que pueden provenir de un comedor de trinchera. Porque, salvo excepciones, el gran pero que se le puede adjuntar al rótulo vegetariano es que en ejecución ha sido históricamente desprolijo, inconsistente en sus trampantojos y farsas (salchichas de gluten, hamburguesas de soya), además de pecar siempre de esa falta de enjundia que busca el comensal omnívoro. Acá ocurre todo lo contrario y eso es digno de una ovación.

¿Quieren agregarle sabor y color a su mesa?: Risotto de betarraga, queso azul y una crosta de parmesano. Otro: una Arepa con salsa bechamel, cebolla en reducción de caldo de verduras, champiñones al vino, brotes de alfalfa, perejil, mix de hojas verdes en la vinagreta de la casa. La oferta también contempla un menú  almuerzo de tres tiempos con jugo prensado en frío por apenas $7.000. Si quieren seguir tentándose, visiten sus redes sociales o su web indexada a Instagram www.verdesazon.cl

Verde SazónAv. Italia 857, Providencia (ver mapa). Tel. 98 248 4439.

EL BAR (SALUDABLE)

Slow juicer: el nuevo gadget que hay que tener

Dar jugo. Prepararlo en casa. Quienes nacimos en la segunda mitad del siglo pasado vimos desfilar licuadoras y saca-jugos, gadgets que en las cocinas actuales acumulan polvo junto a arroceras y procesadoras de alimentos, sangucheras y cafeteras americanas.  Lo que hoy es furor en los establecimientos que pregonan una alimentación más sana y consciente (Ooommm), es la tendencia que en el mundo ya es veinteañera. Se trata de lo que los movimientos bio-orgánicos del primer mundo llamaron “Juicing” y es un perfecto revival del simple gesto de hacer jugos de vegetales y frutas en casa. Las combinaciones son casi infinitas y las competencias por desarrollar la receta con más antioxidantes parecen no tener fin. Pero hay un elemento clave en este proceso: su antigua juguera o la minipimer no son suficientes.

Si conectamos con otra tendencia alimentaria (crudívoros y crudiveganos), someter la joya que puede ser un pepino o una betarraga a las revoluciones de  inclementes aspas, involucra desnaturalizar el producto y perder gran cantidad de sus propiedades al menos nutritivas. Lo cierto es que los licuados son sabrosos, ideales para la hora del almuerzo, rezan ser funcionales y tener casi poderes milagrosos. Pero lo que sí hemos podido experimentar es que son vivificantes y por la mañana son un boost de energía. Una bebida que ayuda a enfrentar la jornada de una manera saludable. Por el contrario, si les cuesta conciliar el sueño, manzanas y apio les servirán para ese último trago.

Ya les advertimos que la licuadora no sirve. ¿Qué usar entonces? Una Slow Juicer. Las hay manuales (bastante más económicos, pero más físicas, que requieren bíceps), hasta máquinas que trabajan con pocas revoluciones y así buscan mantener intactas las propiedades de los vegetales. El mercado está ahora pletórico de ofertas de este nuevo gadget que invita a alimentarse de un input vivo, que tiene posibilidades infinitas en cuanto a combinaciones, que ocupa los insumos de temporada y donde las hojas de coles (el Kale es otro vegetal vedette) no aportan notas dulzonas al zumo. Añadir stevia no es pecado en este nuevo canon.

Los nuevos extractores producen mucho más jugo y conservan los nutrientes. La pulpa resultante está definitivamente más seca y la oxidación del licuado es menor y permite conservarlo por más tiempo sin alterar sabor ni sus propiedades. Hurom, Trotter, Panasonic, entre otras, son las marcas más usuales en tiendas especializadas y multitiendas. En casa, optamos por la Hurom de 40 RPM y lo cierto es que hasta las mañosas y mañosos de la casa se pelean estos jugos. Otra ventaja: consumir vegetales en otro formato, visitar más a menudo la feria y dar con combinaciones como manzana verde, piña, pepino, jengibre, hinojo y hojas de betarraga, que no tenemos idea para qué puede servir, pero que sabe delicioso.

LA COCINA POLÍTICA

Degustación de recetas, restaurantes y contingencia politiquera, por Mecha Corta
El Valdiviano de la Presidenta

Tremendo fin de semana largo que tuvimos, incluida nuestra Presidenta, quien lo celebró al mando de la nación por última vez: última fonda, último Te Deum y última Parada Militar. Entre tanta actividad y celebración, empanadas, anticuchos, pipeño y chicha en cacho, lo mejor que le puede pasar es servirse un reponedor Caldo Valdiviano, esa tradicional sopa caliente y picante perfecta para dejar atrás tantos días de fiesta.
Presidenta, la invito a la cocina a preparar este preciado plato y luego, si me lo permite, me gustaría darle unos últimos consejos.

Si quieres leer el comentario completo (con la receta del Caldo Valdiviano incluida), sólo debes pinchar aquí.

Si a contar de la próxima semana quieres recibir cada jueves en tu correo (antes de su publicación) la columna completa de Mecha Corta, pincha aquí.

CARTELERA

Expo “País Poniente”
Entre el 26 de septiembre y el 1 de octubre, el GAM (ver mapa) tendrá en sus salones la exposición País Poniente, donde seis fotógrafas -Bernardita Bennett, Marcela Bruna Castro, Cecilia Coddou, Zaida González Ríos, Carla Mc-Kay y Carla Sepúlveda- mostrarán imágenes del Chile que no se ve.Cartelera de conciertos
– El gusto es nuestro (Ana Belén, Víctor Manuel, Joan Manuel Serrat y Miguel Ríos), 23 de septiembre, 21:00 horas. Movistar Arena (ver mapa). Entradas desde $19.800 aquí.

– Incubus, 26 de septiembre, 21:00 horas. Movistar Arena (ver mapa). Entradas desde $24.700 aquí.

SPOTIFY Y MÁS

Conozcan a Cristóbal Briceño
Ya que nos encontramos todavía disfrutando del mes de la patria, parece una buena oportunidad para revisar lo mejor de uno de los artistas nacionales más prolíficos y prometedores de la escena actual.Cristóbal Briceño, de 32 años, ya cuenta con 17 discos a su haber, y no parece que se vaya a detener. El exceso creativo de Briceño emana de sus aventuras personales y de sus proyectos grupales como Cristóbal Briceño y la Estrella Solitaria, Duo Niágara, Las Chaquetas Amarillas, Los Mil Jinetes, y Fother Muckers, hoy Ases Falsos, probablemente el proyecto más reconocido.

Si bien su voz es muy identificable, sus proyectos son diversos y cubren una amplia gama de estilos pasando por el rock, música disco, folk y balada AM.

Briceño ha dicho que no le gusta su trabajo anterior y que siempre evalúa críticamente su carrera hacia atrás. Aunque discrepemos, probablemente eso sea un motor para seguir trabajando y componiendo discos. Que así sea. Para conocer a Cristóbal Briceño, pasen y escuchen esta lista.