Con un 34-17 frente a Australia, los All Blacks se coronaron campeones del Mundial de Rugby. "El Líbero" seleccionó los mejores instantes de los neozelandese en su camino para obtener la tercera Copa William Webb Ellis.
Publicado el 02.11.2015
Comparte:

La final de Nueva Zelanda frente a Australia fue sin duda el evento deportivo más importante del fin de semana. Por eso “El Líbero” destaca los cinco mejores momentos de los All Blacks en la Copa Mundial de Rugby 2015. Un Haka distinto, realizado frente a la copa para celebrar el título, además de jugadas con las que demostraron ser los mejores del mundo: un try de Julian Savea que fue premiado como el mejor del año, y otro de Beaudem Barret con el que sellaron su triunfo en la final. También, el complicado partido ante los Springboks de Sudáfrica en el que remontaron un desfavorable marcador. Finalmente, el generoso acto de Sonny Bill Williams, quien regaló su medalla a un fanático tras la celebración del primer lugar.

El try de Savea ante Francia

En los cuartos de final ante Francia, los All Blacks demostraron su superioridad con un avasallador 62-13. El partido trajo consigo también triunfos individuales: el segundo de los tres tries de Julian Savea fue premiado como el Try del Año.

La Semifinal con Sudáfrica

Fue un intenso partido que los Springboks de Sudáfrica dominaron hasta el descanso con una cuenta de 12-7. Pero los campeones mundiales lo dieron vuelta. En el momento clave las figuras fueron Daniel Carter y Beaudem Barret, que lograron poner arriba a los neozelandeses 17-12. El encuentro terminó con un 20-18 que llevó a los All Blacks a la final.

El try ganador de Barret

Beaudem Barret fue el protagonista de la espectacular jugada que terminó en el festejo final de Nueva Zelanda. Este fue el último Try ante los Wallabies que consagró a los All Blacks como los mejores del mundo.

El Haka de los campeones

Es tradición que los All Blacks realicen este ritual antes de sus partidos internacionales. Pero el último “Haka” de este mundial fue especial: esta vez no fue para intimidar al rival, si no que para celebrar el campeonato, con sus medallas puestas y frente a la copa.

Sonny Bill Williams regala su medalla

Cuando los All Blacks daban la vuelta de honor al estadio, un niño de 14 años saltó a la cancha para abrazar a su ídolo, Bill Williams. Un guardia de seguridad lo derribó, lo que alertó al rugbista, quién fue a su “rescate” para luego llevarlo de vuelta a las gradas. Para sellar este acto, Bill Williams le regaló su medalla de oro de campeón del mundo.