Dos ex arqueros que conocen de cerca al capitán de la Roja, Julio Rodríguez y Adolfo Nef, analizan las virtudes del campeón con el Barcelona, que hoy culmina su etapa más exitosa en la liga española.
Publicado el 23.05.2015
Comparte:

Cuando Claudio Bravo salga a la cancha del Camp Nou y enfrente esta tarde al Deportivo La Coruña para celebrar el título de liga obtenido por el Barcelona el domingo pasado, en las tribunas estará sentado su padre que viajó especialmente para compartir junto a su hijo el cierre de la exitosa campaña del arquero chileno en el fútbol español. Y junto a Claudio Bravo padre estará Julio Rodríguez, que fue especialmente invitado por el portero para vivir juntos este histórico momento de su carrera.

Julio Rodríguez fue uno de los formadores de Bravo, cuando el arquero record del  fútbol español daba sus primeros pasos en las divisiones inferiores de Colo Colo. Incluso lo defendió y se jugó su trabajo un par de veces, cuando algunos dirigentes pretendieron echar al joven portero, luego de dos malos partidos frente a Universidad de Chile y Universidad Católica.

Desde esos años, mediados de los 90′, Rodríguez mantiene contacto con Bravo y ha seguido de cerca su evolución como futbolista. Es categórico en señalar que “no tiene falencias, intercepta balones profundos, tiene buenos achiques, tiene buen juego aéreo, sale de su arco, es súper ágil y está físicamente muy bien. Se adaptó rápidamente al Barcelona y su estado es óptimo”.

La misma percepción tiene Adolfo Nef, mítico ex arquero del Colo Colo 73′ y que hoy forma parte del cuerpo técnico de las divisiones inferiores en el Estadio Monumental. Cuando Bravo pasó al primer equipo, Nef aún no trabajaba con los jóvenes en Macul. Sin embargo, cuando el actual portero del Barcelona se despidió de Chile para jugar en la Real Sociedad, se acercó a Nef y le regaló un par de guantes. “Siempre me acuerdo de eso, lo que habla de la calidad de Bravo como persona”.

Si bien Nef cree que Bravo está en la plenitud de su carrera, considera que el buen nivel que le hemos visto en los últimos meses viene desde hace mucho tiempo. “Lo que pasa es ahora en el Barcelona es más vistoso, hay más prensa detrás de él, cosa que no sucedía cuando jugaba en la Real Sociedad. Pero Bravo viene jugando extraordinario desde hace años”, sostiene el vice campeón con Colo Colo de la Copa Libertadores de 1973.

El jugador “extra”

Julio Rodríguez sostiene que el juego del Barcelona a Bravo le viene muy bien. “Cuando ellos tienen el balón siempre quieren salir jugando, construir desde el fondo. Y para eso, el arquero tiene que jugar muy bien con su equipo, sobre todo con los pies, tiene que tener buena posición y mucha visión del juego”. Rodríguez agrega que en el equipo que hoy dirige Luis Enrique es obligación salir jugando. “El arquero del Barcelona sabe que tiene que jugar muy adelantado, tiene que ser un jugador más, un jugador extra, un líbero. Si no tuviera esa cualidad, Claudio no podría jugar en el Barcelona. Es así de simple”.

Extrema concentración

Generalmente cuando se revisan los compactos de los partidos del fútbol europeo, en el caso de los arqueros, las jugadas se captan desde el momento en que el rival remata y concluyen con una atajada o un gol en contra. “La gente ve sólo cuando el portero interviene, pero no ve su disposición previa, lo que es tan importante como la intercepción de la jugada”, sostiene Julio Rodríguez. En esto, Claudio Bravo ha mejorado mucho, según su mentor: “está muy alerta a la situación, saltando con puntitas de pie. Eso lo pone dentro de la jugada. Tiene una muy buena posición de partida”.

Según Adolfo Nef, Bravo es un arquero ideal, que tiene capacidades parejas en todos sus aspectos. “Técnicamente es muy bueno, rara vez rebota pelotas y las hace aparecer como más fácil de lo que realmente son. A todo el mundo le llama la atención el vuelo, la estirada de los porteros. Pero muchas veces son el reflejo de una falta de dominio, una falta de posición adecuada, cosa que no sucede con Bravo, de quien nunca vas a ver grandes voladas. Además es capaz de cortar una pelota y meter un sobre pique y dejar a un puntero solo frente al arquero”, sostiene el ex arquero de Colo Colo.

Finalmente, Julio Rodríguez cree que su ex pupilo está en el mejor momento de su carrera: ”Se adaptó rápidamente al Barcelona y su estado es óptimo. Está jugando en el mejor equipo del mundo”.

FOTO: AGENCIA UNO