Según los ex arqueros Óscar Wirth y Waldemar Méndez, el capitán regresará al pórtico sólo cuando él se sienta completamente recuperado. Además consideran que con el portero de la “U”, o con cualquier otro guardameta que no sea el jugador del City, Chile está dando demasiadas ventajas en la Copa Confederaciones.
Publicado el 21.06.2017
Comparte:

A un día del partido de Chile frente a Alemania por la Copa Confederaciones (jueves, 14:00 hora de Chile), todo parece indicar que nuevamente el arquero titular de la selección chilena será Johnny Herrera. Si bien Claudio Bravo ya lleva tres entrenamientos en cancha, al parecer no se siente completamente recuperado del desgarro del gemelo de su pierna izquierda, que lo tiene fuera del fútbol desde el 27 de abril pasado. “Uno se va poniendo a punto en la medida que va jugando más, pero el nivel de trabajo que tienen este tipo de jugadores le debería estar ayudando a Bravo en su recuperación, sin necesidad de estar en competencia todos los días”, sostiene Óscar Wirth, ex arquero de la selección chilena en la década de los ochenta.

Una opinión similar tiene Waldemar Méndez (en la foto), hoy comentarista deportivo, pero que en su época de jugador también se desempeñó en el arco: “Si Bravo se queda en Rusia, es porque en algún momento va a decidir si se arriesga a jugar o no”. El comentarista de Fox Sports y de Radio Duna es tajante en señalar que “si bien Johnny Herrera es hoy el arquero titular, el dueño del arco es Claudio Bravo. Él va a volver cuando tenga el convencimiento de que jugar un partido o dos en la Copa Confederaciones, no le significa arriesgar su próximo semestre en el City donde va a tener que defender su titularidad”.

¿Chile da mucha ventaja con Johnny Herrera en el arco?

Óscar Wirth (en la foto) cree que sí. “Es que es muy fuerte la diferencia entre Bravo y el resto de los arqueros de nuestro medio. Lamentablemente son muchos los escalones de diferencia con Johnny Herrera”. Waldemar Méndez sostiene que el portero de Universidad de Chile es el mejor arquero chileno después de Bravo, “pero el problema es que Bravo está entre los cuatro o cinco mejores porteros del mundo y en Chile es muy difícil reemplazarlo”.

Ya con la Copa Confederaciones en marcha y con cuatro partidos de Johnny Herrera defendiendo el arco nacional de manera consecutiva, se puede comparar su rendimiento en cancha, frente al juego del capitán de la “Roja”. Óscar Wirth, que además fue tres veces vice campeón de América (en dos oportunidades con Cobreloa y en una con Universidad Católica), se atreve a poner “frente a frente” a Herrera con Bravo: “Con los mismos jugadores en la cancha, los resultados futbolísticos que uno ve son diferentes. A Bravo uno lo ve con mucha más solvencia y prestancia, con mucho más presencia, sin decir que Herrera lo haga mal. Pero no tiene las mismas características, las mismas virtudes”.

Waldemar Méndez agrega que se aprecia claramente que los jugadores de la Selección están acostumbramos y sin ningún problema a incorporar a Bravo en el juego , “porque saben de la tranquilidad que traspasa en la cancha y además soluciona problemas en el juego aéreo en un equipo que es el más bajo de la Copa”. Según el ex arquero de La Serena y Osorno, Herrera que sólo se maneja en el medio local, “no tiene ese termómetro, ese feed back necesario que se requiere para tener internalizadas muchas cosas, como la velocidad de la pelota, el pique y la velocidad de la cancha, en un torneo internacional de estas características. Además cuando sus defensas le tocan la pelota hacia atrás, no ofreció esa tranquilidad que uno veía en Claudio Bravo”.

El desempeño de Johnny Herrera frente a Camerún

Tanto el mundialista de España 82 Óscar Wirth como Waldemar Méndez coinciden en destacar una jugada puntual en el debut de Chile en la Copa Confederaciones, que pudo cambiar la historia del partido con Camerún y que tuvo a Johnny Herrera como protagonista. “El gol que le anularon a los africanos, en otra instancia quizás no se cobra la infracción”, sostiene Wirth. “Johnny salió con un tiempo y una distancia bastante lejos de lo que es correcto y eso significa que cuando estás ganando un partido sin problemas, por una falla de ese tipo te pueden empatar el partido. Esa es la diferencia entre un arquero y otro”.  Waldemar Méndez cree que ese gol de los africanos fue mal anulado, pero además Johnny Herrera salió muy a destiempo, muy lejos de la pelota: “No vislumbró la velocidad del rival, versus la velocidad de la pelota”.

En el último ensayo antes del debut en la Copa Confederaciones, Chile perdió 3-2 frente a Rumania. Hubo consenso que en el gol del triunfo de los europeos Herrera tuvo mucha responsabilidad, no así en los dos primeros descuentos de los europeos. Óscar Wirth tiene una opinión diferente: “En el análisis frío, te podría decir que en cada uno de esos goles, Johnny pudo haber hecho algo más. Yo te pregunto, ¿dónde ubicó a Enzo Roco en la barrera en el tiro libre que significó el primer gol de los rumanos? Lo ubicó en el segundo lugar de la barrera, en vez de haberlo hecho en el primero, donde puso a Eugenio Mena, que mide 1,78 metros, frente al 1,90 de Roco”.

 

Wirth también analiza el empate 2-2 de los rumanos: “Uno podría decir que fue un remate muy esquinado y por ende muy difícil, pero si ves la acción desde el momento en que el jugador de Rumania recepciona el balón, lo corre hacia su derecha. En ese momento hay 3 o 4 jugadores de Chile que van encima de él para tratar de apremiarlo. Entonces ya no le queda ese ángulo para rematar, por lo tanto le pega hacia otro ángulo. Pero el problema es que Johnny se quedó pegado en el medio del arco y nunca siguió la jugada. Si lo hubiese hecho, se manda la atajada del año”. Waldemar Méndez tiene una opinión similar: “Con Rumania era difícil llegar a esos rincones, pero tampoco Johnny hizo nada. Se quedó muy estático, muy parado, no hizo ningún esfuerzo”.