La pionera de tiro skeet en Chile tiene los ojos y el corazón puestos en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Pero en un deporte mayoritariamente masculino, a veces es necesario una pausa. Con "El Líbero" rompió su rutina.
Publicado el 14.02.2016
Comparte:

 

 

 

Santiago 2014“A los diez años disparé por primera vez. Me dolió mucho y no quise seguir haciéndolo”. Así recuerda Francisca Crovetto su primera experiencia con el tiro al vuelo. Y hoy, a los 25 años, está clasificada a Río 2016 en esta disciplina, los segundos Juegos Olímpicos de su vida.

Desde los cinco años acompañaba a su papá, aficionado al tiro y a la caza deportiva. Luego de su primera mala experiencia con una escopeta, volvió a intentarlo a los 13. Y desde ahí, no ha parado.

Es pionera en el tiro skeet, una de las tres modalidades del tiro al vuelo -fosa, doble fosa, skeet-. Lo que tiene que hacer Francisca es básicamente dispararle a un plato que vuela y romperlo. La cancha es un semicírculo, con dos máquinas que lanzan platos -uno a la vez, o dos simultáneos que se juntan al medio-. Siempre vuelan donde mismo y ella es la que cambia de angulación desde las ocho estaciones de tiro.

Se dispara 25 veces: es un deporte de repetición. Francisca sabe esto muy bien, y no le molesta lo rutinario de la práctica. Todo lo contrario: “A mi me gusta la rutina. Yo creo que esa es una de las claves de practicar el tiro al vuelo. No es un deporte muy dinámico, es un deporte de repetición. Eso no me disturba ni me molesta, yo lo disfruto. Me siento cómoda”, cuenta.

Si bien Francisca no escapa de la rutina, sí lo hace de su ambiente deportivo. Ella misma confiesa que “en Chile sobre todo, el mundo del tiro al vuelo es un mundo de hombres”. “Pero a nivel internacional no es tan así, es un deporte olímpico donde las mujeres participan a la par de los hombres. Pero en Chile sí. Los mismos recintos deportivos no son muy amigables con el mundo femenino. Yo hasta hace dos años no tenía baño de mujeres en el Club de Tiro de la Fuerza Aérea, que es prácticamente mi casa. Tenía que ocupar el de los hombres, poner pestillo y pedir y repetir que por favor no entraran” – agrega riéndose.

Segunda Gala Olímpica del Comité Olímpico de Chile– ¿Cómo te separas un poco del mundo de hombres y mantienes vivo tu lado femenino?

– Mi placer culpable son los zapatos y la ropa, me encantan. Siempre trato de estar presentable, por ejemplo en las premiaciones siempre pregunto el “dress code”. Siento que uno tiene que estar al nivel si te están premiando. A veces me hago las uñas también, siempre trato por lo menos antes de viajar de hacerme las manos, aunque no me duran mucho. A todas las mujeres nos gusta tener las manos lindas y las uñas pintadas.

– ¿Qué otras cosas te apasionan?

– Me encanta leer. Desde chica mi mamá nos inculcó a mí y a mis hermanas la pasión por la lectura. Un libro siempre es mi fiel compañero en un viaje. Además me gusta ir al cine, estar con mis amigos, y con mi pololo. Otra cosa que me apasiona es trabajar en la Agrupacion de Deportistas, cuando tengo un tiempo, me gusta dedicárselo a eso.

– ¿Estudias?

– Entré a la Universidad de Chile el 2010 a estudiar Ingeniería en Biotecnología, pero justo fue un año bien movido para mí deportivamente: gané medalla de oro en los Suramericanos en marzo, en noviembre clasifiqué a mis primeros Juegos Olímpicos, de Londres 2012. Ahí me vino toda la crisis vocacional de si realmente quería estar en una institución educacional o si quería dedicarme al alto rendimiento. A fines del 2011, después de los Panamericanos de Guadalajara, y con unos Juegos Olímpicos ad portas, tuve que tomar la decisión de congelar la carrera. Y esa es mi situación académica desde esa fecha.

– ¿Quieres retomar tus estudios en algún momento?

– Quiero retomar algún estudio universitario, pero no creo que sea biotecnología. Es una carrera preciosa, pero que demanda mucho tiempo. A mí lo que me gusta es el deporte de alto rendimiento y creo que hay muchas cosas por hacer ahí. Quiero dedicar el resto de mis días después de jubilarme, a hacer algo para que las condiciones de las futuras generaciones de deportistas sean mucho mejores que las que tenemos ahora.

– ¿Cómo te ves en cinco años más? ¿A tus 30?

– Me veo preparando los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020. Obviamente quiero tener mi familia, pero practico un deporte muy longevo, entonces ahí voy a tener que planear entre cada ciclo olímpico lo de ser mamá, tener familia y casarme. Obviamente todo eso está dentro de mis planes, pero como puedo dedicarme al deporte hasta los 45 años, no puedo pensar ahora en qué en hacer toda mi vida después de mi vida deportiva.

Santiago 2014“Obtener una medalla en unos Juegos Olímpicos es mi sueño. Por eso me levanto todos los días”

– ¿Cuáles son tus objetivos deportivos?

– Ojalá estar en dos ciclos olímpicos más. Ser campeona panamericana y ojalá ser medallista de oro mundial. Para Río 2016 puntualmente, quiero mejorar mi participación de Londres 2012 (octavo lugar). Pero sobre todo, lo que buscamos los deportistas de alto rendimiento es emular lo que hacemos en entrenamiento: llevarlo a la competencia, con la presión y con todo lo que significa. Quiero poder lograr los mismos puntajes que estoy haciendo en entrenamientos. Yo divido los Juegos en dos competencias: primero, estar entre las seis primeras. Luego, la final: con mi entrenador estamos buscando llegar a la final olímpica.

– ¿Aspiras a una medalla en los Juegos Olímpicos?

– Es mi sueño. Por eso me levanto todos los días y por eso decidí dejar de llevar una vida normal. Por eso me dedico al alto rendimiento. Desde que vi la inauguración de los Juegos de Atenas 2004 y las medallas de Fernando González y de Nicolás Massú, se sembró en mí el sueño olímpico.

– ¿Y cómo te preparas para eso?

– Entreno tiro de martes a sábado o de martes a domingo, de nueve de la mañana al mediodía. Hago 200 o 250 tiros diarios, lo cuál es mucho porque un golpe de la escopeta son 1,2 toneladas de fuerza en mi hombro. En las tardes hago preparación física. También hago mucha kinesiología. El kinesiólogo se vuelve tu mejor amigo, porque como digo, el deporte de alto rendimiento no es sinónimo de salud, y él me ayuda a que no me duela tanto el cuerpo. Por último, voy al psicólogo deportivo una vez a la semana.

Embajada de Canada despide a Team Chile de Viaja a JJ.PP en TorontoLiderando al Team Chile

El Team Chile nació con la idea de que los deportistas tuvieran un sentido de pertenencia. Más allá de ser selecciones de distintas disciplinas, ellos se hacen llamar la selección chilena de todos los deportes. Francisca Crovetto es la capitana del equipo, y además parte de la Agrupación de Deportistas de Alto Rendimiento (DAR Chile). Con estos trabajos, busca hacer que el deporte olímpico chileno crezca.

– ¿Qué hace el Team Chile?

– El Team Chile quiere abarcar tres aristas. Primero, ser sólo un equipo, las distintas disciplinas y deportistas podemos apoyarnos los uno a los otros. Esto lo instauramos para los Suramericanos de Santiago 2014 y como capitana quedé impactada de lo rápido que prendió. Por otra parte buscamos que la ciudadanía se involucre y para eso se hizo la co-fundación. La gente puede hacerse socia del team, no como una caridad, sino que siendo parte. Los socios aportan mensualmente, y tienen distintos beneficios: entradas a eventos, clínicas deportivas, descuentos, entre otros. La tercera y última parte es involucrar a la empresa privada. Si bien el Estado trata de poner la inyección económica que requerimos, sabemos que en la empresa están los recursos. Team Chile es una marca: le vendemos a la empresa el deporte chileno y ellas ponen su aporte.

-El mismo 2014, para el Mundial de Fútbol de Brasil, hiciste el llamado para que el público se pusiera en “Modo Team Chile”. ¿Ha tenido resultado?

-Sí, desde los Juegos Suramericanos Santiago 2014 la gente se prendió con el deporte. Adquirió el gustito de saber qué pasaba con nosotros y conocernos. Se rompió el mito de los medios de comunicación, sobre todo de la tele, de que a los chilenos no les interesan los otros deportes, y que sólo se preocupaban del fútbol. La gente se indignó con el canal que compró los derechos y no transmitió el torneo y agradeció al CDO por emitirlos casi 24/7. Además, en redes sociales, la gente estaba ansiosa por compartir nuestras fotos y nuestros resultados. Ahí estuvo el punto de inflexión.