19 serán los jugadores nacionales que participarán este año en la liga norteamericana, atraídos no sólo por los sueldos sino que también por el nivel de competencia que según los entendidos, ha mejorado mucho en los últimos años. Para los clubes mexicanos, en tanto, el futbolista chileno es más barato que el argentino o el brasileño. Y llega con el gancho de pertenecer al bicampeón de América, que en México es muy valorado.
Publicado el 02.01.2017
Comparte:

Hasta ahora serán 19 los jugadores chilenos que participarán a partir de este mes en el torneo de Clausura de la primera división del fútbol mexicano. Hasta ahora, porque podrían sumarse otros más en los próximos días. Las razones de este nuevo “boom” de futbolistas chilenos en la liga mexicana son deportivas, pero también son comerciales. Así lo explica Arturo Jiménez, director de la agencia de representación de jugadores, AIM: “Es un fenómeno que comenzó hace ya un tiempo atrás, pero es a nivel mundial. Los últimos 10 años de la selección chilena han sido un fuerte impulso para que equipos de todas las ligas del mundo tengan muy presente al jugador nacional. Además, por suerte en Chile seguimos con precios razonables a la realidad, lo que hace muy atractivo a nuestro jugador, en la relación precio-calidad”.

rabelloDe los 19 chilenos que jugarán esta temporada en el campeonato mexicano, ocho de ellos son representados por AIM. De alguna manera esta empresa que formaron el 2008 los hermanos Arturo, Ignacio y Matías Jiménez, junto al español Alejandro Santisteban, se ha especializado en el fútbol azteca. Prueba de ello fueron los últimos fichajes: Nicolás Castillo (en la foto de portada) y Bryan Rabello (en la foto de la izquierda) a los Pumas de Guadalajara y de  Nicolás Maturana al Necaxa de la capital mexicana. “No solo nos enfocamos en México, actualmente tenemos jugadores en Portugal, España, Italia y Alemania. En todo caso, la liga Mexicana es igual de atractiva que las ligas que mencioné anteriormente. Además, creemos que el fútbol mexiano es el más competitivo de América, incluso más que el que se juega en Argentina y Brasil. Es por eso que nos enfocamos aquí”, señala Arturo Jiménez de AIM.

CHAMAGOL CELEBRAQuien conoce muy bien el mercado mexicano es el delantero Sebastián González, que jugó en ese país desde el año 2002 hasta el 2011. “México ha igualado económicamente a Europa. Por ejemplo Nicolás Castillo, en Pumas, en Tigres o en Cruz Azul, le igualan lo que le podría pagar un equipo mediano de España, como el Sevilla, o un equipo de la medianía de tabla de Italia”, afirma el “Chamagol”, que jugó en siete equipos de la liga azteca, destacándose en el Atlante, donde convirtió 75 goles entre los años 2002 y 2005. “Además de los sueldos mensuales, los equipos mexicanos pagan por objetivos conseguidos. Por ejemplo, si el jugador resulta ser el goleador del campeonato o si el equipo avanza en una Copa, te pagan un bono extra”, agrega el ex seleccionado nacional. “Además la competitividad es muy alta. Hoy te encuentras con seleccionados sudamericanos en todos los equipos, además de estadios llenos, una infraestructura muy diferente a la chilena y con un merchandising muy superior al de Chile. No son tan futbolizados en la parte técnica, pero sí en el espectáculo”.

Sebastián González resalta el rol de los representantes en este nuevo “boom” de chilenos en México. “A los dirigentes mexicanos les gusta generar confianzas y a veces confían en un sólo representante y sólo le piden a él los jugadores. Así está ocurriendo con AIM, que tuvo la suerte que a uno de sus jugadores le fue bien y abrió el mercado”. Así se entiende, por ejemplo, que en el Necaxa por ejemlplo, esta temporada jugarán cinco chilenos: Luis Felipe Gallegos, Marcos González, Manuel Iturra, Edson Puch y ahora Nicolás Maturana. Y sólo Puch no pertenece a los registros de AIM.

En el equipo que juega en la capital mexicana se dio una situación muy particular, con los chilenos como protagonistas. El primero en llegar fue el ex jugador de la Universidad de Chile Luis Felipe Gallegos, estrella en las divisiones inferiores pero que nunca pudo triunfar en el primer equipo de la “U”. En el Necaxa subió a Primera División y este año llegó a las semifinales del torneo de Apertura. Otro ejemplo es Marcos González, quien a los 36 años es indiscutido en la zaga del equipo donde alguna vez brillara Ivo Basay. Ha jugado 53 partidos en dos temporadas y ha marcado cinco goles.

A ellos se suma Edson Puch, goleador del equipo (9 goles en 21 partidos) y elegido recientemente como el mejor jugador del último torneo mexicano. Completan la armada chilena del Necaxa, Manuel Iturra y Nicolás Maturana, la última contratación. “Obviamente que los fichajes que cumplen con las expectativas son los que van abriendo las puertas. Pero no solo es por su rendimiento en cancha, sino que también por su profesionalismo. El jugador chileno es muy estructurado y profesional, lo que llama mucho la atención en México”, señala al respecto Arturo Jiménez de AIM.

El magnetismo de la “Roja” en México

Lejos de odiar a los chilenos luego del 7-0 en contra en la Copa América Centenario, los mexicanos respetan el trabajo de la “Roja”, que proyectan en otros jugadores nacionales. Así lo explica “Chamagol” González, que estuvo en México hace una par de semanas: “Más allá del 7-0, hoy en día el mexicano admira mucho en general a la selección chilena. Todos me hablaban del juego de la “Roja”. Para los mexicanos, llevarse a un jugador de la selección, les da jerarquía. Sucedió con Ecuador hace un tiempo y hoy ocurre con Chile”.

Los 19 chilenos en la liga mexicana

Necaxa (5): Luis Felipe Gallegos, Marcos González, Manuel Iturra, Edson Puch, Nicolás Maturana – Morelia (3): Rodrigo Millar, Diego Valdés, Sebastián Vegas. 

Pumas (2): Nicolás Castillo, Bryan Rabello.

Cruz Azul (3): Enzo Roco, Francisco Silva y Martín Rodríguez.

Veracruz (2): Fernando Meneses y Felipe Flores.

Toluca: Osvaldo González.

Querétaro: Patricio Rubio.

León: Juan Cornejo.

Pachuca: Sergio Vergara.