En el carril seis, pidió silencio antes de persignarse, apuntar su índice al cielo y partir como una flecha para clavar un tiempo de 9,81 segundos. El estadounidense Justin Gatlin se quedó con la plata, mientras que el canadiense Andre De Grasse con el bronce.
Publicado el 15.08.2016
Comparte:

El velocisita jamaiquino Usain Bolt, que a base de simpatía y paciencia se ganó la admiración en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, hizo delirar a los espectadores cuando ganó cómodamente, como es su costumbre, la prueba de  los 100 metros con un registro de 9.81 segundos. “El Rayo”, que participará por última vez en los Juegos Olímpicos, ganó por tercera vez consecutiva el oro en los 100 metros.

BOLT GANA 2El jamaiquino lleva ganados once títulos mundiales y también alcanzó en Río de Janeiro el primero de los objetivos que se había propuesto.

Con el oro en 100, Bolt inicia su participación en los Juegos de Río de la mejor manera posible, y volverá a buscar un triplete con el 200 y 4×100 metros, que ya consiguiera en Beijing 2008 y Londres 2012, con el objetivo de igualar la marca de nueve oros de Carl Lewis, conseguidos entre las ediciones de Los Ángeles 1984 y Atlanta 1996.

El fenómeno jamaicano no pierde una final de un gran campeonato desde que, en los Mundiales de Daegu 2011, una salida nula le privara de consolidar un dominio que se extiende desde el año 2008. Un deportista de otra galaxia que siempre cumple en las grandes citas.

EL TAnoche en el estadio Olímpico de Río, en el segundo lugar llegó para la medalla de plata el estadounidense Justin Gatlin en 9.89 mientras que el canadiense Andre De Grasse fue tercero y bronce en 9.91. En la mitad de la carrera Bolt era superado por un cuerpo por Gatlin pero con su gran control del tiempo y distancia comenzó a superar al estadounidense a la altura de los 50 metros y terminó superándolo y golpeándose el pecho cuando cruzaba la meta y el  público estallaba de admiración.

Por eso Bolt se dirigió a la gente, saludó cuanta mano extendida encontró y posó para los fotógrafos con la mascota de los Juegos y para cerrar su exposición extendió su brazo izquierdo e hizo la mediática pose del “Rayo” que tan bien identificado lo tiene.