En un torneo que ha sido muy irregular, el equipo de El Salvador ha sido el más regular de todos.
Publicado el 08.04.2015
Comparte:

Cobresal silenciosamente ha podido cumplir con los cinco fundamentos que le dan vida al fútbol: el factor físico, el técnico, el táctico, el sicológico y el factor reglamentario. Y ese cumplimiento tiene al equipo del norte en la parte alta de la tabla de posiciones, con la primera opción de obtener el título del Torneo de Clausura.

En lo físico, el plantel de Cobresal jugando como local ha marcado diferencias en relación a lo que hemos visto en Colo Colo y Universidad Católica. Ellos saben jugar en El Salvador, prueba de ello fue lo que ocurrió frente a la Universidad de Concepción en la duodécima fecha, cuando en los descuentos lograron dar vuelta el marcador y se quedaron finalmente con el triunfo. En general ha ganado partidos en el último minuto e incluso algunos duelos con un jugador menos.

Sus jugadores aprovechan la altura de El Salvador. Así ha quedado demostrado, por ejemplo, en el volante Johan Fuentes, con su remate de media distancia, y en la velocidad de Ever Cantero y Matías Donoso. De los cuatro equipos con opciones de quedarse con el título, el equipo del cobre es el único que no ha perdido de local y tiene la mejor diferencia de goles. Y de 18 puntos disputados como visita, ha ganado 13.

El único partido malo de los dirigidos por el argentino Dalcio Giovagnoli, fue la derrota frente a Antofagasta, en la úndécima fecha, en el Estadio Calvo y Bascuñán. De visita, Cobresal le ganó “corriendo” a la Universidad Católica, al contra ataque, con contundencia. Y no es porque sus jugadores estén más preparados en lo físico, sino que cada uno tiene muy claro su rol dentro de la cancha. Cuando tienen que marcar, marcan; cuando tienen que presionar, presionan; cuando se tienen que replegar, se repliegan. Es un equipo ordenado. Además “se sacaron la mochila” del descenso  hace mucho tiempo.

Colo Colo vs CobresalEn el aspecto sicológico, el plantel de Cobresal ha sabido manejar la presión mediática luego de tener que radicarse en Santiago para enfrentar la última  parte del torneo. La compleja situación que se está viviendo en la región de Atacama y estar lejos de sus familias, en vez de debilitarlos, los fortalece. No es fácil de un día para otro, estar peleando el campeonato y tener que salir de tu ciudad. Además, el técnico ha sabido manejar la ansiedad de un plantel que está a las puertas de algo histórico. El factor sicológico va a ser muy importante en las últimas cuatro fechas, sobre todo por la presión que significa para un grupo de jugadores que no está acostumbrado a jugar en estas instancias.

En la parte táctica, es un equipo que ha sabido entender lo que Giovanoli le pide. Cuando va perdiendo no se desespera, porque tiene las ideas claras. Los jugadores se ven tranquilos, incluso perdiendo.

Finalmente Cobresal también ha sabido manejar el aspecto reglamentario. Siendo un plantel corto, los jugadores supieron entender que cada uno es importante, pese a que tuvo varios expulsados en las primeras fechas del torneo. Este manejo del factor reglamentario se ve reflejado en el rol que ha cumplido el arquero Nicolás Peric, que ha disminuido sus conocidos reclamos en la cancha, evitando expulsiones.

El equipo de El Salvador puede ser campeón del Torneo de Clausura porque paso a paso, ha ido cumpliendo con todos los fundamentos que le dan vida al fútbol de hoy. No ha sido a nivel superlativo, pero le alcanza para llegar a la meta. En un campeonato que ha sido muy irregular, Cobresal ha sido el más regular de todos los equipos.

Sebastián González, ex futbolista y comentarista del CDF.