A tres semanas del Dakar, Ignacio Casale realizó su presentación para la que será su séptima participación en la carrera de Rally Raid más importante del mundo. El piloto de quads conversó con "El Líbero" sobre la que será una revancha luego de no haber podido llegar a la meta en 2015.
Publicado el 17.12.2015
Comparte:

 

“Carlos, ayúdame. Estoy en Bolivia y no sé que hacer, soy el más rápido pero voy tercero. ¿Qué hago?”.

Por teléfono, Ignacio Casale le pedía ayuda a Carlo De Gavardo en el Dakar 2014. Hace años que el “Condor de Huerquen” no participaba en esta competencia, pero seguía presente guiando a sus sucesores. Ese mismo año, Ignacio Casale fue el primer chileno en ganar el Dakar, compitiendo en la categoría de Quads. Y hoy, él mismo lo dice, el triunfo fue en gran parte gracias a De Gavardo:

CARLO-E-IGNACIO“Carlo me ayudó a ganar el Dakar 2014. Yo me sentía el piloto más rápido, pero me mandaba puras embarradas. Me fallaba la moto, la rompía, tomaba malas decisiones y me perdía. Lo llamé y él me mandó un mensaje de texto de este porte”, cuenta riéndose un poco, y separando mucho sus manos.

“Lo leí varias veces. No tenia muy buena ortografía mi compadre”, su risa ahora no es disimulada. “Y bueno, le hice caso y realmente me ayudó a ganar. A Carlo le tenía y le voy a tener por siempre mucho cariño y mucho respeto. Siempre voy a estar agradecido de él, y también de “Chaleco” (Francisco López). Puedo ganar 10 Dakar más, y le voy a seguir agradeciendo a las mismas personas”.

(Revisa la despedida en “El Líbero” de Ignacio Casale a Carlo de Gavardo tras su fallecimiento)

Ignacio Casale Con este recuerdo Ignacio Casale se prepara para el Dakar 2016. El 3 de enero comienza la carrera, que esta vez no contará con Chile en su recorrido, tras la decisión del gobierno de no participar, por los aluviones ocurrido en el norte del país. Entonces, sólo en Argentina y Bolivia Casale se enfrentará a importantes nombres como el polaco Rafal Sonik y los argentinos Alejandro y Marcos Patronelli, todos campeones en la categoría. Pero este año, el piloto nacional está más tranquilo que nunca y siente que puede volver a hacer historia, como lo hizo al ganar en 2014.

– ¿Cómo te preparaste para el Dakar 2016?

– Mi entrenamiento para este Dakar consistió en varias carreras. Corrí la fecha del Mundial Atacama Rally, que gané. Le gané a mi rival directo, Rafal Sonik, lo que me tiene muy confiado. Competí también en el Dakar Series ruta 40, en Argentina y también nos subimos al podio, quedamos en segundo lugar, lo que igual es muy bueno. Y corrí algunas fechas nacionales más chiquititas, aparte de hacer más de 13.000 km de entrenamiento por mi cuenta en el norte de Chile, y en algunas partes de Argentina también.

– ¿Cómo enfrentas esta edición del Dakar?

– Me siento más maduro, más rápido que nunca y pienso que vamos a poder hacer una muy buena carrera. Voy muy confiado, muy tranquilo y muy relajado al Dakar. Simplemente con las ganas de pasarlo bien, de ir a disfrutar por primera vez un Dakar y tratar de quedarnos con el podio en la edición 2016.

– ¿Qué será de Ignacio Casale en estas 3 semanas previas a la competencia?

– Me desconecto y me voy a Viña. Tengo un departamento allá que me sirve mucho porque es un lugar que me relaja mucho. Sin celular, sin cosas que hacerle a la moto. Por primera vez, dos semanas en las que quiero estar tranquilo. Desconectarme de todo, simplemente entrenar físico y nada más. Por lo tanto ya estoy con ansias de irme, nos marchamos para tener una concentración adecuada para llegar bien preparados sicológicamente al Dakar.

– ¿Qué implica un Dakar sin Chile?

– Un Dakar sin Chile no es lo mismo. Lo que más se echará de menos es el aliento y el cariño de la gente. Pero no sólo nos afecta a nosotros los competidores. El Dakar le hacía también un bien al país. El torneo deja dinero en los lugares donde pasa. Pero estoy seguro que el 2017 va a volver. Ya hemos hablado con la ministra Natalia Riffo, pero esperaremos a la vuelta del Dakar para juntarnos con ella y otros pilotos como Pablo Quintanilla. Queremos que la partida sea en acá en Chile, lo que significaría una gran inyección económica para el país.

– ¿Qué parte es la que más te gusta de este recorrido?

– Argentina. Me gustan mucho los caminos argentinos. La gente es muy efervescente, igual que los bolivianos, aunque no seas del lugar.

– ¿Sientes miedo corriendo?

– Obviamente uno va arriesgando la vida todo el camino, en los 10.000 km. Pero uno está acostumbrado a ese tipo de situaciones, así que pienso que no pienso en eso. Es algo que nos puede pasar, y estamos con esa idea, pero tratamos de no pensarlo. Yo cuando me pongo el casco me concentro cien por ciento en lo que tengo que hacer y trato de hacer las carreras sin desconcentrarme ni salirme en lo que es navegación, y tratar de ir lo más rapido posible.

Ignacio Casale “No quiero correr más. Quiero un trabajo normal. Me quiero retirar”

Ignacio Casale ha sabido de altos y bajos en el Dakar. El 2015, un año después de obtener el primer lugar, el “Perro” tuvo que retirarse en la décima etapa de la carrera por problemas mecánicos con su cuadriciclo. Los meses después de este hecho fueron muy difíciles para el corredor, quién incluso pensó en la idea -que él mismo califica de pésima- de retirarse por completo de las pistas.

– ¿Pensaste alguna vez en retirarte?

– Después de que me tuve que retirar del Dakar 2015 me pasaron muchas cosas negativas, dije: “¿sabes qué? me retiro”. La pasé mal, no quería correr más, quería tener un trabajo normal. Meds me metió en una terapia con un sicólogo deportivo desde marzo y las ganas de retirarme se fueron. Me subí al Quad denuevo, me re enamoré y ahí me agarró el bichito de nuevo, empecé a tirar para arriba. Pero estuve bastante bajoneado, y eso me hizo pensar en tomar esa mala decisión que no hubiese sido para nada positiva.

– ¿Qué te motivó a seguir en el Rally?

– Amigos, mi sicólogo, mucha gente me ayudó a tirar para arriba y salir de ese negativismo que tenía. Tenía una obsesión por retirarme, que por suerte me duró poquito. Ahora a tirar para arriba con más ganas que nunca. Pienso que hay que salir siempre de los problemas, ponerle el hombro a todo, y tratar de siempre ser el mejor. Es así como siempre he vivido, esa es mi filosofía de vida y voy a seguir manteniéndola.