Libero
A menos de un año que se inaugure el polémico mall de Castro, la #LíberoCam registró cómo se emplaza la obra en medio de la comuna.
Publicado el 15.10.2014
Comparte:

Sólo metros separan la Iglesia San Francisco de Castro del denominado “Paseo Chiloé”. Este último, un proyecto que esconde seis años de polémica, desde la idea inicial hasta la recepción parcial de las obras que entregó la municipalidad de la comuna la semana pasada.

La realidad, tal como lo muestran las imágenes captadas por la #LíberoCam, es sólo una: el mall, de 29 mil metros cuadrados, ya está instalado en parte de los 9.181 kilómetros cuadrados del Archipiélago de Chiloé.

“Este proceso empezó en 2008, por lo menos desde que tiene injerencia el municipio. Nuestro rol es que se cumpla con la norma y eso ha significado que el proyecto se demore”, explica a “El Líbero” Juan Pablo Sottolichio, asesor jurídico de la Municipalidad de Castro.

El largo proceso comenzó por el llamado de atención del Colegio de Arquitectos que acusaba que se habían realizado cambios en el Plan Regulador sólo para llevar a cabo esta obra. Luego se sumaron diversas críticas del ámbito urbanístico y un gran movimiento a través de las redes sociales para detener la construcción.

Según Sottolichio, desde el municipio también existe responsabilidad en el proceso. “No se puede desconocer que hubo dificultades y algunos errores por nuestra parte, pero fueron subsanados en su oportunidad y ahora el proyecto debería obtener la recepción definitiva. Hay dictámenes de la Contraloría, los cuales se hicieron presente y los permisos que se habían entregado en el primer momento no cumplían íntegramente con la norma”, explica.

Sin embargo, al hablar sobre la impresión del “Paseo Chiloé” en la comunidad, para el asesor jurídico existe sólo un hecho objetivo: el plebiscito realizado en abril de 2012. Esta consulta consistía en preguntar a la gente si estaba a favor tanto con la ubicación, arquitectura y tamaño del centro comercial. “El 94% de las personas que participó, que fueron más de 5 mil votantes, estuvieron de acuerdo”, comenta.

La inmobiliaria Pasmar es la encargada del proyecto que contempla una inversión de US$ 70 millones y, entregada la recepción provisoria por parte del municipio, comenzará con la habilitación de los estacionamientos (niveles -2 y -3), supermercado (nivel -1) y los pisos 1 y 2 que tendrán emplazados las tiendas ancla.

Se espera que entre diciembre de 2014 y marzo de 2015 se inaugure finalmente el centro comercial. Una noticia que el Colegio de Arquitectos recibió con “frustración”, tal como lo explica Sebastián Gray, presidente de la entidad, en una carta publicada el viernes en La Tercera. Para ellos el impacto que tiene en el paisaje urbano “que incluye una vecina iglesia parte del conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad” no tiene justificación.

Incluso Gray agrega que estas advertencias fueron ratificadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en un informe dado a conocer a principios de 2014. En éste se señala que el 1 de febrero de 2015 es la fecha límite para revertir el impacto negativo que genera el “Paseo Chiloé”; en especial por la Iglesia San Francisco de Castro que fue declarada Monumento Nacional en 1979 y luego en 2000 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. De lo contrario, la institución internacional establece que el máximo templo católico de la isla podría pasar a estar en “peligro”.

Desde el municipio afirman que “mientras el proyecto cumpla con la Ley General de Urbanismo y el Plan Regulador no se tienen más elementos para promover o desincentivar una iniciativa como ésta”. Por lo que, Sottolichio explica que mientras Pasmar respete las normas no habría problema en la recepción final, “ahora depende de la constructora”.

A meses de la inauguración del polémico centro comercial, las imágenes registradas por la #LíberoCam, que forman parte de un reportaje sobre las Iglesias de Chiloé en conjunto con X-Cam, muestran los contrastes de un paisaje que se debate entre la modernidad y la tradición.

VIDEO: EL LÍBERO / X-CAM

FOTO: EL LÍBERO / X-CAM