Este martes se realizó el lanzamiento del Mundial Sub 17 que se realizará en Chile en octubre de 2015. A 21 años del histórico tercer lugar obtenido en la Copa del Mundo de Japón, uno de los integrantes de aquel equipo, Nelson Garrido, hoy trabaja como preparador físico de la selección que dirige el argentino Alfredo Grelak.
Publicado el 08.10.2014
Comparte:

El sábado 4 de septiembre de 1993 la Selección Chilena Sub 17 disputaba frente a Polonia el tercer lugar del Mundial de Japón. El equipo que dirigía técnicamente Leonardo Véliz, tenía como figuras a Sebastián Rozental, Dante Poli, Frank Lobos, Héctor Tapia y Manuel Neira. Pero fue el defensa de Universidad Católica, Nelson Garrido, (en la foto, agachado a la izquierda), el responsable de anotar el penal de la victoria en una dramática definición, luego que en tiempo reglamentario el partido terminara empatado 1-1. “Fue un momento de máxima presión. Esa caminata desde el círculo central hasta el área, la sentí como una eternidad ya que ni siquiera sabía dónde iba a rematar el penal”.

“Se me pasaron muchas cosas por la cabeza, estaba en una situación límite en que el futbolista chileno históricamente había fallado muchas veces y yo estaba formando parte de esa historia. Al final, lo único que quería era que ese instante pasara lo más rápido posible. Cuando llegué al punto penal y veo al arquero polaco que era gigante, cerré los ojos y pensé que lo mejor era pegarle fuerte a dónde saliera. Y así fue. Le pegué arriba y a la izquierda del portero, la pelota entró y esa máxima tensión se transformó instantáneamente en el momento más importante de mi carrera”, relata.

NELSON GARRIDONelson Garrido tenía 16 años cuando se transformó en el héroe de aquella histórica jornada del Estadio Nacional de Tokio. Luego realizó su carrera profesional en Universidad Católica, Coquimbo Unido, Ñublense, Rangers y Cobresal. Integró una selección Sub 20 y otra preolímpica, pero nunca estuvo en una nómina de selección adulta. Hoy, desde hace dos años, es el preparador físico del cuerpo técnico de la Selección Sub 17, que encabeza el entrenador argentino Alfredo Grelak. Y lógicamente, su experiencia como jugador mundialista, pesa mucho a la hora de analizar el futuro de la nueva selección juvenil, que será anfitriona de la Copa del Mundo que se jugará en nuestro país, en octubre del próximo año. “Ellos tienen una responsabilidad y un peso quizás un poco más grande que nosotros, porque juegan de local, con público en los estadios, con prensa, condiciones poco habituales para su edad. Nosotros jugamos eliminatorias en otro país, y el Mundial fue en Japón, al otro lado del mundo. Pero más allá de esa presión, como cuerpo técnico les estamos entregando todas las herramientas para que lleguen bien preparados para defender a Chile en el Mundial”, señala a “El Líbero“.

– ¿Esta Sub 17 está más preparada física y futbolísticamente que la de 1993?

– No sé si en lo físico o en lo futbolístico, pero sí tienen más herramientas sicológicas para poder desenvolverse en el Mundial. Además, nosotros no teníamos el acceso a las información que existe hoy en día, no conocíamos nada las otras selecciones. Hoy se puede conocer mucho de los rivales y saber cuáles son sus debilidades futbolísticas. Hoy se puede preparar mucho mejor el campeonato.

– ¿De qué manera les transmites tu experiencia como mundialista Sub 17?

– Siempre les he remarcado que la principal fortaleza de aquel plantel era el trabajo grupal. Más allá de las individualidades, éramos un equipo. Y eso cuesta mucho conseguirlo en un grupo de jugadores Sub 17. Pero este equipo ya lleva tres años trabajando. Hicimos una gira a Europa, hemos participado en campeonatos sub 15, estamos jugando de preliminar de partidos importantes, para que los chicos se acostumbren a jugar con público. Si ellos logran formar un buen grupo y un buen equipo, tenemos grandes posibilidades de lograr algo importante en el Mundial del próximo año.

La Copa Mundial Sub 17 Chile 2015

“Una fiesta en nuestra cancha” es el eslogan con que se promocionará el tercer mundial juvenil que se disputará en nuestro país, tras la Copa del Mundo Sub 19 de 1987 y el Mundial Sub 20 de fútbol femenino del año 2008. El torneo, que se realizará entre el 17 de octubre y el 8 de noviembre del próximo año, será el más grande en la historia del fútbol chileno en términos de logística, ya que albergará a 504 futbolistas de 24 selecciones y se jugarán 52 partidos, en 8 sedes: Coquimbo, La Serena, Viña del Mar, Santiago, Talca, Chillán, Concepción y Puerto Montt.

 

FOTO: UNIVERSIDAD SANTO TOMAS.