Según Denisse Van Lamoen, el joven especialista en tiro con arco tiene un talento único, pocas veces visto en el circuito mundial, y una especial capacidad para comprender y aplicar con rapidez las técnicas de este deporte. El viernes, buscará avanzar a la ronda de los ocho mejores, para seguir haciendo historia a sus cortos 16 años.
Publicado el 10.08.2016
Comparte:

 

 

En los Juegos Olímpicos siempre ocurren gratas sorpresas, aparecen deportistas desconocidos, la mayoría jóvenes, que comienzan a avanzar en la competencia hasta lograr el premio mayor: una medalla. Para los chilenos, en Río 2016 hasta el momento la grata sorpresa es Ricardo Soto, un joven especialista en tiro con arco, de tan sólo 16 años,  113 en el mundo y que ya se ubica entre los mejores 16 del certamen.

Si bien el arquero nacional aún está a tres etapas de pelear una medalla, para las estadísticas de nuestro país su actuación en Río de Janeiro ya es la mejor de toda la historia: fue el primer exponente masculino en clasificar a unos juegos olímpicos, batió su propio récord nacional, fue el mejor latinoamericano de la primera etapa y ya se encuentra en octavos de final, donde la gran mayoría de los competidores supera los 25 años.

En el Sambódromo carioca el chileno Ricardo Soto del Tiro con Arco enfrentó en duelo de 32avos de final al Bielorruso Anton Prilepov y lo derrotó por 6-5 con flecha de desempate. 09/08/2016 Río de Janeiro, Brasil Foto: Max Montecinos/Mindep

Nació en Concepción pero vive hace seis años en Arica, donde su papá trabaja como juez de los Tribunales de Familia. No va a un colegio especial para deportistas, sino que cursa tercero medio en un establecimiento tradicional, el Adolfo Beyzaga Ovando. Y antes de practicar el tiro con arco, integró la orquesta infantil de San Pedro de la Paz, como segundo violinista. Ricardo Soto Pedraza es tan sólo niño, o si quiere, un adolescente de 16 años que este martes a primera hora se enfrentó en un mano al bieloruso Anton Prylepau que lo doblegaba en edad, y que luego apabulló al brasileño y crédito local de 23 años, Bernardo Oliveira.

“Entiendo que la gente pueda calificar el logro de Ricardo como un milagro, porque este no es un deporte conocido, pero a mí no me sorprendió porque él es un monstruo del tiro con arco, tiene un talento excepcional que además no es habitual. Verlo disparar es un lujo”. Así define Denisse Van Lamoen la gran actuación que está teniendo Ricardo Soto en los Juegos Olímpicos de Río. “Lo increíble es que es muy difícil que a su tan corta edad, tenga la estabilidad técnica para pararse en cualquier cancha del mundo, es como ir caminando y tropezarse con un diamante”, agrega la ex campeona mundial de este deporte y que representó dos veces a Chile en una competencia olímpica.

denisseDenisse Van Lamoen se retiró hace dos años de la competencia, está a punto de titularse como abogado y hoy es la encargada de realizar los comentarios especializados para TVN, de la competencia de tiro con arco. Desde su experiencia y conocimiento de este deporte, describe las cualidades técnicas y sicológicas que ha podido identificar en Ricardo Soto:

“Tiene una capacidad de aprender en muy poco tiempo los gestos técnicos propios del tiro con arco. Lo que es habitual que se aprenda en meses, él lo logra en una semana”.

 “Luego de tener la estabilidad técnica, las correcciones habitualmente se demoran unas semanas o un mes. Él consigue corregir los errores, en sólo unas horas. Es muy rápido en el manejo del control de su cuerpo. Y eso es puro talento”.

“La otra arista que puedo identificar en Ricardo, es su templanza. Para él es súper natural comprender lo que significa ser deportista de alto rendimiento. Se ve de igual a igual con el resto de los competidores, le da lo mismo la nacionalidad y la edad de sus rivales. Además, sabe que si se marea con pensar en obtener una medalla olímpica, no podría haber conseguido avanzar a los octavos de final. Él piensa flecha a flecha, paso a paso”.

“Sé que él no se marea con la fama. Además, no es muy tecnológico, así es que creo que no va a estar pegado al teléfono viendo lo que opinan de él, o mirando las redes sociales. Más allá que sabe que hizo historia”.

Las opciones del chileno frente al holandés Sjef van den Berg

El próximo viernes 12 de agosto, a las 8 de la mañana, el ariqueño buscará seguir avanzando en Río 2016, donde además ostenta el récord de ser el deportista chileno más joven de la historia de los Juegos Olímpicos. Por octavos de final, enfrentará al holandés de 21 años, Sjef van den Berg, actual número 5 del mundo. “Desde el plano objetivo, desde la experiencia y los logros de uno sobre el otro, Ricardo no tiene posibilidades. Creo que exigirle algo, sería injusto. Pero en estas instancias, ganarle al 5 del mundo, es casi lo mismo que triunfar sobre el número 12, como fue con el bieloruso Prylepau. Las diferencias en las rondas finales no se manifiestan en la técnica, sino más bien en el aspecto sicológico”, finaliza Denisse Van Lamoen.