Libero
Después de pasarse 28 años viajando por el mundo decidió dar un giro a su vida y ahora se dedica a masificar el tenis chileno. "El Líbero" lo invitó a analizar desde el aire la realidad de un deporte que, según él, en Chile ya no es popular. Durante una emocionante experiencia a bordo de un avión deportivo Pipistrel aseguró: "siento que hoy el pueblo chileno me quiere mucho".
Publicado el 17.10.2015
Comparte:

Desde hace tiempo que a Horacio de la Peña no se le ve en los grandes torneos del mundo acompañando a los jugadores profesionales, como lo hizo con Fernando González, durante siete años. “Había pasado viajando toda mi vida, primero 13 años como jugador y luego 15 como entrenador, 28 años en total. Y en un momento pensé que con ese ritmo, no iba a tener amigos, ni familia, que me aguantaran, y tomé la decisión de cambiar el rumbo”, señala a “El Líbero” el ex tenista argentino que ya lleva once años radicado en Chile.

DE LA PEÑA CON NIÑOSSi bien mantiene su academia en el Club Sirio de Vitacura, a los 49 años Horacio de la Peña ocupa gran parte del día en echar a andar su proyecto “Masificando el Tenis en Chile”, que tiene como objetivo dar a conocer este deporte en colegios municipales de todo el país (en la foto en Rancagua).  Empezó el año pasado con una clínica deportiva en una sola comuna y este año ya son 15 los municipios asociados a esta iniciativa, que consiste en realizar clases de mini tenis a los niños y capacitar a los profesores de educación física. “Es un trabajo que comencé solo pero que hoy realizo junto con  la Federación de Tenis, visitando más de 400 colegios al año, desde Arica a Los Ángeles”.

– ¿Por qué se te ocurrió este proyecto?

– Porque me fui dando cuenta que la mayoría del mercado estaba enfocado en el alto rendimiento, en tratar de buscar “el mesías del tenis”. Y se estaba dejando un espacio muy abierto, que consiste en cómo hacer que los niños conozcan este deporte. Hace diez años habían cinco mil chicos jugando en las categorías de menores, hoy con suerte son 500. Y eso se debe a que no hubo recambio, muy pocos se volvieron a meter en el tenis.

– ¿Y por qué crees que pasó eso?

– Los niños hoy no ven el tenis como una de sus primeras opciones, no forma parte de los deportes que conocen, no es un deporte popular. Son otras las disciplinas deportivas que se están llevando a los tipos talentosos, porque nadie les pone una raqueta en la mano. Entonces me puse como objetivo que muchos niños chilenos, con o sin medios económicos, conozcan el tenis.

“El equipo chileno de Copa Davis tiene chances de disputar un cupo del Grupo Mundial”

En su etapa de juvenil, Horacio de la Peña vino muchas veces a jugar a Chile, “de chiquito siempre me la pasé compitiendo contra los chilenos, había una rivalidad terrible. Y ya de grande, recuerdo un partido de Copa Davis donde ambos equipos nos jugábamos la clasificación al Grupo Mundial”.  El punto que definía la serie fue entre él y Hans Gildemeister. Aquel 5 de octubre de 1986, el Court Central del Estadio Nacional era una caldera y el “biónico” finalmente sucumbió en cuatro sets ante el argentino.”Fue un partido intenso, uno de los que más me han puteado en mi vida”, recuerda de la Peña. “Pero han pasado los años y siento que hoy el pueblo chileno me quiere mucho”.

EQUIPO COPA DAVISHoy cuando de la Peña habla del actual equipo chileno de Copa Davis, se refiere a “nuestros jugadores”. Y como ex jefe técnico y activo seguidor del torneo, tiene una mirada esperanzadora del actual nivel de nuestros profesionales: “En este momento hay cinco tenistas que están jugando muy bien. Podlipnik, Garín, Jarry, Lama y Sáez, son un equipo que puede seguir creciendo. De aquí a dos o tres años, cuando alguno de ellos se acerque al grupo de los 50 mejores del mundo, vamos a ver qué pasa. Y ahí, tendrá mucho que ver cómo manejan las presiones”.

– ¿Crees que este equipo tiene posibilidades de alcanzar el Grupo Mundial?

– Creo que vamos a tener la posibilidad de jugarnos la chance. Pienso que le vamos a ganar a República Dominicana y vamos a tener una muy buena chance con Colombia. Y después veremos con quién nos puede tocar en ese eventual repechaje al Grupo Mundial.

– Si tuvieras todo el poder del mundo, ¿qué harías para que en Chile volvieran a aparecer talentos como Ríos, Massú o González?

– Ni siendo Dios lo podría hacer. Los grandes talentos nacen, no los hace un entrenador. Lo que hace un técnico es agarrar un gran talento, pulirlo y sacarle el máximo. Si me preguntas si yo podría tomar a cualquier chileno y sacarlo campeón del mundo, te diría que no podría.