El ex presidente de la ANFP recuerda que el uruguayo nacionalizado chileno fue el único entrenador que en 1996 le aseguró que la selección chilena podía clasificar al Mundial de Francia. El eterno dirigente revive esa parte de la historia del técnico que debió dejar el fútbol hace algunos días, luego de ser diagnosticado con Alzheimer.
Publicado el 09.09.2017
Comparte:

Ricardo Abumohor no se ha visto con Nelson Acosta desde hace un tiempo. El ex dirigente de la ANFP viene saliendo de una parálisis facial que lo mantuvo alejado del fútbol por varios meses. Hoy, ya recuperado, espera visitar en los próximos días al ex DT de la selección chilena, que fue diagnosticado hace unos meses con Alzheimer. “Es una enfermedad bien jodida, por eso espero verlo la próxima semana”, señala el actual presidente de O’Higgins de Rancagua.

Abumohor repasa con “El Líbero” el período más exitoso de Nelson Acosta al mando de la Roja, cuando tomó un equipo que estaba muy golpeado luego de la renuncia del vasco Xavier Azkargorta, recién iniciadas las clasificatorias para el Mundial de Francia. Un proceso que terminó con Chile de vuelta en una Copa del Mundo, después de 16 años.

– ¿Por qué eligieron a Nelson Acosta como reemplazante de Xavier Azkargorta?

– Era la persona más adecuada para el momento que estábamos viviendo. En esa época era una persona muy emotiva, pero a la vez, muy sincera y muy frontal. Estábamos viviendo un momento especial, y pensábamos que Nelson tenía todas las características dentro de su forma de ser, de su aprendizaje, para poder corregir el rumbo que teníamos.

– En 1996 el presente de Acosta en Unión Española no era bueno ya que iban últimos en el campeonato. Entonces, ¿por qué consideraban que era el más entrenador más idóneo para dirigir a la Selección?

-Porque uno conoce a las personas, que pueden tener altos y bajos. Todo el mundo en la vida se puede caer, pero lo importante es saber cuáles son los valores que tiene, al margen de lo que pueda estar viviendo en un momento determinado. Ahora te digo, cuando hablamos con Acosta él tuvo la convicción de asumir el desafío y sacar adelante a la selección. Fue el único que se mostró en esa posición. Y la verdad es que nos convencimos como dirigentes en que él era el técnico adecuado para el momento que estábamos viviendo.

– Acosta ¿era la única opción que tenían?

– Me acuerdo que habían otras dos alternativas: Manuel Pellegrini y Jorge Socías, pero ellos querían iniciar un proceso nuevo, un proyecto más a largo plazo. En cambio nuestro propósito era clasificar al Mundial de Francia y Nelson Acosta con mucha convicción fue el único que nos dijo que se podía lograr ese objetivo. Acosta es de esas personas que toma las riendas muy rápidamente.

– ¿Qué fue lo que marcó Nelson Acosta a ese grupo de jugadores que finalmente clasificó al Mundial de Francia?

– Era muy cercano a los jugadores, muy auténtico, pero también muy frontal y muy exigente. Él no tenía ningún tapujo en dejar fuera del equipo a algún jugador importante. Si tenía que sacar a Zamorano del equipo, lo hacía. Y eso los jugadores lo sabían.

– ¿Usted cree que no se ha valorado lo suficiente el trabajo que realizó Nelson Acosta en la selección chilena?

– Acosta le ha dado a Chile mucho más de lo que el país le ha reconocido. Él tuvo logros muy importantes en momentos muy distintos a los actuales y con muchos menos recursos que los que existen hoy en día. Yo creo que el coraje de Nelson Acosta de asumir a la selección, con las ganas que lo hizo, es absolutamente destacable. Acuérdate que llevábamos 16 años ausentes de competencias internacionales, después del maracanazo de 1989.

– ¿Recuerda algún momento difícil de ese proceso?

– Me acuerdo el debut de Acosta en la selección, frente a Ecuador en Santiago. Bajo una llovía torrencial llegaron 80 mil personas en el estadio. Ganábamos 1-0 y faltando 15 minutos para el final del partido empata Alex Aguinaga con una tijera espectacular. Cuando suceden esas calamidades normalmente la gente se pone a pifiar, pero esa tarde sucedió todo lo contrario. Las 80 mil personas se levantaron de su asiento y se pusieron a cantar el himno nacional, como diciéndole a los jugadores que ese partido lo teníamos que ganar. Y en 10 minutos, la selección chilena hizo tres goles y fue la gente la que levantó a los jugadores. Eso no se ve hoy en día.

– ¿En qué lugar de la historia del fútbol chileno pone a Nelson Acosta?

– Es uno de los técnicos más importantes que ha tenido el fútbol chileno. Sin lugar a dudas lo pongo en el grupo de los mejores cinco entrenadores de nuestra historia.

– A 20 años de la clasificación a Francia 98, ¿usted cree que Acosta debió haber cerrado su capítulo en la selección chilena luego del Mundial?

Si bien ese período fue muy mágico, todos los procesos son desgastadores porque reinventarse en el éxito es complicado. Hay que saber darse una pausa y él no se la dio. Yo me fui y él se quedó.