A los 6 años se subió por primera vez a un caballo para jugar un partido de polo. 10 años más tarde, ya es campeón mundial de este deporte.
Publicado el 03.04.2015
Comparte:

A las 8 de la mañana de este lunes, Mario Silva Castelblanco (16) – el cuarto de la foto de izquierda a derecha- volverá a ser un alumno más del Segundo Medio del Instituto San Fernando, en la región de O’Higgins. Pero de seguro, no será un día cualquiera. Saldrá a recreo y todo el colegio lo felicitará y quizás más de algún compañero le pedirá un autógrafo por el “gol de oro” que convirtió en la final del Mundial de Polo frente a EEUU, y que le dio el segundo título planetario al polo chileno en su historia.

Marito, como lo llaman sus cercanos, pertenece a una familia polera. Su padre, Mario Pablo Silva, fue presidente de la federación y su hermano mayor, Maximiliano Silva (21), formó parte de la Selección que participó en el Mundial de San Luis de Argentina, en 2011, donde Chile resultó octavo entre 10 selecciones participantes. Antes, había sido suplente del equipo chileno que conquistó el primer título mundial, en México, el año 2008.

El mayor de la familia Silva Castelblanco es Maximiliano, luego viene Dominga de 20 años, Mario de 16, Clemente de 12, y Agustina, de 10. Todos los hijos del matrimonio de Mario Pablo Silva, Gerente General de la Viña Casa Silva, y de Andrea Castelblanco, son fanáticos del polo y sus vidas giran en torno a los caballos.

mario silvaSin embargo, Mario y sus hermanos menores, tienen un régimen normal de estudios. Van al colegio desde las 8 de la mañana hasta las 2 de la tarde. Y dos o tres veces a la semana, practican en la cancha que tiene la familia en la viña, durante dos horas diarias “y luego hacen sus tareas y juegan como cualquier niño de esa edad”, explica Mario Silva padre.

El hermano del medio de la familia Silva Castelblanco juega polo desde los 6 años y ya a los 14 comenzó a formar parte del equipo Itau Casa Silva. A esa edad, fue el único chileno seleccionado para jugar la Copa de las Naciones Sub 16, formando parte en la Selección del Resto del Mundo, que enfrentó a Argentina.

El año 2013, también con 14 años, se transformó en el polero más joven en jugar la Triple Corona, los tres torneos más importantes del año: el Handicap de Chile, el Abierto de Chile y el Abierto del Club de Polo San Cristóbal. Formó parte del  equipo Itau Casa Silva en el Handicap de Chile, donde alcanzaron las semifinales.

El año pasado, Mario Silva jugó dos campeonatos de la Triple Corona, ambos con el equipo de San Fernando. En el Handicap de Chile llegaron nuevamente a semifinales y en el Abierto del Club de Polo fueron campeones. Además, en febrero pasado, el mismo equipo Itau Casa Silva ganó el Master de Chile.

Pese a todos estos logros deportivos, Mario Silva Castelblanco, a sus cortos 16 años, ve en el polo sólo un complemento a una futura carrera profesional. “Su mayor anhelo es estudiar una carrera universitaria, como lo hace su hermano mayor Maximiliano, que estudia Agronomía y además juega polo los fines de semana. Y si el día de mañana termina su carrera y lo invitan a participar en algún equipo internacional, obviamente lo va a hacer, pero su primer objetivo es ser profesional”, relata su padre, Mario Pablo Silva.

 El mejor polero de su generación

Chile vs Estados UnidosHan pasado sólo 24 horas desde que la selección chilena de polo ganó el Campeonato Mundial, luego de derrotar en la final a EEUU por 12-11, tras un gol de Mario Silva, el más joven del equipo. Su padre recuerda con orgullo aquel momento: “No es fácil para los entrenadores –Martín Zegers y Alejandro Vial- confiar en un niño, pero creo que la apuesta les dio resultado. Lo digo, sobre todo por la frialdad que tuvo Mario para convertir ese gol en tiempo suplementario. Para los que somos poleros, sabemos lo difícil que es, ya que hay que pegarle por la cola y con la presión de un jugador marcándote. En todo caso, los técnicos tenían claro que, a pesar de su corta edad, mi hijo tenía la madurez que se necesita para enfrentar un campeonato de esta naturaleza”.

De igual manera opina José Antonio Iturrate, ex seleccionado nacional y uno de los poleros de mayor experiencia y respeto en el medio. El “Tono” Iturrate señala que Mario Silva es un jugador muy talentoso “sobre todo por el control que tiene sobre la pelota. En este campeonato mundial mejoró mucho en la pegada larga, aunque en algunos partidos le jugó un poco en contra su juventud. En todo caso, es uno de los mejores jugadores del momento y no existe ninguno de su edad que juegue como él”.

Mario Silva no pasará a la historia como el jugador más joven en coronarse campeón mundial de polo. Antes lo fue el argentino Salvador Jauretche, campeón del mundo a los 15 años, en 2011. Pero, por lo menos aquí en Chile, será recordado por siempre por ese “gol de oro” ante 9 mil personas en el Club de Polo San Cristóbal. “Los campeonatos mundiales tienen otro nivel de presión. Él tenía mucha confianza. Desde chico, ha sido súper dedicado a todo, es súper seguro de sí mismo y tranquilo. Y así lo demostró en el Mundial”, relata orgulloso su padre.

FOTO: CARLOS QUEZADA/AGENCIAUNO.