Libero
Tras la advertencia del sacerdote encargado del templo de posibles fisuras que se habrían originado por los trabajos de la nueva vía, el Consejo de Monumentos Nacionales elabora un informe para evaluar la situación. Además, la Dirección de Arquitectura del MOP solicitó a la empresa instalar acelerógrafos para anticipar posibles daños.
Publicado el 16.11.2014
Comparte:

La nueva falla del Metro registrada este viernes no sólo afectó a más de 500 mil usuarios y paralizó al medio de transporte más importante de Santiago, sino que demostró, una vez más, que no se puede depender de sólo un servicio. Por lo mismo, la empresa trabaja en la construcción de las líneas 3 y 6, de modo de ampliar la red.

Parte de los trabajos del recorrido, que atravesará desde Los Libertadores hasta Fernando Castillo Velasco y estará habilitado en 2018, se encuentran en los alrededores de la Catedral Metropolitana de Santiago. El templo actualmente está en reparación de las fisuras, grietas y desplazamientos de los muros norte y oriente, y de los principales daños estructurales del muro poniente. La obra está a cargo de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP) y ya presenta un 53% de avance.

Sin embargo, a principios de agosto de este año el sacerdote que administra la Catedral Metropolitana, Juan de la Cruz, envió una carta al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) dando a conocer su preocupación por las obras que realiza Metro, tal como lo indicó a La Tercera. Específicamente, se mencionaban daños en la estructura que da a las calles de Bandera y Catedral.

Tras la denuncia recibida por el CMN, éste último decidió evaluar la situación del edificio y elaborar un informe que aún no se difunde.

Al mismo tiempo, la Dirección de Arquitectura da cuenta a “El Líbero” que “se ha reunido en diversas ocasiones con Metro, la Municipalidad de Santiago y el CMN, solicitándose a la empresa la instalación de acelerógrafos. Estos instrumentos permitirán anticipar posibles daños y, su vez, establecer nuevas medidas de protección al monumento”.

Por su parte, la empresa de transporte, en un comunicado enviado a “El Líbero”, explica que tras el aviso del deán de la Catedral Metropolitana, el CMN evalúa la situación y que, de modo preventivo, “la institución solicitó colaboración a Metro para estudiar más fondo el efecto de las obras que actualmente se están desarrollando en el pique Plaza de Armas Norte, en el marco de la construcción de la futura Línea 3. Actualmente, la empresa aún no ha iniciado los trabajos de túneles en el pique ubicado en calle Bandera esquina Catedral”.

La polémica, respecto de la cual la Iglesia prefirió no referirse esta vez, mantiene preocupadas tanto a las autoridades como a la comunidad eclesiástica, por las consecuencias que podrían significar poner en riesgo un templo con más de 260 años de historia declarado monumento nacional en 1951.

VIDEO: EL LÍBERO

FOTO: EL LÍBERO