En el mes de junio el Senado debería ratificar el proyecto de ley que convertirá al pesista caribeño en chileno. Si ya tuviera el pasaporte nacional y conforme a sus últimos registros, hoy sería el quinto mejor exponente del mundo y el mejor a nivel panamericano.
Publicado el 14.05.2017
Comparte:

La necesidad de ver a corto plazo a un chileno en un podio olímpico, provocó que tres diputados realizaran una rápida gestión y presentaran en el Congreso un proyecto de ley que pretende otorgar la nacionalidad por gracia al pesista cubano de 23 años, Arley Méndez. El proyecto fue aprobado este miércoles por 98 votos a favor y solo una abstención y ahora sólo queda la ratificación en el Senado.

El deportista cubano lleva menos de cuatro años avecindado en nuestro país – llegó en agosto de 2013- por lo tanto recién en agosto del próximo año cumpliría los cinco años de residencia que exige la ley de inmigración para solicitar la nacionalidad definitiva.

Según quienes más conocen al pesista, esa fecha resulta ser muy tardía para sus pretensiones deportivas. Así lo cree su entrenador, el búlgaro Giorgi Panchev. “Arley está hoy en condiciones de disputar una medalla olímpica, pero cada día que pasa, esas posibilidades van disminuyendo porque él necesita competir hoy, porque el deporte es presente. Ya perdió cuatro años, es por eso la necesidad de que tenga su nacional en lo inmediato, para que pueda competir por Chile”.

Arley Méndez fue medallista de oro Panamericano juvenil en dos oportunidades representando a Cuba y el año 2013 tuvo su gran consagración al obtener medalla de plata en el Campeonato Mundial Juvenil de Halterofilia en Lima. Ese mismo año viajó a Chile junto a la delegación cubana para el Panamericano Específico de Santiago, donde nuevamente ganó una medalla de oro. Se quedó en Chile decidido a desarrollar su vida en nuestro país, como muchos cubanos que aspiran a tener mejores oportunidades.

Si fuera chileno entraría al Top Five del Mundo

Al no tener la nacionalidad chilena y lógicamente al no poder representar a su país natal, Arley Méndez –casado y con una hija chilena- sólo puede competir en torneos nacionales. Pero eso no le ha impedido a mejorar año a año sus marcas.

Su mejor registro lo logró en marzo del año pasado, en el campeonato nacional. En esa competencia batió el record chileno en la categoría 85 kilos, con 170 kilos en arranque, 210 en envión, y un total 380 kilos. Con esa marca estaría hoy en el primer lugar del ranking panamericano y en el quinto puesto a nivel mundial.

Según los registros actualizados de la Federación Internacional de Levantamiento de Pesas (IWF), el número 1 del mundo en la categoría 85 kilos es el iraní Kianoush Rostami, con una marca de 396 kilos, obtenida en los Juegos Olímpicos de Río de 2016. Luego viene el chino Tao Tian, con 395 kilos; el kazano Denis Ulanov (390), y el ucraniano Oleksandr Pielieshenko (385). En el quinto lugar del orbe estaría Arley Méndez, con su record de Chile de 380 kilos.

“Es un atleta de alto nivel. Puede disputar, con opción de ganar, una medalla de oro en los Juegos Suramericanos, un oro en los Panamericanos, y puede  ubicarse entre los seis primeros de los Juegos Olímpicos”, señala el jefe de la Unidad Técnica metodológica del COCH, Leonardo Viana. “Hoy está entre los cinco mejores del mundo, pero este es un Arley sin un proceso de entrenamiento continuado, sin preparación, sin competencias en Europa y sin la beca Proddar. Todo eso no lo puede tener, porque no es chileno. Y así y todo tiene este nivel, imagínate cómo sería con toda esa ayuda”, agrega el profesional del Comité Olímpico.

Leonardo Viana es colombiano, por lo tanto, conoce muy bien el trabajo del búlgaro Panchev, quien se desempeñó durante 14 años en su país, logrando importantes éxitos deportivos, como la medalla de plata que consiguió con el cafetero Óscar Figueroa, en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. “Hoy los mejores en este deporte a nivel panamericano son los colombianos, y Arley tiene a un técnico que le dio muchas satisfacciones a ese país”, sostiene Viana, avalando un promisorio futuro del cubano que podría convertirse en chileno en las próximas semanas.