Libero
A pesar de que existe un proyecto que regulariza este tipo de edificaciones "hechizas", se desconocen los plazos y sólo la Contraloría ya cuenta con el permiso correspondiente.
Publicado el 21.11.2014
Comparte:

Los edificios que rodean el palacio de La Moneda ya no son los mismos que hace un par de años. Al caminar por el Barrio Cívico del centro de Santiago, proyecto que data de la década de los 30′, los transeúntes ya no se encuentran con las cajas de aire acondicionado que “adornaban” las fachadas de los inmuebles que albergan a varias de las principales reparticiones estatales. Hoy es posible apreciar su arquitectura original.

Sin embargo, el panorama cambia al mirar este lugar desde la altura. El drone de “El Líbero”, la #LíberoCam, sobrevoló la zona y registró que prácticamente no existe uniformidad en las azoteas. Lo anterior debido a construcciones irregulares que datan desde hace décadas.

“Cualquier construcción debe respetar la línea arquitectónica y urbana según la Ley de Monumentos, cuestión que no se cumple en varios casos y especialmente en azoteas”, explica el arquitecto urbanista Iván Poduje a “El Líbero”.

El experto comenta que la idea de uniformar el “coronamiento” parte con el Plan Maestro de Edificación Pública del ex Presidente Ricardo Lagos,  que en ese entonces logró avanzar en varias obra. No obstante, la iniciativa no se completó en su totalidad. “Luego el ex Presidente Sebastián Piñera potenció la idea y agregó otras zonas, pero el plan no ha logrado avanzar lo suficiente y ha carecido de continuidad. Este es un problema recurrente en los grandes proyectos urbanos de Chile. Cambian de acuerdo a las prioridades de las autoridades”, señala.

De hecho, el proyecto de “coronamiento”, que se enmarcaba en el programa Legado Bicentenario de la administración anterior, en un principio contemplaba también las azoteas. Pero por problemas de tiempo de ejecución se le pidió a cada repartición que resolviera su situación particular. Como patrón se establece el Edificio Moneda Bicentenario, aún no inaugurado, que establece como altura 10 pisos más uno técnico, en total 11 niveles que tanto sus vecinos como aquellas estructuras que se encuentran en la Caja Cívica deben respetar.

Este medio contactó a la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP) para conocer el estado de avance de la regularización de las ampliaciones “hechizas”, pero no accedieron a una entrevista.

La Municipalidad de Santiago es la encargada de fiscalizar la normativa, notificar en caso de que se infrinja, y multar a los responsables, sanción que queda en manos del Juez de Policía Local. Lo anterior en base al acuerdo N°236 “que aprueba plano seccional Barrio Cívico – Eje Bulnes”, publicado en el Diario Oficial el 28 de julio de 2011. Éste establece una serie de requisitos de arquitectura, entre ellas destaca el artículo 5 donde se señala que ” las fachadas, terrazas y cubiertas se conservarán libres de equipos de ventilación o de aire acondicionado, de cables o ductos, de antenas o parábolas y otras instalaciones, a la vista o sobrepuestas, que sean visibles desde el espacio público”. En cuanto a la altura se indica que “para el piso 11 la profundidad del volumen que se construya será a lo menos de 3.4 m.” y que podrá tener dos modalidades:  “pérgola, que incluye pilares, envigado y viga de coronación, con o sin cubierta; recintos cerrados, que incluyen pilares, viga de coronación, cubierta y/o ventanas (pudiéndose combinarse en una misma fachada las dos modalidades). En el caso de tener cubierta, ésta quedará oculta por la viga de coronamiento y su altura máxima permitida coincidirá con el remate superior de dicha viga. Las ventanas tendrán un diseño similar al de los pisos inferiores”.

Para Poduje desde el punto de vista de la arquitectura, es muy importante uniformar estos edificios, debido al “valor patrimonial, republicano y urbano que tiene la caja cívica y las edificaciones que la rodean en torno a Bulnes, Morandé o Teatinos. Urge contar con un diseño y una regulación que ponga en valor dicho patrimonio”.

Contraloría comenzará a regularizar su azotea

Desde la década de los 50’ que el edificio de la Contraloría comenzó a presentar construcciones informales en su techo. En el organismo explican que la Municipalidad de Santiago les hizo hincapié en el tema hace algunos años, porque estaban fuera de la norma que establece el Barrio Cívico.

“Nosotros partimos en 2008 con la remodelación de todo el edificio. Pero en 2009 la Dirección de Arquitecura del MOP elabora un proyecto y lo pone en conocimiento de los servicios que estamos involucrados. Ellos contrataban vía licitación y designaba a un equipo. En el intertanto vino el terremoto en 2010 y cambiaron las condiciones, porque el proyecto se hizo antes con la normativa sísmica antigua”, explican en la Contraloría.

Sin embargo, ya consiguieron el permiso de la Dirección de Obras Municipales de Santiago y durante este mes comenzarán a construir el piso 10 y 11 de Teatinos 56. Si hoy la planta tiene 1.200 metros cuadrados, ahora se le sumará 600 metros más. “Son oficinas para una de las divisiones que estaría faltando y otros programas anexos. Lo novedoso en esto, respecto a otras remodelaciones, es que hay obra nueva y vamos a construir áreas que no existían, porque estaban fuera de norma. De esta forma las vamos a recuperar. Aunque no sacamos nada con hacerlo nosotros y el vecino no, porque no se conforma esta línea homogénea”, comentan.

VIDEO: EL LÍBERO

FOTO: EL LÍBERO