En esa oportunidad los altiplánicos jugaron con cinco defensas, cuatro volantes y un solo delantero, estrategia que casi les dio resultado, si no fuera por un polémico penal en el último suspiro. Hoy, Bolivia llega al Monumental con técnico nuevo, un equipo más experimentado y con el espíritu renovado tras la victoria frente a Perú en La Paz.
Publicado el 06.09.2016
Comparte:

¿Cambió Bolivia en tres meses? Esa es la gran interrogante que se debe estar haciendo el técnico de la selección chilena, Juan Antonio Pizzi, de cara al duelo de esta noche por la octava fecha de las clasificatorias mundialistas.

Por lo menos en la nómina de jugadores se aprecia que el equipo que va a enfrentar la “Roja”, esta noche en el Estadio Monumental (20:30 horas), será muy distinto al que jugó el 10 de junio pasado en Boston, en el marco de la primera ronda de la Copa América Centenario. El antiguo técnico, Julio César Baldivieso, convocó para el torneo continental un equipo de proyección, pensando en unas lejanas clasificatorias para el siguiente Mundial, el de Qatar 2022. Así dejó fuera en esa oportunidad a jugadores emblemáticos, como el capitán Ronald Raldes, el volante Pablo Escobar y el delantero Marcelo Moreno Martins, entre otros.

CHILE BOLIVIA COPA CENTENARIOCon un plantel muy joven, en su mayoría de la liga local, Bolivia planteó frente a Chile en esa oportunidad un esquema ultra defensivo, que en la jerga futbolística se denomina “la técnica del murciélago”, con prácticamente todos los jugadores “colgados” a su arco, defendiendo el empate: Saavedra, Equino, Gutiérrez, Cabrera y Bejarano eran los defensas; Arce, Melean, Castro, Smedberg-Dalence los volantes, mientras que sólo Duk cumplía funciones de ataque.

Era el segundo partido de Chile en la Copa América, y luego de la derrota frente a Argentina, necesitaba imperiosamente sumar sus primeros tres puntos para seguir soñando con la clasificación. Sin embargo, la “técnica del murciélago” le resultó a Julio César Baldivieso, hasta que el árbitro norteamericano Marrufo cobró ese polémico penal que luego Arturo Vidal transformó en el gol (2-1) de la victoria.

Juan Antonio Pizzi, con tres delanteros en cancha desde el primer minuto de juego (Orellana, Pinilla y Sánchez), no encontró la fórmula para traspasar ese muro que construyó el técnico boliviano. Además Bolivia hizo ver al peor Chile de esa Copa América. La “Roja” tuvo 12 ocasiones de convertir, pero sólo encajó dos veces, un 16% de productividad en el arco contrario.

¿Sucederá lo mismo esta noche? Lo ciento es que tras la salida de Baldivieso, el argentino Ángel Guillermo Hoyos le ha dado otra dinámica de juego al equipo. Por lo pronto, regresaron los jugadores emblemáticos y frente a Perú en La Paz (triunfo por 2-0), Pablo Escobar convirtió el primer gol de tiro libre y luego Raldes marcó el segundo, mientras que Moreno Martins fue una de las figuras del partido.

“Hay muchas diferencias entre ambos equipos, no tenemos futbolistas en Italia o España, como sí los tiene Chile”, dice desde Cochabamba Julio César Baldivieso, “no hay que vender humo, Chile es el gran favorito para mañana (hoy)”, remarca el ex delantero de Cobreloa.

Sin  embargo, el nuevo entrenador tiene un discurso diferente: “Desde el primer día que nos juntamos se ha dicho que realmente tenemos la ilusión de mejorar los caminos. Tenemos que aumentar nuestras capacidades, creo que podemos ser un duro equipo para cualquiera, lo demostrado en La Paz nos entusiasma a todos”, dijo el argentino este domingo en conferencia de prensa antes de viajar a Santiago.

Finalmente, el propio Pizzi cree que el “equipo murciélago” que se colgó a su arco en EEUU, ya es parte del pasado: “Nos encontraremos con una Bolivia más agresiva y atractiva, el cambio de entrenador coincidió con un cambio de sistema. No veo similitud a lo que hizo en la Copa América Centenario, ahora hay otra propuesta, se integraron otros jugadores”, declaró el técnico nacional en la conferencia de prensa de ayer.