Salir a ganar el partido y no especular con el empate e intentar volver a ser ese equipo que presiona constantemente, es lo que se espera para el crucial duelo de esta noche frente a Brasil (20:30 horas). En contra juega la historia, un medio campo improvisado y un rendimiento colectivo muy distante de los mejores momentos de esta generación.
Publicado el 10.10.2017
Comparte:

Poco más de dos años han pasado desde que Chile derrotó por última vez a Brasil. Fue el 8 de octubre de 2015, en un partido que se jugó en el Estadio Nacional, en el inicio de las clasificatorias mundialistas rumbo a Rusia 2018. La foto que ilustra esta nota corresponde al primer gol, de Alexis Sánchez, al cierre del primer tiempo. Luego, sellaría la victoria Eduardo Vargas a los 26 minutos de la segunda fracción.

Luego de ese comienzo esperanzador rumbo a Rusia 2018, dos años más tarde la selección chilena enfrentará al mismo rival, pero ahora en medio de un panorama completamente distinto. Ese Brasil que dirigía Dunga hace dos años, hoy es prácticamente otro equipo. Sólo dos de los titulares de ese duelo de octubre de 2015, se repetirán en Sao Paulo: los defensas Miranda y Dani Alves. Y ahora este Brasil, bajo el mando de Tite, lleva 11 partidos sin perder: nueve victorias y dos empates.

En tanto Chile mostrará un medio campo improvisado, que lamentará las ausencias de dos jugadores que fueron el motor del equipo en estas clasificatorias: Marcelo Díaz y Arturo Vidal. Ayer se confirmó que Charles Aránguiz volverá a la titularidad, pese a un desgarro que arrastra desde que llegó de Alemania.

¿Se puede soñar entonces con un empate o bien un triunfo esta noche en Sao Paulo para asegurar la clasificación?. “El Líbero” analizó este difícil panorama de la Roja con cuatro especialistas: tres entrenadores y un comentarista: Jorge Garcés, Leonardo Veliz, Fernando Díaz y Waldemar Méndez.

Leonardo Veliz cree que uno de los argumentos que debería ofrecer Chile en el estadio Allianz Parque es jugar de igual a igual frente a Brasil. El ex seleccionado nacional opina que la Roja tiene que ir a buscar el partido porque le urge el triunfo, “por el contrario, sería nefasto pensar sólo en el empate”.

Waldemar Méndez piensa de la misma manera: “Si Pizzi cree que tiene que ir a cuidarse más que a proponer, me parece que el resultado puede ser desastroso. Chile siempre se ha defendido atacando”. El ex arquero y comentarista técnico de Fox Sport entrega otro argumento: “Si aparece nuevamente ese juego colectivo tan característico de Chile, si vuelve a funcionar de esa manera por lo menos en algunos momentos del partido, podría traerse de vuelta un buen resultado”. Waldemar Méndez confía en que esta generación se ha ganado el derecho de que la gente confíe que se puede hacer algo importante en Brasil: “Son 10 años de muy buenos rendimientos, y además este grupo se ha encargado de doblarle la mano a la historia y de sorprender al mundo futbolístico”.

Distinta opinión tiene el entrenador y actual gerente técnico de Unión Española, Fernando Díaz: “El triunfo o el empate en Brasil debiera pasar por una gran actuación de Bravo, Medel, Valdivia y Alexis. Yo pienso que esa es la única manera. Ellos debieran ser los pilares fundamentales del equipo. No vamos a ganar porque funcionamos mejor tácticamente, o tampoco porque tenemos más la pelota, tampoco porque se logró una mecánica de juego, ya que debido a los cambios, eso no va a ocurrir. Mañana (hoy) se puede ganar sólo por una gran actuación de los mejores jugadores de Chile”.

Ahora, ¿qué razones se dan para ser menos optimista? El “Pollo” Véliz tiene una opinión clara al respecto: “Ese Chile de juego colectivo, que los brasileños conocen muy bien, se ha ido extinguiendo, se ha desdibujado de la mano de Pizzi”. Además, el ex delantero de Colo Colo y de la Unión Española agrega que la ausencia de Vidal y Díaz, se notará demasiado en el juego de la selección chilena: “El partido se ve difícil porque van a faltar jugadores fundamentales en el medio campo. La madre de todas las batallas es la que se juega en esa zona de la cancha y es ahí donde no llevamos ningún general, sino puros soldados”. Esos soldados son Francisco Silva, Pedro Pablo Hernández y Felipe Gutiérrez, si es que Pizzi finalmente se inclina por el volante del Inter de Porto Alegre, en reemplazo de Vidal.

“Hay un mundo de diferencia entre Vidal y Gutiérrez”, agrega Waldemar Méndez. “Aquí lo que me preocupa es que Chile no va a tener el corazón que ha tenido esta selección en los últimos años”. Fernando Díaz tiene una opinión similar: “El mediocampo siempre en este equipo ha estado constituido por uno de esos jugadores y ahora, sin ninguno de ellos, es lo que me hace dudar del partido”.

Jorge Garcés: “Creo que Chile no va a clasificar”

Jorge Garcés es aún más pesimista. El ex director técnico de la Roja, tiene claro su diagnóstico: “Será muy difícil sacarle un buen resultado a Brasil. Algunos me podrán tratar de antipatriota, pero hace un año dije que no íbamos a clasificar, aunque también señalé claramente que añoraba equivocarme. Indudablemente yo como entrenador quiero que Chile vaya al Mundial, al igual que todos los chilenos. Pero creo que Chile no va a clasificar”.

El ex campeón con Cobreloa y Santiago Wanderers, señala que por lo que han venido mostrando últimamente los jugadores en su rendimiento individual, lo hace dudar de un resultado positivo en Sao Paulo: “He visto a la selección chilena desde hace mucho tiempo bajar en su rendimiento. El panorama es muy complejo, porque por el contrario a Brasil lo venimos viendo desde hace 11 fechas muy bien. El jueves debió golear a Bolivia, Neymar terminó corriendo más que todos los bolivianos en la altura. Física y futbolísticamente el equipo brasileño está a otro nivel”. La sentencia de Garcés es clara y poco alentadora: “En el fútbol nada se puede asegurar previo a jugar los partidos, pero en vista de cómo les ha costado a estos muchachos en otros partidos, va a ser muy difícil clasificar, desgraciadamente”.

“Brasil clasificado está en un relajo absoluto”, agrega Leonardo Véliz, “pero en la cancha, el compromiso que tienen los jugadores brasileños con su historia y con la forma con que han llegado a esta instancia, no creo que quieran perder este partido así como así. Se ganarían el odio de todo el mundo, si es que se dejan perder. Es mucho lo que se están jugando”. Waldemar Méndez tiene una opinión similar: “Si Brasil juega como lo ha venido haciendo en el último tiempo, puede ganar tranquilamente. Además, está súper potenciado por su funcionamiento y por los jugadores que tiene. Es difícil decir que Brasil no te pueda hacer daño. En el peor de los casos, sino no se suman puntos, Chile debe cuidarse de la diferencia de goles. Perder por lo menos posible puede terminar siendo un negocio para Chile”.

Las estadísticas también juegan

Brasil jamás ha perdido como local en la historia de las clasificatorias sudamericanas rumbo a los mundiales. En 53 partidos, ha conseguido 41 victorias y 12 empates.

Brasil ha vencido a Chile las cinco veces que lo ha enfrentado como local en las clasificatorias mundialistas.

Brasil se mantiene invicto con Tite en este proceso, con nueve victorias y dos empates, pero no ha ganado los dos partidos más reciente. Y en el último duelo, frente a Bolivia, por primera vez no convirtió.

Chile, en sus últimos cinco partidos como visitante, ha anotado un solo gol, cosechando un empate, cuatro derrotas y cuatro partidos seguidos sin poder marcar.

Chile no contará con Arturo Vidal, que ha sido su goleador fuera de casa en estas clasificatorias sudamericanas. Marcó tres goles, los últimos tres del equipo en condición de visitante.