Pese a que nuestra selección no estará en la próxima Copa del Mundo, si la ANFP finalmente logra fichar al colombiano, tendrá al técnico mejor pagado del subcontinente. Los US$3,2 millones anuales que recibirá el caleño superan los salarios de Jorge Sampaoli, Tite, Pékerman, Tavarez y Gareca.
Publicado el 04.01.2018
Comparte:

En marzo de 2016, cuando la dirigencia del fútbol chileno necesitaba con urgencia contratar al reemplazante de Jorge Sampaoli, en la ANFP decían que los recursos eran muy limitados. Por lo mismo, se buscó un técnico que estuviera dispuesto a cobrar bastante menos que lo que terminó ganando el casildense. Juan Antonio Pizzi arregló un sueldo de un millón de dólares, casi la mitad de los 1,8 millones que recibía cada 12 meses su compatriota.

En poco menos de dos años, la realidad es completamente distinta. Pese a que Chile no irá al Mundial de Rusia y no recibirá los millonarios ingresos que obtienen las selecciones por sólo participar en la Copa del Mundo (1,5 millones de dólares), en la ANFP están dispuestos a desembolsar la cantidad suficiente de dinero para contratar al técnico que liderará el largo proceso al Mundial de Qatar 2022.

Arturo Salah viajó a fin de año a Cali para reunirse personalmente con el colombiano Reinaldo Rueda, quien por su experiencia de dos mundiales adultos en el cuerpo y un tercer lugar en un mundial juvenil (ver nota de El Líbero), reúne el perfil requerido por la ANFP. Sin embargo, había que ofrecerle más dinero que lo que gana actualmente en el Flamengo de Brasil, 3 millones de dólares al año. La propuesta final fue de 3,2 millones de dólares cada doce meses (3,5 para todo el cuerpo técnico) y el pago por parte de la ANFP de la cláusula de salida que deberá pagarle al equipo brasileño, que asciende a 352 mil dólares.

Con este acuerdo por cuatro años, que debería ser formalizado en las próximas horas, el colombiano se convertirá en el técnico mejor pagado de las selecciones de Sudamérica.  Hasta ahora el primer lugar lo ocupa el entrenador de la selección colombiana, el argentino Néstor Pékerman, que gana tres millones de dólares al año. Después del mundialista en Brasil 2014, se ubica Jorge Sampaoli, que recibirá hasta el año 2022 en la selección argentina un sueldo anual de 2,5 millones de la moneda norteamericana.

El brasileño Tite, el técnico más exitoso del “Scratch” de los últimos años, sólo ocupa el cuarto lugar de los entrenadores mejor pagados de la selecciones sudamericanas. El ex DT del Corintians, tomó el mando de la selección brasileña por un contrato por 2,3 millones de dólares anuales hasta julio de 2018, una vez finalizado el Mundial de Rusia.

El argentino Ricardo Gareca, que clasificó a Perú por primera vez a un Mundial luego de 36 años,  gana 1,25 millones de dólares al año, mientras que el uruguayo Óscar Tabárez, también clasificado al Mundial de Rusia, recibe 1,22 millones en la selección charrúa cada doce meses.

En el mercado internacional, el sueldo que ganará el colombiano en Chile es elevado. Sólo un dato, su salario en la Roja será poco menor a lo que percibe Aaron Boone, el nuevo y flamante técnico de los Yankees de Nueva York de la MLB (el equipo más importante del mundo del béisbol), que está valorizado en 3,7 millones dólares anuales, según la revista Forbes.

Si la llegada de Reinaldo Rueda a la Roja finalmente se materializa, no sólo deberá hacerse cargo de la selección mayor, sino que también de idear un plan de trabajo para todas las selecciones menores, en un proceso a cuatro años. Chile necesita recuperar el rumbo no sólo en la selección adulta, sino que también a nivel juvenil. Si Rueda logra tener éxito en esta empresa, que además conlleva implementar un necesario recambio en la Roja adulta, tendrá bien ganados los 3,2 millones de dólares que le pagará anualmente la ANFP.