El abanderado de la delegación nacional comienza este lunes su participación en Toronto 2015, con el objetivo de clasificar directamente a los Juegos de Río del próximo año. Es favorito en los 1.500 y cinco mil metros planos.
Publicado el 08.08.2015
Comparte:

Es difícil desprenderse de la imagen del atleta no vidente Cristián Valenzuela cruzando la meta de los cinco mil metros planos en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, donde obtuvo la primera medalla de oro para Chile en este tipo de competencias.

Han pasado cinco años de aquel logro, período en que el deportista de 32 años siguió cosechando triunfos a nivel internacional: un año más tarde ganó la maratón del campeonato mundial de Francia y en los Juegos Para Suramericanos de 2014, ganó la competencia de los mil 500 y cinco mil metros planos.

En los Juegos Para Panamericanos de Toronto el mejor deportista del año 2012 comienza un nuevo reto en su carrera. Luego de que este viernes encabezara como abanderado la delegación chilena, el lunes participará en la prueba de los cinco mil, donde él cree que tiene más posibilidades de obtener una medalla. Y luego, el jueves 13, lo hará en los mil quinientos metros.

“Estuve en Cuba durante dos semanas entrenando junto a mi equipo. Decidimos hacerlo allá, lejos de Chile, porque queríamos estar tranquilos”, señaló a La Tercera en su última entrevista previa a los Juegos. “Un podio sería muy bueno. Ahora, mientras más claro sea el color de la medalla, mejor”, agrega.

En noviembre de 2014, Cristián Valenzuela conversó con “El Líbero” sobre su carrera y lo difícil que es ser un deportista no vidente en nuestro país. Desde que perdió la vista por un glaucoma severo, a la edad de 12 años, ha vivido distintos procesos. “Fui un poco mal criado, me dejé regalonear, y mi mamá todavía me regalonea, pero eso también es culpa mía. Pero ser discapacitado es un poco más complicado para vivir, pero no es más que eso”.

 

FOTO:IND/AGENCIAUNO/MARIO DAVILA