Si se compara el precio de su pase con las acciones de los clubes nacionales que se transan en la Bolsa, el astro brasileño vale 155% más que el total del valor bursátil de la Universidad de Chile, Colo Colo y la Universidad Católica juntos.
Publicado el 05.08.2017
Comparte:

El traspaso de Neymar desde el Barcelona al Paris Saint-Germain francés, se transformó este viernes en el fichaje más alto en la historia del fútbol mundial. Los US$ 263 millones (222 millones de euros) que pagó el campeón de la Ligue 1 por el pase del delantero brasileño, casi duplicó la cifra cancelada por el Manchester United a la Juventus hace justo un año, por el francés Paul Pogba, transacción que hasta ayer representaba el récord mundial: 141 millones de dólares.

Resulta difícil dimensionar estas altas cifras de dinero, si se considera además que el jugador brasileño de tan sólo 25 años ganará además poco más de US$ 35 millones de dólares al año, durante las cinco temporadas que formará parte del equipo francés. Además, su padre recibirá una prima por 47 millones por la transacción.

Según las cifras del último ranking Forbes, con el dinero que recibió Barcelona por Neymar podría comprar la totalidad del club América de México, que vale US$ 199,3 millones de dólares. Y si traemos estos montos a la realidad nacional, todos los equipos que participan en la Primera División del fútbol chileno tienen una valorización total de poco más de US$159 millones. Este monto representa la suma de la cotización de los 476 jugadores que juegan en el Torneo de Transición, según las estadísticas del sitio especializado Transfermarkt.com.

La marca “Neymar”

Si el astro brasileño fuera una empresa, su cotización en la Bolsa de Comercio de Santiago, por ejemplo, sería 155% superior al valor bursátil de Blanco y Negro, Azul Azul y Cruzados SADP, que juntos suman US$103 millones. La totalidad de las acciones de Colo Colo tienen un valor bursátil de US$24,9 millones; las de la Universidad de Chile,  US$63,5, y las de Universidad Católica, US$13,89 millones.

A nivel de otras empresas que se transan en la Bolsa de Comercio de Santiago, las acciones de Neymar costarían poco menos de la mitad que Gasco (US$531 millones) y casi lo mismo que valen los títulos de la Viña Santa Rita (US$214,8). Pero muy por debajo del valor bursátil de CCU (US$4.881 millones).

En todo caso la marca “Neymar” es incomparable con las empresas más grandes del mundo. Según el ranking Forbes, en 2017 el primer lugar lo ocupa Apple, que está avaluada en poco más de US$808 mil millones, seguida por Alphabet (Google), que vale US$641 mil millones. Coca Cola se ubica en el puesto 32, con la valorización de US$202 mil 695 millones.

El objetivo del Paris Saint-Germain: llegar al mercado asiático

La meta del Paris Saint-Germain con la contratación de Neymar es convertirse en un club que sea reconocido a nivel mundial, tal como lo es el Barcelona y el Real Madrid. Al igual como lo han hecho los clubes españoles, la meta es llegar a otros mercados, principalmente a Asia y puntualmente a China donde el fútbol está viviendo un espectacular auge comercial. “Nosotros creemos que el futuro está en China, donde nos encontramos con muchas empresas del sector electrónico, servicios financieros y turismo frances”, señaló Frederic Longuepee subdirector general del club días antes de la contratación de Neymar.

Precisamente los últimos días del delantero brasileño en el Barcelona fueron en una gira por China, donde el jugador es muy admirado. “Es uno de los tres jugadores más importantes de Sudamérica, va camino de la cima, con capacidad para reemplazar a Messi cuando esté de retirada”, señala en una entrevista al diario El País de España Fernando Pons, socio del área de deportes de Deloitte. “También juega a su favor que es uno de los jugadores con más seguidores en Asia. De hecho, Neymar ha regresado esta semana de China, adonde viajó precisamente para atender compromisos publicitarios. Otro hecho relevante que ha conseguido Neymar, es dirigir todas las miradas y atención mediática hacia el PSG. “Está generando una atracción hacia el club que antes no había conseguido, gracias a una estrella mundial del mismo nivel que los astros de la música o del cine” agrega el experto en materia deportiva de la consulora Deloitte.

Nota: La columna de Gonzalo Mingo sobre la mediática llegada de Neymar al PSG